La transformación de Oi con foco en fibra: planea venta de móvil, torres y centros de datos

No es la primera vez que Oi da a conocer una estrategia dónde la pata móvil es la menos importante. Hace cuatro años la compañía ya evaluaba la venta de su negocio móvil, con una mirada que, en ese entonces, estaba focalizada en Triple Play. Ahora, y luego que se conociera interés de sus competidores por hacerse del negocio móvil del operador, la compañía se apresta a dejar todo listo para que esa venta suceda.

Oi acaba de comunicar un cambio en el proceso de reorganización judicial por el cual separará la compañía en cuatro unidades de negocio. El movimiento, tal como han hecho otras compañías en el pasado, tiene como objetivo abrir la puerta a consolidaciones, inversiones o venta de una o más unidades.

Luego de algunos años en proceso de reorganización judicial —y tras numerosos rumores sobre el futuro de la compañía—, Oi parece querer dar mayor claridad a su proceso de transformación.

La compañía se separará en cuatro unidades: operación de telefonía y datos en el mercado de comunicación móvil, torres, centros de datos y operación de redes de telecomunicaciones. Esta última división es el principal foco de Oi en la actualidad, como lo ha demostrado la compañía con el movimiento de sus inversiones hacia el despliegue de fibra óptica. En su presentación de resultados al primer trimestre del año, la compañía anunció 97.000 nuevas casas pasadas por fibra óptica solo en abril —con un incremento del 500 por ciento anual— y un crecimiento anual del casi el 700 por ciento en los ingresos por fibra óptica (+40 por ciento trimestral) hasta 194 millones de reales (37,9 millones de dólares) en el trimestre.

Por esta razón no sorprende que Oi señale que prevé mantenerse como un partícipe relevante en el capital social de SPE InfraCo, como se llamará la unidad de Oi que se ocupará de sus redes de telecomunicaciones de fibra. No obstante, buscará un socio para este negocio, y planea recibir no menos de 6.500 millones de reales (1.272 millones de dólares) por hasta el 51 por ciento del capital social de la unidad.

Esta división se enfocará en la utilización de su infraestructura de fibra óptica de transporte (backbone, backhaul y redes de datos), y la infraestructura de acceso (enlaces dedicados, anillos metropolitanos y redes FTTH) para las necesidades de conexión de clientes residenciales, empresas, gobierno, además de la provisión de infraestructura para proveedores de servicios de telecomunicaciones, incluyendo la viabilización de conexiones para nueva tecnología 5G.

Con esta decisión, Oi pone punto final a su negocio móvil, que buscará vender al igual que lo hará con sus activos pasivos de centros de datos y torres. El foco de la compañía es volverse más liviana para ser sustentable, captar nuevos recursos y poder enfocarse en el negocio que le está dando mejores resultados: la fibra óptica. De hecho, en todo el resto de los servicios —acceso de cobre, TV paga y servicios móviles—, Oi registró en el primer trimestre cifras por debajo de las comunicadas el año anterior.

Oi confirma su interés en desprenderse de su negocio móvil y adelantó que aceptará propuestas cerradas por un mínimo de 15.000 millones de reales (2.936 millones de dólares). La definición de la propuesta vencedora se dará por el mayor precio ofrecido por encima del precio mínimo. Con esto, espera cerrar pronto una consolidación, luego de haber recibido algunas propuestas por parte de sus competidores.

También plantea que abrirá un procedimiento competitivo para la venta del 100 por ciento de las acciones de su negocio de Torres, por el que espera recibir 1.000 millones de reales (195,7 millones de dólares) en efectivo. Por el negocio de centro de datos, que también se pondrá a la venta, Oi prevé recibir, mínimo 325 millones de reales (63,6 millones de dólares) en efectivo.

Con estos movimientos, Oi espera sumar una inyección de al menos 22.800 millones de reales (apróximadamente 4.463 millones de dólares) para sanear su situación financiera y seguir invirtiendo en fibra óptica y fortalecer ese negocio. Al final del primer trimestre del año, Oi alcanzó 5,6 millones de casas pasadas con fibra óptica y alcanzó 944.000 de hogares conectados, siendo 889.000 del segmento residencial. Un mes después, la compañía logró superar el millón de casas conectadas con fibra. El plan es seguir fortaleciendo el negocio con servicios de acceso de banda ancha y TV paga IPTV para el segmento residencial, además de servicios corporativos y mayoristas. La reconversión de Oi ya había comenzado pero ahora podría acelerarse.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.