El contexto mantiene al segmento prepago como líder en Brasil

El covid-19 impactó y modificó la actitud de prestadores y consumidores. Así lo reflejan distintos estudios y así también se observa con claridad en el comportamiento de los patrones del segmento móvil brasileño. La modalidad pospago se perfilaba para liderar el mercado celular local —según las proyecciones lo haría en abril de este año— pero, con el contexto como principal argumento, hubo baja en el número de líneas de este tipo para prácticamente todos los prestadores. Aunque la tendencia terminará por quebrar la balanza más temprano que tarde, el caso sirve para observar el comportamiento de los usuarios en tiempos de pandemia.

La participación del segmento prepago es a abril del 50,6 por ciento, cifra superior al 50,5 por ciento informado un mes atrás. Entre febrero y marzo la participación de la modalidad había caído 0,3 puntos porcentuales mensuales y entre enero y febrero 0,6 puntos. La variación del segmento fue ahora positiva por primera vez en años como consecuencia de una baja igual de infrecuente en el número de líneas pospagos para tres de los cuatro operadores más robustos del país: Vivo perdió 262.400 líneas, Claro 30.300 y TIM 367.800. Oi, por su parte, ganó menos que habitualmente, con algo más de 3.000 incorporaciones.

El crecimiento pospago constante en el país fue consecuencia de un cúmulo de razones pero destaca entre ellas una fuerte estrategia de los prestadores para fomentar la migración hacia clientes de mayor valor y una reducción constante del segmento prepago impulsada principalmente por limpieza de bases y reglas afines a eliminar de los informes a líneas sin movimientos recientes. Bajo este contexto es que se podía afirmar que Brasil se acercaba a un equilibrio en el mercado, que posiblemente le permita en el corto plazo dar cierre al patrón que marca una caída constante en el total de líneas en funcionamiento. A abril eran 226,2 millones, con una densidad del servicio de 95,9 por ciento.

El contexto, está claro, impactó al bolsillo de los consumidores y esto se ve reflejado en un crecimiento en la participación prepago en Brasil, que aleja al menos por un rato el brindis de los operadores por el cambio definitivo. Ya lo festejaron, hace pocos meses, en Chile.  La celebración es casi simbólica porque aunque cambie el liderazgo casi la mitad seguirá siendo del bando menos rentable, pero vale si se toma en cuenta la diferencia entre uno y otro segmento. TIM, por ejemplo, indicó en su último reporte trimestral que el ARPU pospago (humano) es de 44,1 reales (8,2 dólares) contra 12,1 reales (2,2 dólares) promedio por usuario para el apartado prepago. La diferencia de facturación entre uno y otro caso es de 3,6 veces.

Si se tomara al pospago como la única modalidad en Brasil, son 111,5 millones de líneas las que entran en juego. Aquí se mantienen las posiciones del ranking general pero con la filial de Telefónica con más ventaja sobre el resto. Concentra el 39 por ciento del apartado frente al 33 por ciento registrado al tomar todas las líneas. Lo sigue de lejos Claro, con el 25,4 por ciento —sin contar un tres por ciento adicional que se le agregará por la compra de Nextel—y se ubica detrás TIM (19,3 por ciento). Oi abarca el 11,2 por ciento, casi la mitad que su cuota en la tabla general, entre otros prestadores.

Resta ahora esperar los datos de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) a mayo para poder evaluar cuándo finalmente el pospago será dominante en Brasil. Se propone serlo hace rato pero la pandemia alteró los planes de los consumidores y obligó a los prestadores a esperar un poco más a pesar de sus estrategias concentradas en clientes de mayor valor. Brindis postergado, entonces, pero no cancelado. ¿Por cuánto tiempo? Eso está por verse.

Este contenido es parte de

COVID-19

Y SU IMPACTO EN EL SECTOR DE LAS TELECOMUNICACIONES
DE LATINOAMÉRICA

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.