La portabilidad en Chile es un derecho con pocos efectos secundarios

A finales de la primera semana de mayo la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) dio a conocer un informe con las últimas cifras de las portaciones numéricas realizadas en Chile, las cuales siguen mostrando una tendencia al alza —como se puede ver en primera gráfica con la evolución anual—. Desde el inicio del sistema en 2012 al 30 de abril de 2016 la cantidad de números de teléfono que cambiaron de compañía alcanzó 6.246.221, 5.673.555 móviles y 572.666, fijos.

El pasado mes de abril fue el mes en el que se produjo la mayor cantidad de portaciones desde el inicio del sistema, alcanzando la cifra de 261.726 números. De éstos, 251.188 fueron portaciones móviles; también la cifra más alta desde el inicio de la portabilidad hace cuatro años y medio, decía Subtel en su comunicado.

El regulador señalaba entonces que los números portados del mes de abril habían aumentado un 81 por ciento en relación al mismo mes del año anterior, siguiendo esta tendencia al alza.

Subtel afirmaba que estos datos reafirmarían “que los chilenos cada vez utilizan más el beneficio de cambiar de empresa proveedora de servicio de telefonía de acuerdo a sus necesidades”. Y explicaba los beneficios de la portabilidad de la siguiente forma: “La portabilidad numérica consagra el derecho de los usuarios de telefonía a cambiarse de compañía manteniendo su número”. Y añadía: “El principal beneficio de la portabilidad numérica es la libertad para elegir, sin amarres,  la compañía telefónica que ofrezca a los usuarios el mejor servicio y los mejores precios, conservando el número fijo o móvil”.

Sin embargo, sería interesante recordar que la portabilidad no buscaba precisamente darle la opción al usuario de cambiarse de operador sin más, pues este derecho es fútil si no existen diferencias importantes entre operadores en las siguientes áreas: innovación tecnológica, tarifas más eficientes y adecuadas a las necesidades del usuario, y una buena atención al cliente.

Viendo algunos datos del mercado chileno, podríamos concluir que la portabilidad aún no está generando estos beneficios que se supone debía traer consigo. Por ejemplo, la portabilidad aún no ha servido para verdaderamente impactar a la composición de mercado, que se mantiene prácticamente idéntica a pesar de que operadores como Entel y Movistar son los grandes “perdedores” —habría que evaluar que tipo de usuarios están sacrificando—. El impacto en la base de usuarios de cada operador es todavía pequeño como para obligar a los operadores de mayor tamaño, Entel y Movistar, a cambiar algunas de sus prácticas.

Especialmente porque la propia Subtel en su ranking de quejas por servicio reconoce que han crecido en el primer semestre de 2015 con respecto al primer semestre de 2014, cuando la portabilidad se utilizaba menos. Es decir, de momento, reclamos por servicio y aumento en las portaciones parecerían tener una relación directa.

Tampoco se puede argumentar que Chile haya acelerado su innovación tecnológica, ya que antes de la portabilidad ya era país pionero en el avance tecnológico en telecomunicaciones en Latinoamérica.

Por último, revisando las inversiones en el sector de las telecomunicaciones —y siempre según datos de la propia Subtel— las inversiones en telefonía móvil en los años 2013, 2014 y 2015 estaban por debajo de los niveles de inversión en 2009.

Tendremos que esperar aún a ver el crecimiento en las portaciones para ver cambios significativos en el mercado. Cómo hemos comentado anteriormente, de momento la portabilidad sólo es un derecho, útil para el usuario, pero que no está, en apariencia, aportando lo que se prometía de él: mayor competencia y mejor servicio.

[hr]

[hr]

[hr]

[hr]

[hr]

Si quiere ver más tablas asociadas a estas gráficas, debe identificarse en el sitio o crear una cuenta de forma gratuita aquí.

Existing Users Log In
   

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.