¿Realmente NB-IoT le ofrece una ventaja competitiva en precio a T-Mobile?

El sector de las telecomunicaciones quedó huérfano de batallas tecnológicas cuando 3GPP y la familia de tecnologías GSM llegaron a LTE. El consenso mundial por esta tecnología apartó a WiMAX y CDMA del camino, dejándonos a los periodistas del sector sin una batalla tecnológica que cubrir.

Sin embargo, con la llegada de IoT la guerra tecnológica se ha vuelto a abrir, pero esta vez con dos tecnologías 3GPP: CAT-M y NB-IoT. En principio, y con la llegada de la red heterogénea (HetNet), no debería haber mucho debate pues los operadores deberían estar abiertos a mezclar tecnologías según sus necesidades o demanda en el mercado. Pero la realidad es que a día de hoy existe cierto debate, fundamentalmente en Estados Unidos, donde los operadores se están decantando inicialmente por una de las dos.

Las pruebas actualmente no son muy concluyentes sobre qué tecnología es mejor u ofrece a los operadores mejores condiciones para competir en el mercado. Los principales KPIs a tener en cuenta serían: costo, cobertura, uso de la energía y disponibilidad de dispositivos. En general los valores son similares y sería difícil concluir que en todas las condiciones una tecnología supera a la otra. Se supone que NB-IoT acabará siendo más barata que LTE-M debido a que necesita menos componentes intermedios en su arquitectura, y también se espera que consuma menos energía que los 23dBm actuales, algo superior a los 20dBm de LTE-M. Esta última tecnología ofrece mayores velocidades de transmisión que NB-IoT, pero quizá esta ventaja no sea muy crítica teniendo en cuenta que la mayoría de aplicaciones IoT no necesitarán gran ancho de banda para operar.

En definitiva, todo parecía indicar inicialmente que NB-IoT sería la tecnología utilizada por los operadores para competir con las ofertas de servicio propuestas por Sigfox o LoRa. NB-IoT contaba con el apoyo de importantes operadores de varias regiones del mundo (DT y Vodafone en Europa) y esto indicaba que posiblemente LTE-M podría ser un fenómeno más asociado a Estados Unidos. Esta visión se truncó cuando otros operadores de gran tamaño fuera de ese mercado anunciaron en febrero de 2017 que también apoyaban a LTE-M, un estándar que además está más maduro que NB-IoT, que este año ha tenido algo de mala prensa por tener todo tipo de problemas de interoperabilidad. Otros operadores como Orange o SK Telecom parecen estar apuntando hacia LTE-M y LoRa para su oferta IoT mientras que Telefónica parece ser de los operadores más abiertos a apoyar a todas las tecnologías.

Es curioso comprobar como NB-IoT, que se suponía era la cura a Sigfox y LoRa, esté siendo utilizada por los operadores móviles para hacerla competir contra LTE-M, cuando supuestamente era su complemento para evitar justamente lo que están haciendo algunos operadores, que es combinar LTE-M con LoRa.

Con todos estos antecedentes sobre la mesa, T-Mobile anuncia su primer plan IoT para NB-IoT por seis dólares al año como oferta promocional de lanzamiento y con un máximo de 12MB de consumo. Este precio es considerablemente agresivo teniendo en cuenta los precios ofrecidos por sus competidores en tecnologías como Cat-M. Por ejemplo, Verizon Wireless ofrece en su red Cat-1 y Cat-M1 precios que incluyen 200KB al mes por dos dólares, o 500KB por tres dólares, ambos planes tienen una penalización de un dólar si el usuario supera su cuota. Por su parte AT&T, que parece estar fomentando más el uso de su red por parte de los desarrolladores, ofrece paquetes para que estos jugadores puedan revender la conectividad y sus planes ofrecen mayor capacidad de datos, con planes que empiezan con 1GB por 25 dólares al mes, 3GB por 60 dólares al mes o 5GB por 100 dólares al mes.

T-Mobile asegura que puede ofrecer estos precios competitivos debido a la mayor eficiencia de NB-IoT para reducir los costos relacionados con las conexiones IoT, algo que como hemos argumentado no es necesariamente tan fácil de demostrar actualmente debido a la madurez de las diferentes opciones . El operador lanzó su red NB-IoT en octubre pasado y planea lanzar la tecnología a nivel nacional para mediados de este. Además anunció que la compañía ha certificado nuevos módulos NB-IoT de u-blox y Sierra Wireless para el uso en su red.

“La cantidad de dispositivos conectados ya supera en número a la población mundial, y solo se está haciendo más grande. Así que, por supuesto, T-Mobile aprovecha la última tecnología IoT para que sea más simple y más económica, para que las empresas y las ciudades puedan conectar cosas”, dice Mike Sievert, director de operaciones de T-Mobile. “Lanzar Narrowband IoT es un paso gigante hacia 5G y IoT”.

Así pues T-Mobile y el resto de operadores de Estados Unidos se dedicarán en los próximos meses a enfrentar a dos tecnologías, NB-IoT y LTE-M, que supuestamente eran complementarias y cuya misión era desterrar a las opciones LPWA que operan en espectro sin licencia. Una guerra potencialmente absurda que solo incomodará a los propios operadores.

Curiosamente pareciera que este intento bélico entre tecnologías hermanas no estaría contagiando a la región.

Rafael A. Junquera
Cuenta con más de 16 años de experiencia cubriendo el sector de las telecomunicaciones para América Latina. El Sr. Junquera ha viajado constantemente alrededor del mundo cubriendo los eventos de mayor relevancia para la industria en América, Europa y Asia. Su experiencia académica incluye un BA en periodismo escrito por la Universidad de Suffolk en Boston, MA, y un Master en Economía Internacional en la misma institución.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

¡Suscríbete a nuestro newsletter semanal!

Únete a una comunidad de más de 16.000 profesionales del sector de las telecomunicaciones y recibe cada jueves las noticias más importantes del sector en tu buzón de correo electrónico

Tus datos están seguros con nosotros