Cómo se diferencian Nokia, Ericsson y Huawei en el core 5G

Entrando en 2019 nos proponemos a hablar, una vez más, de la 5G. Pero, esta vez, nos propusimos entrar al corazón de la red, a lo que realmente se espera va a diferenciar a la tecnología de próxima generación de todas las anteriores. Estamos hablando del core 5G.

Como se conoce, el 3GPP ha decidido desdoblar el proceso de estandarización de la red móvil para lanzar anticipadamente una versión non-stadalone, es decir, anclada en la red 4G y así poder atender los requerimientos de ciertos operadores que buscaban una nueva interfaz de radio que les permita ofrecer mayor velocidad y un nuevo argumento de marketing para sus servicios. La versión completa del estándar 5G (standalone) tuvo una primera versión en 2018 y se espera se congele en 2020, siguiendo el calendario original del 3GPP.

Mientras esto sucede, los fabricantes están comenzando a ofrecer productos pre-estándar y delinear su estrategia para lo que será el core 5G. Un breve repaso sobre cómo presentan cada uno sus soluciones en sus páginas web nos muestra que una palabra se destaca en los tres fabricantes: cloud. Los operadores demandan agilidad para ofrecer nuevos (y mejores) servicios y, con la 5G, esperan poder finalmente tener una infraestructura que les permita conseguir esa flexibilidad.

Para poder entrar en el corazón de la 5G, TeleSemana.com contactó con representantes de los tres principales proveedores de tecnología para entender cómo está cada uno trabajando en las necesidades del nuevo core 5G.

Al preguntarles sobre cuáles eran las tres principales innovaciones que traerá el core 5G, las primeras diferencias de enfoque comenzaron a verse. Desde Huawei hicieron hincapié en la posibilidad de ofrecer una infraestructura nativa cloud integrada con una arquitectura de core distribuido, además de network slicing y una arquitectura basada en servicios. Nokia, en tanto, fue algo más allá: planteó un escenario en el que se pueda eliminar el vendor lock-in y se centró en aplicaciones: desde la arquitectura de microservicios a la creación de una plataforma que permita a las aplicaciones acceder y controlar las capacidades de la red. En tanto, Ericsson se centró también en un cloud distribuido y en las capacidades de network slicing.

Huawei

El fabricante chino de equipamiento para telecomunicaciones fue señalado como el único proveedor que hoy ofrece “la verdadera red 5G” pero también está en el ojo de la tormenta al ser sospechado de colaborar con el gobierno chino en tareas de espionaje. Por eso, quizás tiene un camino más difícil que sus competidores para convencer a la industria de que deben ser ellos los elegidos, especialmente en el core.

El proveedor aseguró que hay cuatro propuestas de valor en el nuevo core 5G: convertirse en un habilitador de negocios, ofrecer una mejora en la experiencia de servicios, hacer las operaciones más ágiles y la red más eficiente. Todo esto, gracias a que puede proveer una solución abierta (tanto en arquitectura, ecosistema como capacidades), automatizada (con particiones de reed como servicio, CI/CD, y una operación y administración basada en inteligencia artificial), convergente (un único core y una única capa común de datos), distribuida (CUPS y MEC) y nativa en cloud (arquitectura basada en servicio, microservicios y un diseño “sin estado”.

Huawei prefiere no enfocarse en un único diferencial sino demostrar su capacidad de ofrecer una solución completa con todas las características que se esperan de la próxima red 5G.

Nokia

Wilson Cardoso, director de End to End para América Latina de Nokia, afirmó que el proveedor tiene una posición única en el mercado con la provisión de máquinas de VNF “sin estado”, que separan las capas de datos VNF de la lógica de negocio, ofreciendo resiliencia extrema y asegurando la eliminación del vendor lock-in. El proveedor toma como bandera la necesidad de eliminar la tecnología que encierra al operador en un único vendedor, un reclamo histórico de los operadores y que parecen estar empezando a sortear a través de las tecnologías de código abierto.

Nokia parece haber escuchado a la industria y querer responder con su propuesta de core 5G a las necesidades de los operadores. El principal foco de su nuevo core es Nokia NEF, una plataforma de exposición de la red basada en Open APIs, “muy similar a cómo las aplicaciones empezaron a usar la plataforma de Apple o Google para el desarrollo de aplicaciones”. De esta forma se pueden programar aplicaciones sensibles como AR/VR para que aprovechen los recursos de red disponibles. “Cuando una porción de la red es ofrecida para un jugador de la industria vertical para la empresa, es a través de NEF que se pueden crear las aplicaciones y garantizar que los departamentos de IT tengan control dinámico como si estuvieran controlando y configurando sus propias redes”, afirmó.

Ericsson

El proveedor sueco destaca que, con la red 5G, podrá “ampliar las posibilidades de la banda ancha móvil” y crear nuevos servicios y modelos de negocio. Su propuesta se enfoca en habilitar una migración rápida y eficaz a la red 5G mientras se protegen los servicios existentes. Se enfoca en la “reducción de costos” y “reducir la complejidad en el sistema de TI” para la convergencia fijo móvil. También trae al discurso las esperanzas de hacer crecer el negocio: habla de lanzar servicios IoT adaptando escala y diferenciación de tráfico y enfocar en nuevos segmentos con flexibilidad y agilidad.

Marcos Scheffer, VP de Redes de Ericsson para el Sur de Latinoamérica, indicó que “el núcleo de paquetes habilitados para 5G permitirá la separación completa del control y los datos del usuario, así cómo una capacidad y velocidad de datos del usuario sin precedentes”. El proveedor se enfoca en el control de políticas de datos de usuarios sobre las porciones de reed “para garantizar que los usuarios obtengan la calidad de servicio correcta y tengan integridad de sus datos”.

Ericsson se apoya en la posibilidad de particionar la red como el principal diferenciador de 5G y, en ese camino, intenta dar una respuesta a la necesidad de “automatizar la configuración de las conexiones de servicio y asegurar la calidad de servicio, ahorrar costos y ganar tiempo”, concluyó Scheffer.

La evolución

La verdadera revolución llegará con el core 5G, pero algunos proveedores ya intentan traer algunas de las ventajas a las actuales redes 4G y, especialmente, a las versiones non-standalone de 5G que actualmente se están desplegando. Por ejemplo, Nokia afirma que es posible actualizar funciones como administración de movilidad y accceso desde su CMM (EPC) existente, en una fase inicial de implementaciones non-standalone. Ericsson, en tanto, señala que las funciones de la red 4G física y virtualizada operan hoy juntas en un modo híbrido y apunta a que es posible añadir capacidades de “control y separación del plano de usuario y network slicing en varias etapas de implementación en las redes comerciales”.

En el mismo sentido, desde Huawei apuntaron a realizar un paso de “transformación cloud” que comience con la virtualización del core y un desacople del plano de control y datos para soportar la evolución de las redes de próxima generación. Solo después de haber completado esa fase se puede actualizar a EPC+, que permitirá los servicios 5G en el core de la red.

El camino recién comienza.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.