Telefónica España intenta frenar la ansiedad por la 5G

Una nota publicada esta semana por la agencia española EFE pone paños fríos al hype 5G. El director de Estrategia y Desarrollo de Red e Infraestructuras de Tecnologías de la Información de Telefónica España, Javier Gutiérrez, afirmaba a ese medio que era “arriesgado” comenzar el despliegue comercial de 5G antes de 2020, es decir, antes de que se congele el estándar. Eso implicaría tomar “una decisión tecnológica demasiado temprana”, sin posibilidad de negociar precios y con equipos “provisionales”.

El directivo español prefiere no tirarse a la pileta con una inversión que luego deberá probablemente actualizar y, por el contrario, apunta a esperar a que la tecnología esté lo suficientemente madura para avanzar en el despliegue de 5G.

Los comentarios de Gutierrez se suman a un reclamo de la industria por una reducción en los costos de implementación de la tecnología ante un modelo de negocio que posiblemente aún no esté demasiado claro.

La visión conservadora de Telefónica –que parece provenir más de operadores latinoamericanos que europeos– contrasta con los grandilocuentes anuncios de redes 5G para 2018 que realizan operadores norteamericanos y algunos de sus pares en Europa.

El mercado estadounidense parece lo suficientemente atractivo para que los operadores se arriesguen a implementar una tecnología pre-estándar ya que confían en que los fabricantes le seguirán dando soporte y equipamiento aunque el mundo luego vaya para otro lado.

En Europa, en tanto, tampoco parecen preocuparse por llenar de equipos “provisorios” sus redes ya que se han hecho anuncios de despliegues 5G pre-2020 por parte de compañías como Deutsche Telecom y Orange España. Incluso, la propia Telefónica inició el despliegue de capacidades 5G en las ciudades de Segovia y Talavera de la Reina como parte de un “laboratorio vivo” para los próximos tres años.

También podemos ver movimientos similares en Latinoamérica, con Personal (Telecom Argentina) colocando las primeras radiobases preparadas para 5G y TIM (Telecom Italia) poniéndole presión al regulador para que licite la banda de 3,5 GHz con la promesa de que podría tener desplegada la red antes de 2020.

El ejecutivo de Telefónica apunta a una “inflación de expectativas” con respecto a la 5G y pidió a todos –entre los que incluye a los medios de comunicación, los ayuntamientos y las comunidades autónomas– bajar a tierra.

Una de las cuestiones que parecen preocuparle a Gutiérrez son las expectativas en torno a la cobertura 5G. Ya algunos operadores habían alertado que 5G no era una tecnología para desplegar a nivel nacional y hasta habían señalado que el modelo será colocar hotspots en las zonas con mayor demanda. En este sentido, Gutiérrez apuntó que el despliegue inicial de 5G en España –que igualmente estima para 2020– será en la banda de 3,5 GHz y en aquellos sitios “dónde haya una demanda de servicios”. El ejecutivo descartó el uso de bandas milimétricas ya que requerirían densificar mucho la red, disparando las inversiones.

Las bandas de 26 a 28 GHz pueden no sonar atractivas para una cobertura nacional, pero sería imposible pensar que, en caso de estar disponibles, Telefónica no las vaya a aprovechar para dar servicios de alta capacidad en los sitios que así lo requieran. Lo que queda claro es que, a diferencia de lo que se puede observar en los Estados Unidos, el foco en Europa no serán las bandas altas sino la posibilidad de utilizar 5G en 700 MHz, que en ese continente será el “segundo diviendo digital”. No es el mismo caso en las Américas, dónde 700 MHz ya está siendo utilizada para 4G y se espera la limpieza de otras bandas bajas, como 600 MHz, para servicios móviles de próxima generación.

Las palabras de Gutierrez vuelven a poner sobre la mesa algunas dudas sobre la 5G, una tecnología que, por primera vez en la historia, parecía tener un amplio consenso. Sin embargo, la falta de acuerdos en algunos temas claves como qué bandas se utilizarán o cuál será el estándar definitivo obligan a poner freno de mano a las expectativas.

Estamos frente a una tecnología que demandará inversiones importantes en activos de fibra óptica para conectar antenas y densificar la red pero que todavía no tiene claro el negocio que la sustenta. Ningún operador se quiere quedar fuera de esta carrera y quizás es por eso que, mientras pone paños fríos, por otro lado Telefónica implementa sus “laboratorios vivos” 5G.

5G quizás pueda ser realidad antes de 2020 pero siempre en entornos acotados, quizás más como una prueba de campo que como una implementación nacional. Y claro, como una forma de ganar la carrera y el premio al primer operador en desplegar 5G.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: leticia.pautasio@telesemana.com

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.