Los operadores deben buscar una palabra que suplante a “ilimitado” para sus planes más completos

El término ilimitado es definido como un adjetivo utilizado para aquello que “no tiene límites” por la Real Academia Española (RAE). La referencia es simple y seguramente llegue a la misma conclusión, o una parecida, cualquier persona a la que se le pregunte cómo definiría esa palabra. Si todo parece tan claro ¿por qué los operadores hablan de ilimitados al referirse a planes para los que sí existen límites? El tema encontró varios escenarios en Latinoamérica y ahora Colombia funciona como caso para analizar, otra vez, la cuestión.

El problema no está tanto en por qué los operadores eligen la palabra “ilimitado” para promocionar planes que presentan restricciones pues aún sin extenderse mucho en el análisis se podría indicar que lo hacen para generar ilusión en el usuario o tal vez simplemente porque sus competidores llaman de la misma manera a propuestas similares. En una búsqueda un poco más profunda, podría agregarse que las ofertas bajo esta denominación son “prácticamente ilimitadas” o con franquicias que difícilmente sean alcanzadas por un usuario promedio.

La situación, en tanto, si debe estar en el radar de quienes se ocupan de las buenas prácticas en telecomunicaciones. Aquí entran en juego cuestiones como publicidad engañosa y derechos de los consumidores a conocer a ciencia cierta los pormenores del vínculo que los une con su proveedor de servicios. Después podrán entrar en la discusión las mejores prácticas para contrarrestar la situación, ya que el daño está hecho una vez que el usuario contrato un plan “ilimitado” que en realidad era casi ilimitado, prácticamente ilimitado o amplío pero con algunas restricciones.

Es en este contexto que la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) de Colombia emitió en los últimos días la resolución 42.658, en la que instó al operador local Avantel a cesar de la difusión de todas y cada una de las piezas publicitarias relacionadas con su estrategia comercial Noches Ilimitadas y Datos Ilimitados en 4G. Esto porque entiende que el operador “informa planes sin restricciones pero advierte que una vez que el consumo sea considerado excesivo o irrazonable, se iniciarán los controles de fraude necesarios para contrarrestar cualquier tipo de riesgo que pueda afectar la seguridad o prestación del servicio”.

Avantel ya respondió, a través de su presidente Ignacio Román. El ejecutivo dijo que “se están mezclando dos ofertas y se está confundiendo un tema de política de uso justo que es general de la compañía con partes comerciales”. Por eso ahora preguntó si deben ser más explícitos o dar más claridad en las campañas publicitarias, añadió en declaraciones tomadas por el portal local La República. “Son ilimitados porque son de 5 Mbps por segundo y 4G, por lo que cumple con los parámetros de la legislación vigente para considerarse de esa manera”, amplió.

No es la primera vez que el tema toca las puertas en Colombia. Antes la propia SIC había actuado contra Tigo, filial local de Millicom, porque en septiembre de 2018 lanzó planes que decía ilimitados pero a los que se aplicaba una reducción de velocidad tras consumir cierta cantidad de datos. Lo mismo corrió para Movistar por las propuestas presentadas como ilimitadas en las que aplicaban restricciones para datos. Se tomaron, en tanto, recaudos para que Claro ofrezca más detalles a los usuarios en ofertas comerciales en las que se advirtió el uso indebido de ese término.

Aunque es un caso más, la situación pone de malas a un Avantel que en los últimos meses no ha tenido buenas noticias. La empresa no recibió prórroga para hacer uso del roaming automático nacional al que accedió hace unos años como entrante, situación que utilizaba para acceder a redes de terceros en sitios en los que no tiene cobertura. Encima el tema genera tensión con sus rivales, que le reclaman 20.000 millones de pesos (5,9 millones de dólares), según reportó el mismo medio. En un lustro de participación el operador cosechó algo más de dos millones de usuarios, menos incluso que el MVNO Virgin Mobile y una décima parte de los que tiene Claro.

El caso local que ahora afecta a Avantel y antes a sus competidores sobre el uso de la palabra ilimitado también se reflejo en otros mercados. El Organismo Supervisor de la Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel) instó a los operadores peruanos a suspender y luego corregir las propuestas comerciales que incluían la palabra en 2017 mientras que en Chile aplicó lo mismo para Claro, Entel, Movistar, Wom y Virgin Mobile, en ese caso por decisión de la Subsecretaria de Telecomunicaciones (Subtel) en el segundo trimestre de 2018.

Así las cosas, la competencia y la demanda de los consumidores se presentan como causa y efecto de planes renovados y con tendencia a la baja en el precio en Latinoamérica. La situación lleva al extremo a los operadores que buscan nuevas y mejores herramientas para competir, en mercados altamente saturados en los que la portabilidad aparece como un elemento clave para ganar usuarios. En todo este análisis aparece la palabra ilimitado aún cuando las propuestas tienen restricciones. Deberán estar atentos los consumidores y las entidades a cargo del orden, mientras que los operadores tendrán que seguir trabajando para encontrar una palabra que advierta los beneficios sin dobles fondos o bien atenerse a las consecuencias.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.