La portabilidad respetó el orden del mercado móvil también en Bolivia

La portabilidad numérica móvil fue implementada en octubre de 2018 en Bolivia y, en su primer año de funcionamiento, demostró ser reflejo de la realidad del mercado celular local. Más de la mitad de los usuarios que cambiaron de operador manteniendo el número terminaron en manos del líder, la estatal Entel, tal como se percibía en mediciones anteriores.

La discusión por la portabilidad en Bolivia tardó más que en otros países, entre otras cuestiones por quejas de los operadores ante el costo que suponía poner en marcha en sistema. El debate demoró unos seis años, lo que trajo como consecuencia que la portabilidad se presente en el país diez años después que en Brasil y siete años más tarde que en Chile, por citar algunos ejemplos.

Aunque el plazo de análisis fue mayor que en otros sitios no fue suficiente, al menos por ahora, para que la posibilidad de cambiar el proveedor manteniendo el número también aplique para usuarios locales de telefonía fija. Sí sirvió, en tanto, para que desde el comienzo el plazo máximo para aplicarse sea de 24 horas, algo que en otros casos quedó para una segunda etapa.

Pero aunque se haya presentado recién en 2018, los movimientos registrados en Bolivia son parte de un patrón en Latinoamérica: en los mercados en los que hay un claro líder, la portabilidad tiende a favorecer a ese líder. Se observa lo mismo en México, donde Telcel concentra la mayor parte de las líneas que migraron. Mientras tanto, en sitios donde hay más competencia, como en Chile o Perú, los movimientos de portabilidad son más dinámicos.

En cifras, la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) registró 133.000 cambios de operador en Bolivia en un año.  El 88 por ciento de los migrantes fueron prepagos y el 12 por ciento restante pospago. En tanto, La Paz fue el departamento que más cambios cosechó, con casi un 34 por ciento sobre el total registrado, añadió el portal local Los Tiempos.

Entel recibió el 55,6 por ciento de las líneas que cambiaron de operador, Tigo el 33,7 por ciento y Viva el 10,6 por ciento. El orden del podio es exactamente el mismo que el del mercado móvil. Aunque el regulador no ofrece cifras oficiales, Millicom asegura contar con exactamente un tercio del segmento celular mientras que Viva habla de una participación del 20 por ciento a 2018, por lo que el 47 por ciento restante quedaría en manos de la estatal.

En esta contexto, la portabilidad numérica en Bolivia fue menos explosiva que en otros países de Latinoamérica, en cuanto a cantidad de líneas portadas en un año, pero sirvió como un nuevo ejemplo de que sus resultados reflejan el comportamiento de los mercados. En el país, más de cinco de cada 10 que migraron lo hicieron a Entel y casi cinco de cada 10 escogen a la estatal como su proveedor de servicios: portabilidad, reflejo del mercado también en Bolivia. ¿Será la costumbre?

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.