Costa Rica: la portabilidad móvil ayudó pero no fue suficiente para romper con el liderazgo del ICE

La portabilidad numérica para móviles rige en Costa Rica desde el 30 de noviembre de 2013. Funcionó para que los operadores privados, por entonces recién incorporados a la competencia, ganen terreno al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), pero su efecto fue bajando año a año hasta la actualidad. La estatal recuperó participación en el mercado celular por primera vez en cinco años y los registros de portabilidad podrían agregar buenas noticias a su pizarrón.

Los números de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) dan cuenta de que el cambio de operador manteniendo el número se dio 1,9 millones de veces en el país hasta julio de 2019. Fueron 16.912 en 2013, 174.501 en 2014 y 294.553 un año después. En 2016 se registraron 328.795, hubo 374.940 en 2017 y otros 440.716 en 2018. En tanto, se informaron 285.855 en los primeros seis meses de este año. De igualarse esa cifra en la segunda mitad, 2019 sería récord de cambios desde iniciado el sistema.

Si se pone foco en los índices de cada compañía, es evidente que la empresa estatal perdió mucho más de lo que ganó. En el acumulado, el ICE tiene un resultado negativo de 693.661 casos, mientras que Movistar –operación ahora en manos de Millicom– y Claro ganaron 558.071 y 165.680 respectivamente. Los casi 30.090 casos restantes corresponden a usuarios cedidos por los virtuales Tuyo Móvil y Full Móvil, que ya dejaron de operar en Costa Rica.

En diciembre de 2013 ICE perdió 12.574 líneas por portabilidad, que fueron recogidas casi en su totalidad por la entonces Movistar. En 2014 su resultado negativo fue de 106.675 y en 2015 de 172.099 casos. Desde entonces, siguió perdiendo, pero cada año menos. Fueron algo más de 157.000 líneas que migraron en 2016, casi 124.000 en 2017 y 93.764 en 2018. En lo que va de este año su neto es negativo en 27.114 líneas.

Los resultados de portabilidad tuvieron relación directa con el comportamiento del mercado móvil en Costa Rica, algo que quizás se explique por una penetración cercana al 170 por ciento que hace difícil que nuevos usuarios se incorporen a las filas de los operadores. De hecho, en los 12 meses de 2018 se observó una reducción superior al cuatro por ciento en el número de líneas activas hasta 8,49 millones a diciembre de ese año.

En 2014 ICE tenía el 61,9 por ciento del mercado, repartiéndose el resto entre los dos privados y los virtuales, hoy fuera de las cuentas. En 2015, justamente el año en que más usuarios migraron a privados, su cuota se redujo a 57,6 por ciento. Un año más tarde registró una baja hasta el 53,3 por ciento y en 2017 también cayó pero menos, hasta quedar en 51,8 por ciento. En 2018, en tanto, su participación creció algunos puntos y se ubicó en 53,6 por ciento.

El contexto ayuda a ser optimista con ICE en el mundo móvil tico, algo que puede ser clave para una compañía que atraviesa serios problemas financieros. La idea gana argumentos si se contempla que la portabilidad ha servido a los líderes en mercados concentrados, como al propio América Móvil en México. El comportamiento de la portabilidad en Costa Rica en sus primeros años puede explicarse por el incremento de la competencia por la entrada de los privados al mercado.

Fuera del análisis de la estatal, Millicom se ubica con buenas posibilidades de consolidarse como el segundo operador móvil del país si logra mantener su performance en portabilidad que tuvo Movistar. A 2018 sumaba 2,26 millones de clientes, 58 por ciento más que los registrados para 2014. La empresa se llevó el 84 por ciento de los clientes que dejó el ICE en los primeros seis meses del año. En tanto, la situación pone a Claro, que perdió dos puntos de participación en 2018, el desafío de mejorar su performance para dejar de perder terreno de la mano de sus competidores.

Así las cosas, la penetración celular existente en Costa Rica pone a la portabilidad como una herramienta indispensable para las empresas a la hora de sumar clientes a su base. ICE es el que más perdió, pero cada vez menos, y presenta las ventajas propias de los líderes. Millicom, mientras tanto, deberá achicar la diferencia de 27 puntos porcentuales con el primero mientras que Claro tendrá que potenciar su estrategia para no quedar fuera de conversación. Los tres se seguirán midiendo en una batalla usuario a usuario.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.