Menos de la mitad de los mercados de Latinoamérica lanzaron LTE sobre 700 MHz

Al cierre de septiembre había 25 redes LTE operando en la banda de 700 MHz en Latinoamérica, solo tres más que las informadas un año atrás. Menos de la mitad de los países de la región tiene al menos un caso en funcionamiento. En concreto, son nueve de los 19 mercados analizados en un informe de 5G Americas denominado “Adjudicación de espectro radioeléctrico en 600 MHz, 700 MHz y 2,5 GHz en América Latina 2018”.

La situación dista mucho de la ideal si se tiene en cuenta que la banda de 700 MHz “es estratégica para desarrollar redes de banda ancha móvil en espacios abiertos y zonas que requieren señal en interiores”, indicó la entidad y pidió a las administraciones nacionales acelerar los procesos de apagón analógico y de limpieza o rescate de espectro para asignar bandas que potenciarán los servicios.

Sobre la banda de 600 MHz el estudio indica que ya fue licenciada en Estados Unidos y aunque varias administraciones de Latinoamérica mostraron interés en la frecuencia incluso para el camino a 5G, no todas llevaron acciones para despejarla. Algunos países que sí avanzaron son Colombia y México, en donde la banda de 600 MHz podría licitarte para 2020.

La banda de 2,5 GHz, en tanto, está en uso en ocho de los 19 países analizados. La ocupación varía entre mercados y en algunos casos se utiliza para proveer servicios de televisión restringida o acceso inalámbrico. Se relevaron casos de rescate y reorganización y refarming en países como Argentina, Brasil y México. Este espectro es clave para ofrecer altas velocidades en el servicio móvil y además puede complementarse con la banda de 700 MHz mediante agregación de portadoras.

“El crecimiento del consumo de datos solo puede ser absorbido por redes móviles robustas en interfaces aéreas LTE y 3G, aunque es esencial el despliegue de fibra que una los sitios celulares”, concluye el estudio. También destaca que es “imperativo contar con nuevo espectro, junto con mayor nivel de armonización” y pide “no perder de vista que las decisiones regulatorias y los elementos que se consideran a la hora de hacer un concurso o subasta impacta en el comportamiento de los inversionistas, la dinámica competitiva, el nivel de adopción del servicio y la asequibilidad, entre otros factores”.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.