eSIM gana adeptos pero su ecosistema es aún endeble para hablar de masificación

Todo ha cambiado en el sector y el corazón de los dispositivos no escapa de esta lógica. Las tarjetas SIM, tras casi tres décadas como única opción, dejarán su lugar para darle paso a las tarjetas embebidas, con múltiples características que las posicionan de mejor forma para estar a tono con las nuevas necesidades del mercado. Operadores de todo el mundo están trabajando en el tema y solo resta saber cuándo se formará el ecosistema que permita a las eSIM tomar protagonismo definitivo.

La industria atraviesa momentos de revisión de sus planes estratégicos y cada paso es inspeccionado minuciosamente. La tarjetas embebidas no son parte de la lista de avances que los operadores pueden aplicar en piloto automático, como se analizó hace un tiempo con VoLTE, sino es un cambio que requiere tiempo y dinero. La solución es compleja y cara, resumía Deutsche Telekom (DT) hace un tiempo, lo que podría ser la primera explicación de por qué se habla de una etapa de desarrollo de esta solución.

Actualmente solo hay algunos teléfonos compatibles con esta tecnología y a ellos apuntan los que se presentaron hasta ahora como operadores que la soportan. TIM Brasil se incorporó a ese listado esta semana pero aclaró que la opción solo vale para pospagos o control que cuenten con teléfonos iPhone XS, XS Max o XR. Lo mismo señaló Personal, cuando presentó lo propio en Argentina con el foco puesto en “sumar un nuevo hito de innovación que potenciará la experiencia de los clientes”.

Proximamente, antes de fin de año, habrá nuevos dispositivos compatibles, señalaron desde el operador brasileño al portal local TeleSintese. Entre los aparatos que se incorporarán estarán, por ejemplo, el nuevo reloj Galaxy Watch Active 2 de Samsung. Añadieron que para usar una e-SIM el usuario deberá acercarse a una tienda de la empresa y adquirir un código QR que comenzará a funcionar inmediatamente. Los pasos son muy similares a los detallados por Personal hace unas semanas.

La otra forma de activar un eSIM, señala Apple en un comunicado, es mediante una aplicación. En su página oficial de soporte, el fabricante señala que ofrecen la tecnología unos 90 operadores en todo el mundo. En el listado, actualizado a agosto de este año, aparecen seis firmas que prestan servicios en Hong Kong, seis en Canadá, cinco en España y cuatro en Alemania, Estados Unidos y Taiwán, por ejemplo. De Latinoamérica figuran AT&T México, Movistar Chile y Claro Brasil.

Las SIM embebidas acompañan los cambios que ha tenido la industria de telecomunicaciones en los últimos tiempos. Sus antecesoras funcionan bien pero fueron diseñadas para un contexto distinto: un solo suscriptores que usa muchos servicios. Los beneficios de migrar podrían dividirse en dos ejes: conectividad a la red y seguridad para las aplicaciones y los servicios, detalló Beltrand Mousell, representante de SIM alliance en su presentación de BCN2018 LATAM Summit.

También la reducción de tamaño significa un beneficio directo, no tanto para los teléfonos pero sí para el concepto de Internet de las Cosas (IoT), que implicará que pequeños objetos sean dotados de conectividad. Por otra parte, más en el corto plazo, la activación podrá ser remota, lo que ahorraría a usuarios el tiempo de dirigirse a una tienda y a los operadores el costo de un empleado que se ocupe del proceso, para decirlo en términos prácticos. El tercer punto, que algunos analistas destacan como el más importante, es que eSiM es igual a más seguridad, destacó Xataka Móvil.

Otro ítem a favor que podría también ponerse como factor que retrasa los planes de los operadores para eSIM es que existe para los usuarios la opción de contar con múltiples proveedores de servicio de forma rápida y ágil. Esto podría traer como consecuencia un aumento de churn, como analizamos meses atrás, en tiempos de vacas flacas en materia de ARPU e ingresos en general en muchos países. Este análisis podría compararse con los que ya se han hecho en materia de portabilidad, y, a la inversa, podría también ser un argumento más para los operadores para “robar” clientes a la competencia.

Entre los “peros” también podría ponerse a los usuarios, más aún en esta primera etapa de la que participa un universo pequeño de dispositivos y en la que son ellos los que moverán la balanza al menos hasta que Internet de las Cosas cumpla con las previsiones que se hicieron años atrás. ¿Por qué como usuario cambiarías por un teléfono compatible con eSIM? Así como el aloe vera no tiene propiedades hasta que se las usa, eSIM tendrá ventajas para los usuarios en la medida que se trabaje en que la conozcan. Este paso “educativo” no es menor en un contexto en que los usuarios tardan cada vez más en cambiar sus smartphones, por ejemplo.

En números, parece claro que las tarjetas embebidas se utilizarán cada vez más y más. En 2016 se comercializaron poco más de 100 millones de eSIM en todo el mundo y para 2018 se duplicó ese número, de acuerdo a estimaciones de IHS Market. El total será mayor a 400 millones para cuando termine 2019, llegará a 600 millones un año después y estará cerca de 1.000 millones en 2021. Los beneficios están en la mesa y hay cada vez más operadores que parecen tenerlo claro pero el proceso, éste también, será largo y costoso. Aquí tenemos, entonces, un nuevo desafío para la industria de telecomunicaciones.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.