México: SCT aprovecha sus facultades para facilitar la instalación de infraestructura en carreteras

El déficit de infraestructura que golpea de realidad a los más optimistas planes de universalización de servicios en Latinoamérica ha obligado a las autoridades a evaluar distintos mecanismos para facilitar su despliegue. Ya resulta habitual hablar de simplificación de trámites como un paso hacia adelante para romper la brecha de infraestructura y, en el último tiempo, también crecieron proyectos en los que se ponen activos estatales a disposición del sector.

México fue uno de los países que se puso al frente de este tipo de iniciativas. La simplificación y reducción en cantidad de los trámites necesarios para instalar infraestructura se sumó a propuestas como la actualización de la norma que permite el uso de postes para la instalación de activos que sirvan para la prestación de telecomunicaciones. El país que desde esta semana tiene nuevo presidente también destaca por la posibilidad de que operadores arrienden edificios públicos para instalar infraestructura.

En el objetivo de alcanzar a los 50 millones de desconectados, México busca más y más estrategias para suplir las carencias en materia de infraestructura. Furukawa fue claro al momento de anunciar la ampliación de su planta local: los 410.000 kilómetros de fibra y las cerca de 25.000 radiobases instaladas por toda la industria no serán suficientes para atender la demanda que viene. En la exploración de nuevos caminos se abre un nuevo frente: las carreteras.

La Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) puso a disposición de los operadores 7.000 kilómetros de rutas para desplegar infraestructura de telecomunicaciones. Esto permitirá a los operadores utilizar carreteras federales para desplegar y, a su vez, ponen en marcha servicios de inteligencia en el transporte, tales como radares, sensores de peso o seguridad. Los interesados pueden presentar solicitudes desde el 30 de noviembre, dijo El Economista.

La idea no es propia de México. En Costa Rica, por ejemplo, las autoridades locales avanzan en un proyecto para la construcción de ductos para fibra óptica bajo el trazado de carreteras. No hay que preocuparse cómo se verá afectado el paisaje y las vías subterráneas requieren menos mantenimiento, destacaron quienes defienden la iniciativa. En República Dominicana hay una propuesta con mismo objetivo.

A la ventajas mencionadas para proyectos de este tipo México podría sumarle otra, que también es recurrente en Latinoamérica, la SCT aglutina ambas industrias (transporte y comunicaciones), por lo que el diálogo entre los actores debería ser más directo. Habrá tiempo para medir su impacto pero, al menos en los papeles, las carreteras se constituyen como un nuevo camino hacia la conectividad.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.