AT&T retira su oferta por T-Mobile ¿por ahora?

Después de haber sido el medio más tozudo del planeta con respecto a la resolución del conflicto de 39.000 millones de dólares entre AT&T, T-Mobile, la Federal Communications Commission (FCC) y el Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés), tenemos que reconocerlo—tengo que reconocerlo—nos equivocamos al asegurar que este acuerdo se iba a llevar a cabo a través de concesiones y negociaciones políticas. Sin embargo, la crisis económica y la destrucción de empleo en Estados Unidos preocupa tanto que ni las declaraciones públicas de T-Mobile de querer abandonar el mercado han inmutado a las autoridades.

Y así, después de trabas casi insuperables por parte de la FCC y DOJ, AT&T ha negociado con T-Mobile la retirada de su propuesta de compra, la más grande jamás vista en el sector de las telecomunicaciones de ese país, y dejando al mercado tal y como estaba. Las dos empresas han determinado que los recursos destinados a batallar, cuantificados en tiempo y dinero, no merecían la pena vista la oposición inicial, y la reticencia de DOJ a negociar la venta de activos de T-Mobile a otros operadores como Leap Wireless.

Para AT&T y T-Mobile 2011 es un año perdido en un sector de telecomunicaciones móviles que ha progresado rápido a pesar de haber vivido un año convulso. Estados Unidos está liderando la carrera por el despliegue y adopción de LTE gracias a los lanzamientos de AT&T y Verizon Wireless, y de algunos operadores regionales como Metro PCS. También ha vivido retrasos como el nulo avance de LightSquare, cuyos problemas con los sistemas GPS no terminan de despejarse, o el propio Sprint, fuerte opositor a la compra de T-Mobile por parte de AT&T. Justamente Sprint ha vuelto a tener un año sin brújula y aún no queda clara la estrategia del operador que aún persigue su visión de consolidar sus activos en una sola red.

A todo esto Verizon Wireless está pendiente de que le aprueben la compra de espectro a loa cable operadores del país, porque tanto este operador como AT&T dicen necesitarlo para no quedare secos en 2014 o 2015.

En cualquier caso, hay una realidad y es la cierta necesidad que están demostrando los operadores por consolidarse. Ni AT&T ni T-Mobile han anunciado un plan B a su fallida maniobra y ambos quedan en posición desconcertante, especialmente T-Mobile que es el único operador nacional que no tiene planes concretos para el lanzamiento de LTE, una seria desventaja si Sprint, por fin en 2012, consigue poner en orden su propio patio tecnológico.

Por ahora la compra de T-Mobile no se llevará a cabo, pero de aprobarse la compra de espectro por parte de Verizon Wireless, este operador contaría con una seria ventaja en la banda de los 700 MHz que obligaría a AT&T a rápidamente reaccionar, mediante la compra de más espectro, como el que tiene Qualcomm en esa misma banda, o mediante otra adquisición menos comprometida o incluso intentando nuevamente en 2012 el asalto a la filial de Deutsche Telekom (DT) desde otro ángulo menos agresivo.En cualquier caso dificilmente el status quo actual se mantendrá tal cual—y volvemos a ser tozudos con esta afirmación—.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.