¿Puede Chile alcanzar su potencial cuando tiene pendientes temas en materia de espectro y despliegue de infraestructura?

Chile presenta una base sólida para “sumarse a las naciones que aprovechen el crecimiento de la revolución digital” pero debe avanzar en algunas cuestiones para lograrlo. Entre ellas está la necesidad de una mayor disponibilidad de espectro radioeléctrico para servicios móviles y políticas que agilicen el despliegue de infraestructura, concluye 5G Americas un estudio en el que analiza la situación del país en materia de telecomunicaciones.

Una población de 19,1 millones de habitantes hace que las 25,1 millones de líneas móviles existentes sean equivalentes a una penetración local cercana al 135 por ciento. El 77 por ciento de ellos accede a banda ancha móvil, cifra que podría crecer al 99 por ciento de las 31,6 millones de líneas previstas por Ovum para el cierre de 2022. Chile es uno de los países de Latinoamérica que mejor se ubica en cuanto a nivel de desarrollo humano según el índice del Programa de las Naciones Unidas (PNUD).

Las buenas noticias desentonan con la adjudicación de apenas 490 MHz para servicios móviles, que aunque está por encima del promedio regional representa apenas el 37,7 por ciento de lo recomendado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) para 2015 y el 25 por ciento de lo sugerido para 2020. “Es sorprendente e inesperada la demora en asignación de espectro así como la dilatación de los tiempos producto de la judicialización del proceso”, consideró la entidad.

El mercado tiene cinco operadores con espectro y algunos MVNOs que, en conjunto, concentran apenas el uno por ciento de las líneas. En mayo la Subsecretaria de Comunicaciones (Subtel) abrió una consulta para un nuevo concurso de espectro. Se proponen licitar 100 MHz entre las bandas de 700 MHz, AWS, 3,5 GHz y 850 MHz en 28 GHZ, según fue puesto a consideración. Las concesiones serán por 30 años y se establecerán parámetros de servicios para asegurar que se contemple el despliegue de 5G.

Este es el contexto en el corto plazo pero todavía quedan cuestiones pendientes de procesos anteriores. El Poder Judicial resolvió que los ganadores de bloques en la subasta de 700 MHz deberán devolver espectro tras un litigio iniciado en contra de la adjudicación. El proceso sigue abierto aunque por vías judiciales se determinó que los operadores deben dar cumplimiento a la sentencia independientemente de posibles cambios en los topes de espectro permitidos, concepto que justamente fue el que generó las quejas contra el proceso.

5G Americas estima que “la devolución de espectro implicaría reducir en 14 por ciento la cantidad de espectro concesionados en uno de los mercados con más alta penetración de la región”. A esto se agrega que el regulador ordenó congelar a mediados de 2018 la banda de 3,5 GHz por considerarla subtutilizada. Subtel dio luz verde para su uso parcial de la banda, logrando el desistimiento de quejas de algunos de los concesionarios. El espectro en 3,5 GHz se concesionó entre 2001 y 2005 y actualmente se evalúa como recurso para cimientar el desarrollo de 5G.

“La experiencia de subastas de espectro en Latinoamérica hasta ahora han mostrado que la reserva de espectro para nuevos entrantes no ha sido una práctica satisfactoria y ha demorado potencialmente la actualización tecnológica de los operadores presentes”, señaló la entidad y recordó que no está vigente en el país una norma afín al mercado secundario de espectro. Esta opción fue evaluada en varias ocasiones por autoridades locales, por ejemplo cuando VTR se convirtió en MVNO en Movistar o cuando estudios marcaban la posibilidad de que la extinta Nextel Chile esté subutilizando espectro.

A pesar de las complejidades del mercado, Chile tiene competencia de servicios LTE e incluso LTE-A y al cierre de 2018 contaba con 14,5 millones de líneas 4G de acuerdo a información del regulador. La cifra es más de 35 por ciento superior a la informada un año atrás. Del total de las líneas con acceso a Internet móvil que presenta el mercado, el 78,7 por ciento es LTE. Parte de esta realidad es producto de las contraprestaciones que los operadores debieron asumir en las adjudicaciones pasadas, que tomaron como formato el concurso de belleza.

Fuera del espectro, el país también tiene pendientes en materia de infraestructura. Actualmente hay dos instancias para la instalación de antenas y sistemas radiantes, ante el municipio y ante el regulador. A esto se suma la ley (20.599) que regula la instalación de antenas y fija límites en emisión de radicación, distancia y altura. El tiempo de instalación de un elemento puede demorar 185 días, una vez transcurrido todos los pasos que incluyen la posible oposición al despliegue por parte de la ciudadanía.

En este contexto, Chile parece tener condiciones necesarias, tanto en uso como en adopción, para ubicarse como uno de los líderes de la región de cara a lo que viene. De hecho, estudios anteriores lo ponen como uno de los candidatos a ser pionero en 5G en Latinoamérica. Sin embargo, en el camino todavía hay algunas cuestiones que aparecen como barreras fundamentales, pues “hay dos elementos clave para viabilizar la quinta generar: fibra óptica para servicios de backhaul y la asignación de frecuencias donde haya equipos disponibles”, concluyó 5G Americas.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.