El carrier billing no es sólo para mercados no bancarizados

La utilización de las capacidades de facturación del operador para comprar servicios digitales de terceros resulta un modelo atractivo porque es de aquellos que cumplen con la premisa de que todos los involucrados ganan en la relación. Para los operadores, representa la oportunidad de sumar ingresos y para los OTTs, la capacidad de ampliar su alcance hacia ese porcentaje de la población que no está bancarizada, además de reducir costos de marketing.

Las expectativas de mercado son alentadoras a juzgar por el reciente informe de Juniper Research. Según el reporte, uno de cada cinco usuarios comprará servicios digitales a través de carrier billing en 2024. El gasto de los usuarios a través de este mecanismo pasará de 28.000 millones de dólares en 2018 a cerca de 90.000 millones de dólares para esa fecha.

Como toda cifra, esta información se puede ver desde dos ángulos distintos: por un lado, representa una noticia positiva porque significa un crecimiento del negocio de carrier billing pero, por el otro, muestra existe todavía un desafío. La razón es que, a pesar de que está previsto un crecimiento en los próximos cinco años, todavía cuatro de cada cinco usuarios seguirán evitando el canal del operador para la adquisición de productos y servicios digitales. Además, hay que tener en cuenta que de los 90.000 millones que los usuarios gastarán en 2024 en la compra de productos y servicios digitales a través de carrier billing, tan solo una pequeña parte quedará en manos del operador.

Se puede asumir que los servicios de facturación serán más populares en los mercados emergentes, dónde existe un bajo porcentaje de ciudadanos bancarizados. Sin embargo, la experiencia demuestra que los OTTs también buscan llegar a este tipo de acuerdos en mercados desarrollados. Por ejemplo, el servicio de música Spotify tiene acuerdos con varios operadores europeos, entre ellos Telia y KPN. La razón, según Juniper, es que ha logrado incrementar en un 20 por ciento la conversión de usuarios gratuitos a pagos al ofrecer la posibilidad de pagar el servicio a través del operador. Quizás por la misma razón es que Microsoft se aboca al carrier billing en países desarrollados, mientras que Netflix prefiere hacerlo en mercados como Filipinas y América Latina, dónde se le dificulta que los usuarios contraten su servicio con tarjeta de crédito.

En el caso de Google, la compañía ofrece la opción de pagos en su tienda de aplicaciones en Asia y Medio Oriente, además de Europa y América del Norte —y apenas algunos mercados de América Latina—. Apple también está intentando incorporar esta opción en mercados de Asia y Medio Oriente.

La razón del éxito de carrier billing en mercados desarrollados es la conveniencia de tener todos los servicios en una única factura. De hecho, en mercados como el Estadounidense, dónde los pagos por tarjeta de crédito predominan, se espera que el gasto a través de carrier billing se duplique en los próximos años hasta 8.600 millones de dólares en 2014.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

¡Suscríbete a nuestro newsletter semanal!

Únete a una comunidad de más de 16.000 profesionales del sector de las telecomunicaciones y recibe cada jueves las noticias más importantes del sector en tu buzón de correo electrónico

Tus datos están seguros con nosotros