Claro Brasil apuntala migración al postpago pero sin descuidar el prepago

La lucha que protagoniza por mantener el segundo lugar y la gran distancia que le lleva Vivo reduce el margen de error de Claro en sus estrategias por crecer en el mercado móvil brasileño. La compañía entiende como el resto que la evolución natural lleva a migrar la base celular al segmento pospago pero advierte, casi como un consejo a la industria móvil, que desatender a los usuarios prepago es un error que no tiene planes de cometer.

El CEO de la compañía, Paulo César Teixeira, consideró sin eufemismos que parte de la competencia no cuenta toda la historia en la migración al segmento pospago, que hace tiempo es un patrón en el mercado local. “La mayoría cuenta el lado bueno, pero no que una serie de clientes no se adaptan al pospago y vuelven a ser prepagos y hasta algunos terminan saliendo de la empresa”, indicó a Teletime. Actualmente el 42,5 por ciento de los usuarios brasileños es pospago.

En este contexto, la compañía adoptó criterios a la hora de invitar a sus clientes a cambiar de modalidad. “Si no tiene perfil pospago, no tiene sentido insistir, se creará una situación embarazosa porque el cliente no puede pagar la factura. No me molesta el mix, trabajamos para fortalecer los dos segmentos”, aclaró.

Actualmente el 60,7 por ciento de la base del operador es prepago, lo equivalente a 35 millones de líneas mientras que otros 23 millones son pospagos, modalidad que incluye números control, terminales de banda ancha móvil y accesos M2M. Su proporción es mejor que cualquiera de sus competidores a excepción de la filial local de Telefónica, que ya tiene el 56 por ciento de los usuarios bajo la modalidad pospago.

Teixeira indicó que la tasa de desconexión de los prepagos también está en línea con la estrategia del operador de mantener una base rentable. Solo entre octubre y noviembre del año pasado registró 587.000 bajas en ese segmento. Para estimular la retención, en tanto, la firma trabaja con una dinámica de premios y ventajas para usuarios al momento de recargar su línea.

La empresa apunta más fuertemente este año al segmento prepago porque, entre otras cuestiones, las previsiones económicas son mejores. La proyección marca que el PBI brasileño crecerá 2,5 por ciento en 2019 y eso, posiblemente, apalanque el consumo. Teixeira añadió que ese contexto podrá ayudar a que aumente el índice de recargas celulares.

El objetivo de cuidar a los prepagos tiene más sentido si se menciona que el 73 por ciento de la base móvil total de América Móvil corresponde a ese segmento. La modalidad es igual al 90 por ciento del total de usuarios celulares que la empresa tiene en Argentina, Paraguay y Uruguay. Representa el 68 por ciento en Ecuador, el 76 por ciento en Colombia y el 86 por ciento en México, por citar tres casos en donde la empresa es líder de mercado.

Con la portabilidad como aliado, al menos si se contempla que ganó 830.000 usuarios y fue el único operador con saldo positivo en 2018, Claro da a la industria el mensaje de que vale apuntar al segmento pospago pero no hay que descuidar al resto. La propuesta es casi decir en voz alta lo que sabe que será un desafío propio en los mercados en los que participa, pues en la mayoría hubo desconexión de este tipo de usuarios en el último tiempo. Los números dan más argumentos a sus deseos: el 33 por ciento de los ingresos por servicio del operador aún provienen de prepagos contra el 30 por ciento que generan los pospagos.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.