Telefónica busca replicar el modelo del smartphone en el hogar, ¿podrá captar al atención de los desarrolladores?

En 2008 Apple anunciaba la comercialización del iPhone 3G y, la apertura de su plataforma a desarrolladores y más de 500 aplicaciones disponibles en su tienda. Fue la tienda de aplicaciones, y no tanto el dispositivo, la que revolucionó el concepto de la telefonía móvil, creó el término smartphone y abrió la puerta a un nuevo modelo en el que los sistemas operativos se volvieron plataformas en el que los desarrolladores se apoyan para poder comercializar sus productos.

Unos 11 años después, Telefónica plantea hacer esta misma revolución en el hogar. El objetivo es convertirse en una plataforma para que terceros puedan aprovechar su presencia dentro de las casas de los clientes para llegar con nuevos productos y servicios a los usuarios. La compañía quiere posicionarse en el lugar de plataforma —ese mismo espacio que creemos podría ser el más estratégico para el operador de telecomunicaciones— en un mercado en el que el software y los dispositivos le son esquivos.

“Hemos logrado integrar todos los dispositivos que tenemos en el hogar y convertir el hardware en una especie de computadora donde nuestros socios pueden ejecutar su propio software”, explicó Chema Alonso, Chief Data Officer de Telefónica. “Para ello les facilitamos todas las herramientas de integración necesarias, apoyadas en las capacidades de inteligencia artificial de la cuarta plataforma de Telefónica”.

El primer paso se da, por supuesto, en España, dónde la compañía tiene una presencia significativa en el hogar con su red FTTH. La compañía ha anunciado esta semana la disponibilidad en 800.000 hogares de Movistar Living Apps, un ecosistema de aplicaciones propias y de terceros que llegarán al cliente a través del decodificador UHD TV de Movistar. El anuncio realizado es el paso natural a un camino que combina, por un lado, a su plataforma cognitiva Aura, su extensa red de fibra óptica en España y su foco en ser la llave que controle el hogar.

La noticia no debe sorprender porque, en cada movimiento anunciado por Telefónica se podía vislumbrar el camino. En 2017, cuando la compañía presenta la plataforma Aura en el marco del MWC, Telefónica ya hablaba de una plataforma de “innovación abierta” dónde otros socios puedan enriquecerse del conocimiento generado por el sistema y desarrollar sus propios productos —aunque en ese momento pocos medios se hacían eco de este enfoque—. Un poco más de dos años después, vemos los primeros resultados de esta estrategia con Movistar Living Apps.

“Telefónica abre a otras compañías este potente ecosistema en el hogar del cliente para que desarrollen sus Movistar Living Apps. Se trata de aplicaciones que son ejecutadas en uno o varios dispositivos de Movistar en el hogar de forma simultánea y que les permite ofrecer a los clientes nuevas experiencias de uso sobre sus productos y servicios”, señala el operador.

Así, se sumarán a la plataforma de Movistar desarrollos de Air Europa, Iberia y Atlético de Madrid, que producirá contenidos de video exclusivos para clientes de Movistar y ofrecerá una aplicación con contenidos complementarios a los partidos de fútbol. Además, la Real Academia Española (RAE) desarrollará otra aplicación para integrar sus recursos lingüísticos en Movistar Home. Estas son las primeras compañías que integrarán sus aplicaciones con Movistar Living Apps, pero la compañía espera sumar próximamente otras aplicaciones de sectores como salud, banca, turismo o comercio online.

De esta manera, Telefónica busca hacerse de una porción más amplia del negocio del hogar conectado, apoyándose en servicios de valor agregado por sobre la conectividad.

El éxito de Movistar Living Apps, no obstante, estará determinado por la capacidad que tenga el operador de ofrecer una propuesta interesante para los desarrolladores y convencerles de realizar el esfuerzo de programar para su plataforma. Los anuncios de las compañías y organizaciones que ya se han sumado al proyecto son buena noticia, pero no serán suficientes para hacer el ecosistema viable. Cabe recordar que BlackBerry, por ejemplo, tuvo que abandonar el camino a ser un jugador importante en el mercado de smartphones al no conseguir, justamente, un apoyo real de los desarrolladores para su sistema operativo.

Convertirse en un App Store o Google Play Store no es tarea fácil y, en principio, Telefónica deberá ser muy hábil para convencer a los desarrolladores de las ventajas de asociarse con su plataforma. El operador corre con ciertas “ventajas” como ser el dueño de la red y del dispositivo de entrada al hogar, lo que le permitirá ofrecerle a los desarrolladores ciertos atributos para sus aplicaciones. Además, como adelantó en 2017, Telefónica probablemente busque aprovechar la información recopilada de su cuarta plataforma para combinarla con su negocio de Big Data y generar oportunidades para terceros.

La base inicial de 800.000 clientes/hogares no parece un número despreciable para arrancar, teniendo en cuenta que la compañía asegura que podría ser capaz de escalar hasta seis millones, una vez que vaya modernizándose la tecnología en los hogares.

El camino emprendido por Telefónica es tan difícil como el que Apple se dispuso a iniciar en 2008. En el medio, hubo éxitos y fracasos. Habrá que ver cuál es el lugar que le quedará a Movistar Living Apps.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.