Movistar y Claro llegan a un acuerdo para la continuidad del proyecto del Sena en Colombia

Después del fuego cruzado, Movistar y Claro llegaron a un acuerdo para la continuidad del proyecto de modernización de la planta tecnológica del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) en Colombia. “El acuerdo se firmó bajo la lógica de que construye valor a las partes involucradas”, señaló Telefónica en un comunicado.

La historia comienza en marzo de este año, cuando se publicó por primera vez el documento por el que se buscaba renovar la infraestructura tecnológica del Sena a nivel nacional. La renovación impactará a las 33 sedes y 117 centros en todo el país. En septiembre finalmente se abrió el proceso para la presentación de propuestas y el 25 de ese mes se conoció al ganador: la filial local de Telefónica.

En el medio de esto, la Procuraduría había pedido suspender el proceso por encontrar ciertas inconsistencias en sus bases. En igual sentido se pronunciaron Tigo, Claro y Carvajal —estas dos últimas compañías participaron de la licitación como consorcio—.El adjudicatario se hizo del proyecto por 695.000 millones de pesos (208 millones de dólares).

Allí empezaron los problemas. “Para la Unión Temporal es claro que esta licitación desde el principio ha tenido hechos que la convirtieron en una licitación manipulada, amañada y dirigida. A Carvajal y Claro los descalificaron de la licitación bajo argumentos que violaron el debido proceso”, se quejó la representante legal de la Unión Temporal, Hilda Pardo, en declaraciones tomadas por Pulzo.

El consorcio se quejó, en concreto, de que no se conocieron las subsanaciones y observaciones que hizo el otro oferente (Movistar) y que llevaron a una descalificación. También hizo énfasis en que “la Procuraduría y Secop alertaron sobre otros temas”. Por esto advirtió que presentarían una tutela para pedir la suspensión de la celebración del contrato hasta tanto se investigue una posible violación del debido proceso.

Movistar necesitaría de al menos cuatro meses para poder hacerse cargo del proyecto. Sin embargo, con este conflicto como contexto, Claro había puesto el plazo de 72 horas para que asuma el empalme de los servicios como nuevo proveedor. Esto después de que la filial de Telefónica tildara de “desmedidas las exigencias económicas de Claro para un acuerdo comercial (que permita una correcta) transición”, señalaron sus autoridades al portal local La República.

Finalmente la historia goza de un final feliz pues, aunque no se conocieron los pormenores, Telefónica confirmó a los medios que “llegó a un acuerdo comercial mayorista con Claro para utilizar parte de la infraestructura que esta empresa tiene en las sedes de Sena. Dicho arreglo se circunscribe a la conectividad necesaria para asegurar la continuidad del proyecto”. De esta forma, no se verán afectados los programas educativos vigentes.

El conflicto llega en un año que trajo consigo un sinfín de cuestiones que pusieron frente a frente a operadores del país. Mientras Avantel discute con el resto si debe o no seguir pagando los cargos de interconexión como si fuera entrante, también se mantienen posturas distintas entre casi todos por los pormenores de la subasta de espectro prevista para diciembre. Además, Movistar es uno de los que pide que se aceleren los trámites en el  análisis de si Claro es dominante o solo líder del mercado móvil local.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.