Telefónica da pasos cortos para desprenderse de activos no estratégicos en México

La venta de la operación de Telefónica en México está en carpeta hace ya algunos meses, pero cada tanto se la saca del cajón para mostrar que todavía no se ha archivado. Incluso, hay quienes aseguran que existen interesados, aunque sean platónicos.

En notas anteriores alertábamos de la dificultad que tenía Telefónica para vender toda la operación. Conseguir un comprador no era fácil para una filial que tendría un valor entorno a los 1.000 millones de dólares y que, además, tiene el desafío de la competencia con un Telcel (América Móvil) suficientemente grande para opacarlo y un AT&T disponiendo de recursos para hacerle frente a sus competidores.

En este contexto, Telefónica comienza dando pasos cortos, con ventas parciales de activos no estratégicos. Esto le permitirá, por un lado, sanear su operación y, por el otro, disponer de nuevos recursos para hacer crecer el negocio mexicano. Tras la compra de nuevo espectro en 2,5 GHz, la compañía se encuentra necesitada de dinero para desplegar la nueva red y mantener los compromisos asumidos en la licitación además de, claro, competirle a AT&T y, si es posible, a Telcel.

Esta semana se conoció que Pegaso PCS, subsidiaria de Telefónica Movistar en México, vendió una serie de activos relacionados con su red nacional de fibra óptica. La infraestructura fue comprada por Even Telecom y Neutral Networks, del Grupo Southern Cross, informó el periódico mexicano El Economista.

El acuerdo se realizó a finales de septiembre de 2018 y la operación se concretó poco después. La notificación se dio al regulador el 27 de septiembre, justo en medio de las noticias que señalaban que Telefónica vendería su filial en México. En ese momento, pocos se imaginaban que quizás Telefónica estuviera pensando, más bien, en vender parte de su operación ante la dificultad de hacerlo de forma completa.

La información a la que pudo acceder el periódico mexicano no tiene detalles sobe el alcance geográfico y económico de la operación. Tampoco se conoce información de parte de Telefónica, que podría recién comunicarlo en febrero, cuando reporte sus resultados anuales. Lo que sí se puede precisar es que la operación tendría un valor mayor a los 677,5 millones de pesos (3,5 millones de dólares) que la Ley de Competencia Económica establece como máximo para realizar operaciones sin notificar al regulador.

Sobre qué realizará Telefónica con este recurso, poco se sabe. La compañía tiene el desafío de hacer crecer su negocio móvil, quizás incursionar en banda ancha fija con el acuerdo firmado con la Red Compartida y, por supuesto, ampliar el despliegue de 4G y prepararse para la 5G.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.