Le llegó el 2012 de los Mayas a los planes de banda ancha ilimitada en México

Durante este año el mercado mexicano podría ver duplicada la cantidad de smartphones en circulación con respecto a la cifra alcanzada apenas en 2011. Este crecimiento de la penetración de teléfonos inteligentes se da de manera generalizada en la región, pero México podría  representar el mayor crecimiento anual. Este desarrollo en el mercado azteca ya pone en estado de alerta a los operadores y su gestión de las redes.

Por esto, adelantándose para evitar una degradación de la calidad de los servicios de Internet móvil, la semana pasada Telcel anunció que pone fin a los planes ilimitados de banda ancha móvil, tal como América Móvil ya hizo en otros mercados latinoamericanos, como por ejemplo en el degrado mercado de Internet móvil en Argentina.

Sin dudas, lanzar una oferta de planes de banda ancha móvil con navegación ilimitada ha resultado un efectivo cebo para atraer usuarios, habituarlos al uso de la Internet móvil y posicionarse como un operador referente de la Internet móvil. Pero el nivel de congestión de las redes móviles en Latinoamérica es el segundo más elevado del mundo, después de, nada más y nada menos, que Estados Unidos y no siempre los planes de inversión de los operadores van de la mano del crecimiento del uso de los servicios móviles.

El impacto de la congestión por servicios de banda ancha móvil ilimitada lo reciben los operadores con mayor número de usuarios del servicio, mientras que los que tienen menos clientes pueden seguir siendo competitivos ofreciendo planes de tarifa ilimitada. Por ejemplo, en Argentina fue Claro (América Móvil) el primer operador en limitar los planes de navegación en 2010 mientras que todavía Personal (Telecom Argentina) hoy en día ofrece banda ancha móvil ilimitada, pero ya no con su promoción a 0,25 centavos de dólar por día, algo que también hizo TIM en Brasil.

Recientemente en Estados Unidos AT&T cerró el grifo de la navegación ilimitada mientras otros operadores como T-Mobile optan, por ahora, aplicar una reducción de la velocidad como paso previo inevitable hacia los planes de datos limitados. Esta tendencia de los mercados maduros anticipada en 2010 va tomando fuerza en la región y pone de manifiesto que los operadores latinoamericanos necesitan tomar el toro por las astas y redefinir el modelo de facturación de los servicios de banda ancha móvil, porque los planes ilimitados no son un negocio viable y la infraestructura de red podría convertirse en una bomba de tiempo.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.