Arranca la neutralidad a la chilena

“Do it in the chilean way” (hazlo a la chilena) es el latiguillo que acompañó al presidente chileno Sebastián Piñera en toda su gira europea tras el famoso rescate de los 33 mineros, cuya televisación en directo dio la vuelta al mundo. La frase fue escrita por Barack Obama para felicitar a su par chileno, quien todavía hoy no se cansa de repetirla con orgullo. Desde el Gobierno explican que “Hacerlo a la chilena” comienza a significar hacer las cosas bien, expeditivamente y con eficacia. Pocas naciones de la región -de hecho no se me ocurre ninguna-  pueden darse el gusto de asociar su gentilicio a una garantía de éxito y transparencia.

La realidad es que el chilean way forma parte de una revolución de marketing más que otra cosa. El rescate de los mineros también lo fue, ya que estuvo pensado desde el primer minuto para vender la marca Chile a todo el mundo. Al ser una nación minera -la exportación de cobre es su principal actividad económica- accidentes como el de los trabajadores que quedaron atrapados en la mina San José hace un año suelen ocurrir con cierta regularidad. La diferencia estuvo en que el estratégico empresario Piñera vio más allá y emprendió el faraónico rescate que costó alrededor de 15 millones de dólares. Una importante cifra que salvó 33 vidas y que posicionó a Chile internacionalmente.

Esta impronta chilena de marcar tendencia no escapa al sector de las telecomunicaciones y ahora todos volverán a dirigir su mirada hacia la angosta nación sudamericana. Es que a partir de esta semana entró en vigencia la Ley de Neutralidad de Red, lo que significa que la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) fiscalizará a los proveedores de internet. En otras palabras, se buscará garantizar que los contenidos y el tráfico de la red no sean manipulados de acuerdo a las conveniencias de cada ISP. Hasta ahora todo la discusión se había dado en el campo dialéctico y especulativo, la pregunta ahora es ¿cómo se ejecutará y qué pasará?

Las respuestas empezarán a cosecharse a partir de este momento en la práctica. La Subtel informó que durante una primera etapa se encargará de verificar cinco puntos: las características técnicas y comerciales de los planes que se ofrecen a los usuarios; la tasa de agregación, que equivale a la proporción de usuarios que comparten el mismo enlace al navegar; el tiempo de reposición del servicio; la calidad y disponibilidad del enlace y medidas de gestión de tráfico y administración de red.

Si bien el último punto podría parecer contradictorio, no lo es ya que la ley autoriza a los ISP a mantener la administración de sus redes, siempre y cuando la gestión de tráfico no sea discriminatoria ni atente contra la libre competencia. Por este motivo, se establece la obligación de los proveedores de explicar en detalle la gestión de tráfico que realizan, para que los usuarios estén al tanto del servicio que recibirán y puedan elegir la opción que crean más conveniente.

Según adelantó el regulador, los resultados de la fiscalización estarán disponibles en una semana. Luego arrancará la segunda etapa, en donde se les indicará a los proveedores de internet los ajustes que tendrán que hacer. A la par se irá realizando una campaña de difusión en conjunto con organizaciones de usuarios y empresas del sector para que los consumidores conozcan de manera progresiva sus nuevos derechos.

La tercera etapa -no informada por Subtel- será escuchar la reacción de los operadores y ver cómo ser irá adaptando el marco legal y qué nuevos debates más profundos se abrirán. Este es un importante hito para Chile que marcará el camino para que el resto de los países de la región y el mundo se vayan sumando al debate. Ser el pionero tiene ventajas, como la de ser el que aprenda más rápido y posicionarse como referente del nuevo paradigma. Señoras y señores, bienvenidos a la gestación de una red neutral, según the chilean way.

Avatar
César Salvucci es un periodista argentino egresado del instituto Taller Escuela Agencia (TEA) y actualmente cursa la carrera de Ciencias Políticas en la Universidad de Buenos Aires. Sus primeros pasos en el periodismo fueron en el área cultural, dentro de la Fundación Proa. Más tarde trabajó en la redacción del diario Clarín y luego se destacó como cronista televisivo para el portal Prensa Política, donde siguió de cerca la agenda nacional e internacional entrevistando a las figuras más relevantes de la esfera política. Ahora forma parte del canal de noticias CN23 y desde mayo de 2011 escribe para TeleSemana.com haciendo foco en los sucesos más importantes del sector de las telecomunicaciones en América Latina y el Caribe.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.