¿Es la recuperación del mercado de smartphones un signo de una nueva ola de crecimiento?

La noticia al cierre de septiembre, seguramente, ha traído alguna que otra sonrisa. La curva volvió a demostrar una tendencia al alza, tras dos años de contracción. Strategy Analytics asegura que el crecimiento es del dos por ciento con respecto al año anterior.

Estamos hablando del mercado de teléfonos inteligentes, un segmento que venía sufriendo por la falta de innovación, una tasa de recambio que se ralentizaba, la contracción económica mundial y, como si fuera poco, la batalla entre los Estados Unidos y China. Lejos de los crecimientos exponenciales registrados en 2016 y 2017, el segmento viene de años difíciles, en dónde los únicos que parecían llegar con buenas noticias eran los fabricantes chinos.

En los últimos años, los dispositivos orientales fueron escalando en participación —hoy la mitad del mercado de smartphones está controlado por Samsung, Huawei y Apple, un escenario que no se podía imaginar años atrás— y ni siquiera la guerra iniciada por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump parece ser suficiente para frenar esta tendencia. Si bien existe incertidumbre por cómo quedará la cadena de valor de los teléfonos móviles, las perspectivas indican que Huawei y sus pares chinos mantendrán el ritmo de crecimiento, a pesar de una baja en las ventas fuera de China. Su país de origen, como era esperable, le permite mantenerse en los primeros puestos del mercado global.

Al cierre de septiembre de 2019, Strategy Analytics contabilizaba envíos de dispositivos móviles inteligentes por 366,3 millones de unidades contra 359,8 millones registradas en el mismo período del año anterior. Counterpoint Research, en tanto, verifica un crecimiento mucho más conservador y habla únicamente de “signos de recuperación”. La compañía señala un mercado más estable, pero igual en crecimiento, con 380 millones de unidades comercializadas frente a las 379,8 millones registradas en el mismo período del año anterior.

Las diferencias pueden verse en los números que publica cada consultora, pero no en la esencia: el mercado de smartphones logró expandirse, por primera vez en mucho tiempo.

Las causas de esta recuperación son múltiples. Por un lado, se verifican mejoras en la oferta comercial y los canales, nuevos dispositivos que empujan la demanda y un aumento de las ventas en países como India y China, que movieron la aguja hacia arriba.

En parte, este crecimiento se explica por el despliegue de 5G en China, que ha empujado el recambio de dispositivos. “Esto debería catalizar la baja demanda de smartphones que se ha registrado en los últimos años y profundizar la tendencia de precios al alza”, señala Peter Richardson, director de Investigación de Counterpoint Research. La consultora apunta que los smartphones 5G ya alcanzan el dos por ciento del mercado móvil para el tercer trimestre de 2019, un crecimiento del 200 por ciento global.

IDC, en tanto, estima que el próximo año —cuando se espera que la 5G pueda pasar de la etapa de despliegues iniciales— el mercado de smartphones 5G avanzará un 8,9 por ciento, alcanzando 123,5 millones de dispositivos comercializados. Esto crecerá hasta 28,1 por ciento del total de envíos de smartphones para 2023. Meses atrás, IHS subrayaba que los envíos globales de teléfonos inteligentes 5G alcanzarán 424,5 millones de unidades en 2023. Sin embargo serán de apenas 9,5 millones en 2019 y 73,7 millones en 2020, un año después del lanzamiento —esta consultora todavía parece ser más conservadora que IDC en sus proyecciones sobre smartphones 5G—.

Existe, en general, una cierta confianza sobre cómo la 5G empujará la demanda de dispositivos. Sin embargo, debe destacarse que el verdadero impacto de 5G no debería estar ni en los smartphones ni en el usuario final sino en los dispositivos IoT, que sí deberían tener un ritmo de crecimiento acelerado y podrían convertirse en “los smartphones de la nueva generación móvil”. El despliegue de 5G, si bien impulsará las ventas de teléfonos inteligentes, no será suficiente para apuntalar un mercado maduro. Incluso, tanto IHS como IDC parecen calcular que las perspectivas, si bien favorables —especialmente para un mercado que viene de una contracción fuerte—, son menores a las que tuvo el mismo mercado cuando se lanzó LTE una década atrás. Para Counterpoint Research, en tanto, los smartphones 5G crecerán de forma más rápida que 5G impulsado, fundamentalmente, por China.

Es cierto que la próxima generación móvil impulsará un recambio de equipos —más si los operadores continúan vendiendo a la 5G como una tecnología de mayor velocidad— pero la realidad es que, aunque los smartphones 5G puedan alcanzar crecimientos exponenciales en los próximos años, el mercado de teléfonos inteligentes parece haber alcanzado un punto de saturación.

No obstante, la cercanía a las festividades del tercer y cuarto trimestre ayudan a pensar en un mercado con buenas perspectivas para el cierre del año y todo 2020, cuando se comenzará a ver el mayor impacto de la 5G. IDC pronostica que toda la segunda mitad del 2019 mostrará signos positivos, continuando una senda de crecimiento hacia 2020 dónde se espera una recuperación del 1,6 por ciento. Sin embargo, el cierre de 2019 resultará en una baja del 2,2 por ciento anual, lo que significará el tercer año de contracción global.

En los próximos tres años, en tanto, IDC pronostica una recuperación del mercado, aunque mucho más lento de lo que se estaba acostumbrado, al alcanzar un CAGR del 1,1 por ciento anual. De esta forma, el mercado alcanzará un volumen de 1.484 millones para 2023, cifra apenas por debajo a la registrada a finales de 2017 y 2016, cuando el mercado todavía podía hablar de récord en ventas. Counterpoint Research, en tanto, proyecta un crecimiento compuesto anual del 2,65 por ciento hasta el 2022.

IDC, con lógica, espera un crecimiento más lento del mercado debido a las altas tasas de penetración de smartphones que se verifican en Estados Unidos, China y Europa Occidental. En tanto, Tina Lu, experta de Counterpoint Research señala que “Medio Oriente y África, India y Asia Pacífico (excluyendo China, India y Japón) son las regiones que más van a crecer porque los mercados todavía no están saturados”.

“El gran cambio en nuestras predicciones para 5G es que esperamos un decrecimiento en los valores de venta de los dispositivos, particularmente en China”, indicó IDC. Y esto ya se verifica con los precios de lanzamiento del último iPhone que, aunque no tiene 5G, ya muestra que el mercado no puede seguir aumentando precios sino genera una innovación real.

El crecimiento del mercado de smartphones puede ser una buena noticia, pero no un signo de cambio de época. La industria parece haber llegado a un espacio de saturación y el crecimiento, ahora, tendrá más que ver con la capacidad que tengan los fabricantes y los canales de impulsar las ventas, ya sea por innovación o por estrategias comerciales. Para los operadores, en tanto, los smartphones ya tienen que dejar de verse como un objetivo. El mundo hoy se mueve hacia IoT y el futuro del smartphone —ese dispositivo que revolucionó las ventas, la conectividad y los negocios— no será un smartphone.

ESTADÍSTICAS

¿Quieres saber más? Visita nuestra sección Estadísticas

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.