Venezuela registra menos suscriptores y la peor penetración móvil de los últimos 10 años

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) presentó cifras de los mercados tradicionales de Venezuela y dejó al descubierto las consecuencias que ha traido al país sus problemas sociales, políticos y económicos en el plano de las telecomunicaciones. La telefonía móvil sirve para visibilizar una tendencia local alejada de los números de la región y sumar argumentos para pensar que será difícil una recuperación en el corto plazo.

El primer trimestre de 2018 terminó con 22,07 millones de líneas móviles en funcionamiento y algunas más si se tienen en cuenta las suscripciones registradas pero que no han presentado ningún movimiento en los últimos meses. Ningún registro del regulador ha dado una cifra menor a esa en los últimos 10 años.

En marzo de 2017 se habían informado 26,74 millones y dos años antes 30,29 millones. Al cierre del primer trimestre de 2013 había 30,2 millones y en igual plazo de 2011 27,19 millones, siempre hablando de aquellas líneas que al menos recibieron un mensaje de texto o una llamada en el período analizado. El tercer mes de 2008 cerró con 27,4 millones de líneas celulares en funcionamiento, más de cinco millones más que las informadas 10 años después.

En cuanto a la penetración del servicio la cosa es todavía peor, pues el crecimiento de la población venezolana no ha hecho más que romper un poco más los índices de conectividad del país al frente de Nicolás Maduro. En marzo de 2008 había 98,2 suscripciones por cada 100 personas. El país alcanzó un 102,6 por ciento de penetración en 2013, año que sirvió de escenario para la mejor marca de todas. Ahora, en tanto, la relación es de 69,8 por ciento cada 100.

No llegar al 70 por ciento de penetración móvil ubica a Venezuela muy por debajo del promedio regional, ubicado en 106 por ciento de acuerdo a cifras de Ericcson al primer trimestre. Si se tomaran en cuenta las suscripciones totales a celulares en Venezuela, se utilicen o no, se hablaría de una penetración móvil cercana al 80 por ciento. Esa cifra le serviría al país para estar apenas por encima del 72,4 por ciento que la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) proyecta que hay a la fecha en países poco desarrollados.

Al poner a Venezuela a la par de los países con menos posibilidades por su escaso desarrollo económico en la clasificación de las Naciones Unidas se puede entender porque las noticias locales desentonan con los planes de una Latinoamérica que, con dificultades, busca subirse al tren de la conectividad. Nuevas radiobases en sitios específicos sirven acaso para contrarrestar las constantes noticias de aumento de precios que sufren constantemente los usuarios de telecomunicaciones.

Es cierto que este no es el único caso de la región en donde se observa una caída en la base móvil. Brasil, sin ir más lejos, sigue la misma lógica. Sin embargo, la situación no es comparable por varios aspectos, entre ellos porque el país sudamericano presenta aún con la baja una penetración de 111,9 por ciento. Allí el movimiento de los operadores ayuda a pensar que se trata más de un reacomodo que llevará al equilibrio en el mercado y en Venezuela parece, a simple vista, una muestra más de las consecuencias de su política económica.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.