Oi podría relegar su negocio móvil para focalizarse en triple play

Cuántos operadores móviles debe tener un mercado para ser competitivo es la eterna pregunta que se hace la industria. Y a pesar de que se suele coincidir en que el “número mágico” está entre tres y cuatro, los mercados con cuatro operadores tienden a la consolidación.

En Brasil se viene discutiendo hace ya algunos años sobre la fusión entre el tercer y cuarto operador del mercado (TIM y Oi) y, a pesar de numerosos esfuerzos por parte del operador brasileño, aún no se pudo concretar la integración. Con el pedido de recuperación judicial por parte de Oi, ahora se vuelve a poner sobre la mesa la pregunta no sólo del futuro del principal operador fijo brasileño, sino también de toda la configuración del mercado local.

La propuesta de reestructuración de deuda de Oi, presentada esta semana, trajo consigo una sorpresa: la posibilidad de que el operador venda activos de telefonía móvil, junto con otros activos de la compañía como la participación de PT en operadores de telecomunicaciones de África y Asia, operaciones de datacenters, redes de fibra óptica en el Estado de San Pablo, infraestructura de torres, operaciones de centros de contacto, entre otros.

De todas, es la operación de telefonía móvil la que causó mayor sorpresa en la industria, que se pregunta cómo un operador puede prescindir del servicio estrella de las telecomunicaciones. Pero para entender esta propuesta hay que analizar la posición que tiene Oi en el mercado —más allá de que al estar en banca rota debe generar caja para cumplir con sus obligaciones—.

Oi es el mayor prestador de servicios de telefonía fija en Brasil con 14,9 millones de líneas en operación, un 34,4 por ciento del mercado total nacional. Además, cuenta con una extensa red de telefonía pública. En el mercado móvil es el cuarto operador, con una participación de mercado del 18,5 por ciento —unas 45 millones de líneas—. Además, ofrece servicios de telefonía fija y banda ancha bajo un esquema de Triple Play.

Precisamente, es en este mercado de banda ancha y TV paga donde Oi logró mayor crecimiento en el último tiempo. La compañía, en su proyecto de recuperación, indica que con el lanzamiento de su nueva marca se observó un crecimiento en la venta de nuevos planes Oi Total, un crecimiento de las unidades generadoras de ingreso, una mejora en la eficiencia operacional y una disminución de la tasa de desconexión de servicios. El último reporte de la compañía da cuenta de este crecimiento que le permitió mejorar el ARPU de sus servicios residenciales en un 4,5 por ciento anual hasta unos 26 dólares.

En el segmento móvil, los números del último trimestre no fueron tan esperanzadores: si bien logró crecer en ARPU postpago, el ingreso por usuario general del servicio móvil cayó un 4,3 por ciento anual. A esto, se suma que el mercado brasileño está experimentando una tasa importante de desconexión de líneas prepagas por inactividad.

Por eso, una propuesta de venta de algunos activos de telefonía móvil —el documento no da mayores detalles sobre qué activos se llevarían al mercado— no sorprende teniendo en cuenta que el operador ha reorientado su estrategia hacia productos de triple play, apoyándose en su extensa red fija —que incluye, además, varios puntos Wi-Fi—.

Además, para este año se esperan avances en materia de regulación, que podrían resultar en una transformación de las concesiones de servicios fijos, cambios en el régimen de bienes reversibles y menores obligaciones para los concesionarios de red fija. De aprobarse estas modificaciones —que, además, buscan potenciar el mercado de banda ancha—, Oi tendrá mayor libertad para reorientar sus inversiones hacia redes y servicios que tengan mayor potencialidad de desarrollo.

La venta de activos móviles para concentrarse en servicios de triple play tiene un antecedente en el mercado mexicano: el Grupo Salinas vendió Iusacell —el tercer operador móvil, también con graves problemas financieros— para concentrarse en Total Play, un operador fijo de servicios triple play con una extensa red de fibra óptica al hogar. Oi cuenta ya con parte de su red con fibra óptica al hogar, aunque también ofrece servicios a través de su red de cobre. En TV paga también utiliza el sistema de DTH.

¿Quién podría comprar los activos móviles de Oi? Esto sólo son conjeturas, porque aún no se sabe si finalmente saldrán o no a la venta. Sin embargo, ya podemos aventurar dos interesados: AT&T, que había mostrado interés en Brasil y Liberty Global, que tras la adquisición de Cable & Wireless había señalado que buscaba expandirse a través de adquisiciones en la región. Otra posibilidad es que Oi venda sólo parte de su operación por regiones, lo que le permitiría a operadores locales expandir su alcance por localidad.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.