Google busca otra vez a los operadores con foco en crecer en edge computing y crear “el próximo Android”

No es la primera vez que Google se mete en el mercado de telecomunicaciones. La primera vez fue hace algunos años, cuando empezó a impulsar RCS, en una estrategia que ha logrado dar algunos pasos firmes, pero que está llevando más tiempo de lo previsto. Ahora, el foco está puesto en ser el aliado en la transformación hacia la digitalización y el cloud, un camino que los operadores parecen estar obligados a transitar.

“Sabemos que las compañías de telecomunicaciones continuamente están afrontando presiones para transformase digitalmente. No solo hay avances tecnológicos rápidos que están creando disrupciones en la industria —el 5G y nuevos negocios basados en la red— sino que también los nuevos dispositivos y las aplicaciones han subido las expectativas de los consumidores”, indicó la compañía como un diagnóstico de las telecomunicaciones.

Lejos de las primeras reacciones que mostraban una guerra feroz entre telecomunicaciones y OTTs, ambos lados empezaron a limar asperezas y hoy se encuentran haciendo múltiples negocios en conjunto.

Google inició con RCS el camino de acercarse a los operadores como una forma de potenciar su propio negocio. La compañía se vio opacada por el éxito de otras plataformas como WhatsApp (hoy en manos de Facebook) o incluso Telegram, y sus servicios de mensajería y voz se vieron relegados en el mercado. Por eso, quizás, buscó en RCS la fórmula para potenciar la mensajería en Android, el sistema operativo móvil por excelencia, medido en términos de participación de mercado.

La nube de Google es posiblemente la menos desarrollada en términos de negocio empresariales. La compañía es líder en correo electrónico y usuarios finales pero todavía le queda algo de camino por recorrer en el sector empresarial. Del otro lado Amazon, con su servicio AWS, es la principal compañía entre los grandes jugadores de la nube mientras que Microsoft ha venido escalando rápidamente con su servicio Azure.

Quizás por esta razón que Google vuelve a buscar a los operadores como una forma de potenciar su negocio en la nube. Si bien es distinta la estrategia, no se debe olvidar que Microsoft también ha buscado a los operadores como una forma de potenciar su nube en un contexto en el que, inevitablemente, los clientes empresariales están tendiendo al multicloud.

Por su demanda de digitalización, además, las telecomunicaciones parecen ser un complemento perfecto para las ansias de crecimiento de Google.

De acuerdo con un comunicado divulgado por la empresa estadounidense, Google Cloud se focalizará en tres áreas estratégicas para dar soporte a las compañías de telecomunicaciones:

  • Monetización de 5G como una plataforma de servicios
  • Mejora en la retención de clientes con experiencias basadas en datos
  • Asistencia en la mejora de eficiencias operacionales bajo sus sistemas core

En este sentido, Google anunció su estrategia Global Mobile Edge Cloud (GMEC), que permitirá entregar un portafolio y tienda para soluciones 5G en conjunto con las empresas de telecomunicaciones. Se trata de una plataforma abierta para desarrollar aplicaciones centradas en la red y distribuidas alrededor de un borde de computación distribuido.

La compañía anunció una colaboración con AT&T para que sus clientes empresariales puedan combinar la tecnología cloud de Google con la conectividad de AT&T en el borde de la red. Este anuncio se suma al que el operador estadounidense tenía con Microsoft para servicios de edge computing.

Además, Google anunció que se están testeando un portafolio de soluciones de computación en el borde de la red y 5G para industrias de consumo masivo, manufactura y transporte. El plan es poder combinar tecnologías como la red de AT&T con computación en la nube, Google Cloud, AI/ML y Kubernetes, entre otros.

En este sentido, Google también anunció Anthos para Telecomunicaciones, una plataforma basada en Kubernetes que permite llevar la plataforma en la nube de Anthos al borde de la red, permitiendo a las empresas de telecomunicaciones correr sus aplicaciones dónde les parezca más adecuado. “Al igual que Android provee una plataforma abierta para aplicaciones centradas en móviles, Anthos proveerá una plataforma similar para aplicaciones centradas en la red”. La frase no es inocente: Google parece querer alcanzar el mismo protagonismo que tiene en el mundo móvil —lidera el mercado de sistemas operativos con más del 85 por ciento de participación— pero en el área de plataformas para aplicaciones basadas en servicios de red, la próxima gran revolución que promete la quinta generación y el edge computing.

Asimismo, la compañía espera que Google Cloud pueda alcanzar acuerdos con operadores de telecomunicaciones para habilitar un borde de red distribuido iluminando locaciones en el borde de la red que ya estén desplegadas.

Sin embargo, el interés de Google no se limita al borde de la red sino que, más bien, se extiende desde el núcleo hasta ella. La compañía también apunta a ofrecerle a los operadores su plataforma de analíticas y aprendizaje automático para que los operadores sean capaces de almacenar, procesar y analizar datos en tiempo real, construyendo modelos de personalización por encima de estos datos. Uno de los primeros clientes de esta solución es Vodafone y Wind Tre.

Además, Google está buscando aprovechar el movimiento hacia la nube para almacenar en su plataforma de cloud los sistemas de soporte de operaciones (OSS) y de negocio (BSS), además de las funciones de red que serán virtualizadas y cloudificadas. “Esto permitirá ofrecer a los clientes una plataforma basada en cloud que reduce los costos y mejora la eficiencia de IT, a medida que se virtualizan las funciones de red y el núcleo de las redes de telecomunicaciones”, señala la compañía.

Google ya tiene dos socios en este camino. El primer acuerdo permite correr todo el portafolio de Amdocs en la nube de Google, entregando analíticas de datos, ingeniería para la fidelidad y soluciones de borde 5G. El primer cliente de esta asociación es Altice en los Estados Unidos.

El segundo contrato es con Netcracker, que permitirá desplegar todo su stack de OSS/BSS digital y orquestación sobre Google Cloud. Así, afirman que los proveedores de servicio serán capaces de escalar y comprar aplicaciones de misión crítica para IT bajo demanda, con acceso ilimitado a los recursos de Google.

Google apunta todas las fichas a ganar protagonismo en un mercado en el que no no tiene demasiada participación. Para ello, busca asociarse con operadores con una propuesta que intenta ser de ganar-ganar. El objetivo es que de toda esta estrategia la compañía logre “el próximo Android”, es decir, se convierta en la plataforma de base que permita apalancar a todo el sector. Así como Android logró ser la plataforma que impulsó la penetración de teléfonos inteligentes en el mercado, Google Cloud espera ser el artífice de la digitalización y el edge computing en el sector de telecomunicaciones. El código abierto y los operadores, si se suman a la cruzada, son sus aliados.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.