Venta de Copel demuestra que eléctricas no quieren competir en telecomunicaciones

La Compañía Paranaense de Energía (Copel) pondrá a la venta su segmento de telecomunicaciones en los próximos meses. En algunas semanas se decidirá la forma en que se pondrán a la venta los activos de la empresa que, como otras, decidió desinvertir en negocios no estratégicos. De esta forma, la consolidación en Brasil se cobra una nueva víctima.

La firma cuenta con 34.000 kilómetros de fibra óptica dispuestos principalmente en la unidad federativa Paraná. La venta se explica por las grandes inversiones que demanda mantener la red: unos 290 millones de reales (75 millones de dólares) al año, indicó Teletime. Todavía está en duda si se desprenderá de todo o parte de su activo en la licitación que inicialmente está prevista para noviembre de 2019.

La operación es independiente de las negociaciones en curso por Sercomtel, empresa de la que Copel es accionista con una cuota de 45 por ciento. El regulador brasileño Anatel se encuentra revisando la situación de Sercomtel por su compleja situación financiera y una de las opciones es la caducidad de las licencias con las que cuenta el operador. Se barajó como opción que Copel haga inversiones para revertir la situación pero su Consejo desestimó esa opción.

En 2018, Copel Telecom presentó ingresos operativos líquidos por 433 millones de reales (112,2 millones de dólares) y su Ebitda se ubicó en 122 millones de reales (31,6 millones de dólares). Registró, en tanto, ganancias neta por 34 millones de reales (8,8 millones de dólares), un 40 por ciento menos que lo informado un año atrás. Quizás este punto motivó a que se haga público el cronograma de enajenación, algo que ya se esperaba desde el año pasado.

Copel vuelve a dar indicios de lo complejo que le resulta competir a empresas que no son del rubro. Antes ya habían tomado el mismo camino la Compañía Energética de Minas Gerais (Cemig Telecom) y Porto Seguro, que se alejó del mundo móvil bajo el argumento de concentrarse en negocios que le resulten estratégicos. La firma de seguros anunció en su página que todos sus usuarios ya fueron migrados a TIM, quien lo alojaba, por lo que su operación en telecomunicaciones dejó de existir el primero de abril.

La consolidación se mantiene como línea transversal de todos los movimientos recientes también toca a compañías del sector. El ejemplo del caso es Nextel. Sus 3,3 millones de clientes quedaron recientemente en manos de América Móvil, que pagó 950 millones de dólares por el 100 por ciento de la filial local de NII Holding. Además de los usuarios, también formaron parte de la venta las torres y el espectro en distintas frecuencias que le permitirá a la compañía con sede en México mejorar sus servicios en zonas como San Pablo y Rio de Janeiro.

La lucha por quedarse con el brazo de telecomunicaciones de Copel es una disputa comparable con la que tuvo lugar con Cemig. En ese caso resultaron ganadoras Algar Telecom y American Tower pero se habían mostrado previamente interesados Vivo, Claro y TIM, entre otros.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.