Digicel expone problemas económicos y de adaptación en su pedido de quiebra

Han sonado de nuevo las campanas guardadas para cuando hay pedidos de quiebra en la industria de telecomunicaciones. Ya sonó algunas veces en los últimos meses, con Intelsat como protagonista en la última de ellas. Está vez el que aparece en los títulos es Digicel Group, que pidió en Nueva York declarar la bancarrota acogiéndose al capítulo 15 de las leyes vigentes para estos casos. Ese apartado permite reconocer los procedimientos de bancarrota en el extranjero.

Según The Washington Post, se programó una audiencia para revisar el caso en junio. La empresa está registrada en Bermuda y tiene sede central en Jamaica. Desde sus oficinas brinda servicios a 32 mercados entre los que figuran varios de Centroamérica y el Caribe. Como resulta habitual en estos casos, la compañía comunicó que las circunstancias no generaran cambios en sus actividades, que se desarrollarán “de manera habitual”.

A principios de mayo la compañía había señalado que recortaría salarios como consecuencia del impacto del coronavirus pero, revisando un poco el caso, parece que el contexto fue solo la gota que rebalsó el vaso para el operador. Tiene niveles “insostenibles de endeudamiento” y previsión de ingresos a la baja como consecuencia de, quizás, ciertas dificultades de la compañía para encontrar nuevas vías de facturación ante las nuevas demandas.

La explicación de la empresa es la misma que suele escucharse en boca de quienes toman una decisión de este tipo. La compañía tiene una deuda cercana a 7.400 millones de dólares y busca reestructurar algo menos de un tercio de eso, 2.000 millones de dólares, como parte de un acuerdo con sus accionistas. Así lo argumentaron sus autoridades, deslizando que la reestructuración se volvió una urgencia y por eso se iniciaron los trámites correspondientes.

Pero hay otra parte, la que quizás puede servir como ejemplo a considerar por el resto de la industria. Como fragmento de la explicación financiera, la firma dijo que su facturación se vio afectada por una caída significativa en los ingresos de la telefonía que no fueron soportados ni siquiera por el crecimiento en el uso de datos. Tampoco por una mejor performance de televisión y banda ancha. En otras palabras, los servicios tradicionales no alcanzaron para mantener sus finanzas saludables.

Un informe de Victoria Mutual Wealth Managment con datos recientes de Digicel Group da nuevas pistas para entender las causas que llevaron al pedido de quiebra. Los ingresos de la compañía se comportaron a la baja desde hace al menos cuatro años y las previsiones mostraban que seguiría en el mismo camino. Entre enero y diciembre del año pasado generó 2.302 millones de dólares. Un año antes fueron 2.415 millones, en 2017 2.500 millones, en 2016 2.676 millones y antes de eso 2.794 millones.

En 2020, 2021 y 2022 las proyecciones marcaban ventas por debajo de los 2.000 millones de dólares anuales, con un Ebitda en franco descenso. El resultado de la empresa dio pérdida todos años entre 2015 y 2019 y lo mismo ocurriría, según las estimaciones, los siguientes tres años. El impacto el año pasado fue resultado, como se dijo, principalmente de la caída en el ítem voz en distintos mercados además de mayores costos de ventas, de acuerdo al mismo informe.

Digicel había puesto en marcha hace tiempo un plan 2030, un programa  de trasformación con el que buscaba “prepararse para el futuro”. El objetivo central era brindarle a sus clientes una experiencia nueva de entretenimiento y comunicación. Sus promesas fueron: poner al cliente al mando, rediseñar la organización y mejorar todas las prestaciones. Ahora el desafío es el que se reconvirtió, pues deberá hacer todo esto en un contexto particular y mientras resuelve, en paralelo, cuestiones básicas para su supervivencia.

 

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.