Algar apuesta a desagregar sus negocios de telecomunicaciones e IT para mejorar su gestión

Algar celebró que el Consejo Director de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) le haya otorgado aprobación previa para la realización de la escisión de su negocio Algar TI Consultoría, conocida por Algar Tech, que seguirá igualmente bajo su control. El objetivo, dijo, es “desagregar dos segmentos bien distintos, los servicios de telecomunicaciones y los de gestión de procesos de negocios, permitiendo un mejor entendimiento y acompañamiento de cada uno de esos mercados”.

Esta aprobación previa es un paso relevante pero no debe ser tomado como el inicio de la implementación o ejecución de este proceso, resaltó la compañía. “La operación podrá ser implementada a conveniencia de la compañía, después de su liberación de sus órganos y, según el caso, tras la observación y cumplimiento de formalidades y requisitos legales necesarios”, agregó en un comunicado. Añadió que cualquier movimiento será puesto a conocimiento del público.

Se han visto movimientos similares en Brasil en el último tiempo, en cambios que respondieron a la venta de activos. En este sentido, el paso de Algar, si finalmente se concreta, podría verse como una buena forma de acomodar sus negocios para poder evaluar de forma más eficiente la eventual enajenación de alguno de sus segmentos. Esto en un contexto competitivo en telecomunicaciones y en el marco de un mercado brasileño que tiende a la consolidación.

Resulta complejo en Brasil mantener negocios que no estén directamente asociados a telecomunicaciones para las empresas con presencia en el sector. La Compañía Paranaense de Energía (Copel), por ejemplo, anunció que pondrá a la venta su segmento de telecomunicaciones por considerarlo activo no estratégico. Están en curso las negociaciones por las concesiones de Sercomtel y antes salieron del mercado la Compañía Energética de Minas Gerais (Cemig) y Porto Seguro, con argumentos parecidos a los que esgrimió la firma paranaense.

Los cambios estructurales en Algar se dieron con más énfasis desde 2018, cuando se confirmó que Archy LCC, una afiliada del Fondo Soberano de Singapur, ingresaría como accionista en la compañía con el 25 por ciento del capital social y votante. Este movimiento se completó a través de un aumento de capital con nuevas acciones y la compra de papeles ya existentes en una operación valuada en unos 1.000 millones de reales (hoy 240 millones de dólares).

Después de eso hubo otras jugadas, como aumentos de capital, esto casi en paralelo con la noticia de que Algar Telecom fue una de las firmas que se quedó con activos de Cemig Telecom –la otra fue American Tower–. Ese movimiento le sirvió como parte del principal objetivo que la compañía se propuso para 2019: la expansión geográfica. Logró, por ejemplo, ampliar su presencia en el nordeste del país y cuadriplicar hasta 1.200 los kilómetros de fibra óptica desplegados en el sur de Minas Gerais.

La firma generó ingresos brutos por 913,7 millones de reales (220 millones de dólares) en el segundo trimestre de 2019. De ellos, 680,9 millones de reales (164 millones de dólares), el 74,5 por ciento, fueron aportados por el negocio de las telecomunicaciones, apartado que aumentó su facturación 2,3 por ciento anual, y el 25,5 por ciento restante por el segmento Tech, cuyas ventas se redujeron en el orden del cuatro por ciento en los últimos 12 meses.

Siguiendo esas cuentas, se puede indicar que el segmento de telecomunicaciones se mantiene como principal foco de la compañía y esto se observa en los ingresos pero más aún en las inversiones. Entre abril y junio la compañía desembolsó en Brasil unos 175 millones de reales (75 millones de dólares) y el 90 por ciento de ellos se destinó a la expansión de redes y clientes mientras que el siete por ciento fue para mantenimiento de la operación y solo el tres por ciento restante a la gestión TI. “El mayor volumen fue direccionado a Algar Fibra”, agregó por entonces la compañía.

En telecomunicaciones, la firma maneja una cartera en 114.430 clientes corporativos, la mayoría de los cuales son pequeñas empresas. En el segmento B2C cuenta con 1,3 millones de usuarios de telefonía móvil, tiene 711.000 abonados al servicio de telefonía fija, 558.000 de Internet fijo y 76.000 suscriptores a televisión paga. En ninguno de los servicios tradicionales es parte del podio entre los proveedores y sólo en telefonía fija aparece en cuarta posición. Es quinto en banda ancha y televisión paga y quedará en esa posición en telefonía móvil recién cuando se complete la compra de Nextel por parte de Claro.

Entonces, en un contexto de consolidación y con algunos problemas en telecomunicaciones para competir y en TI para dar vuelta la caída en ingresos, Algar se propone la escisión para un mejor manejo de activos. Tiene motivos para buscar alternativas pues su deuda creció 20 por ciento en la primera mitad de 2019 hasta 2.295 millones de reales (552 millones de dólares). Mientras en los hechos se ven movimientos, en los dichos la firma parece confiada en mantenerse activo con la fibra como elemento y el segmento corporativo como nicho a explotar.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.