5G aportará US$ 69.000 millones a la industria de medios y entretenimiento, ¿qué porción quedará para los operadores?

Uno de los primeros casos de uso que se mencionan para 5G es el de medios y entretenimiento. La nueva generación móvil se presenta como la plataforma capaz de entregar video en ultra alta definición y una mejor experiencia de juegos online, además de realidad virtual y aumentada.

En países maduros, entretenimiento es la carta que juegan los operadores a la hora de comercializar 5G y la estrecha relación entre redes y contenidos puede ser la razón detrás de la adquisición de Time Warner por parte de AT&T o de las decisiones de Liberty Global en Europa. Además, en todos los mercados existe una tendencia de los usuarios a contratar más de un servicio con un operador, por lo que los operadores buscan integrarse vertical y horizontalmente para poder ofrecer toda la gama de servicios posibles a sus clientes —y en los casos que no puedan integrarse, sellan acuerdos con OTTs para integrar a su oferta—.

El entretenimiento y el consumidor final fue la bandera que utilizaron los operadores, a pesar de saber que los beneficios reales de la nueva generación móvil se verán en los verticales. En Estados Unidos, la 5G se vendió como una experiencia enriquecida de banda ancha —de hecho, Verizon lo comercializó como un servicio de banda ancha fija (FWA)— mientras que en países como Corea del Sur se hizo hincapié en las posibilidades de la AR/VR, los juegos online y el entretenimiento. Incluso, SK Telecom promocionó su propio servicio de contenido de video OTT en el marco de lanzamiento de la nueva generación móvil.

Las oportunidades son innumerables. Los consumidores están deseosos de acceder a servicios avanzados de videos y juegos y los operadores tienen la posibilidad de ofrecer la plataforma para que éstos funcionen adecuadamente. Sin embargo, no siempre lo que parece un win-win en la teoría lo es en la práctica.

En este camino, todo parece indicar que 5G será más beneficioso para la industria de medios y entretenimientos que para los operadores en sí. ABI Research publicó la semana pasada un reporte en el que indica que la 5G generará ingresos por servicios de entretenimientos basados en cloud de más de 69.000 millones de dólares para 2024, de los cuales 1.900 millones de dólares corresponderán a servicios de juegos online —42 por ciento de los ingresos del mercado total de juegos en la nube— y 67.500 millones corresponden a video en la nube —31 por ciento de ese mercado—. Sin embargo, la propia consultora alerta que los operadores deben encontrar todavía su lugar en este mercado, y apunta a enfocarse en casos de uso empresariales para servicios de entretenimiento y media, ya que los consumidores finales no logran pagar las cuentas de la 5G.

SK Telecom, por ejemplo, tuvo un éxito moderado en su servicio de video OTT. No obstante, a un año de haberlo lanzado, el operador asegura que mantendrá el servicio y hace doble apuesta: planea expandirlo a otros mercados, apoyándose en las inversiones de contenido propio y un acuerdo con NBC Universal.

ABI Research ve en la pandemia por el covid-19 un impulso a los servicios de entretenimiento y video —se espera que las suscripciones a los servicios de video bajo demanda tengan un crecimiento este año—. La tendencia se ha podido verificar en el crecimiento del tráfico durante el aislamiento social obligatorio, que demostró un incremento del 15 y 16 por ciento de plataformas como YouTube y Netflix a nivel global. No obstante, esto no parece traducirse en beneficios económicos para los operadores, que por ahora utilizan a los OTTs como una herramienta para mejorar su posición competitiva en vez de ser un canal de nuevos ingresos.

ABI Research finaliza su artículo alertando que compañías como Microsoft y AWS, entre otros, están avanzando en una estrategia para avanzar en servicios de medios y entretenimiento apalancándose en sus capacidades de computación al borde de la red (edge computing) porque, como ya se ha adelantado, existe una relación íntima entre 5G y edge computing —y podríamos agregar IoT—. El negocio parece funcionar siempre que estas partes se combinen en una oferta de servicios de red avanzados que se puedan ofrecer a terceros.

Los operadores tienen la oportunidad de aprovechar 5G y edge para ofrecer servicios a clientes empresariales que requieran procesamiento, baja latencia y demanda de tráfico. El desafío es poder encontrar el modelo antes que otros jugadores ganen el partido.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.