Telefónica encuentra su lugar en el mercado de los contenidos pero debe acelerar los tiempos de integración

Como ocurre con los seres humanos, las empresas tienen ciclos de vida y su permanencia depende de la capacidad de sus ejecutivos para mantenerla activa en un universo que atraviesa distintas etapas y contextos. Nacer, crecer y madurar pueden definirse como las tres primeras partes, luego viene el declive o la reconversión y, en el peor de los casos, la muerte. El método más eficaz para sobrevivir en el mercado de las telecomunicaciones parece ser la innovación.

Para los operadores de servicios tradicionales, la innovación pasa por varios lados y la industria tiene el complejo objetivo de ser parte de la cadena  de valor, que suma nuevos actores minuto a minuto. En este contexto, la idea de que “el contenido es el rey” se afianza como uno de los conceptos más repetidos en eventos y debates en los que se discute el futuro del sector. El usuario no ayuda a desmentir esa idea, más bien lo contrario, con el arribo a la industria de ideas como el cord-cutting y el binge-wathing (maratones de series).

Algunas empresas parecen haber encontrado el justo equilibrio entre presentar quejas ante las autoridades pidiendo reglas iguales de competencia y firmar alianzas con los enemigos contra los que resulta inútil competir. Telefónica es parte de este grupo y reafirmó su postura con la firma de un acuerdo multianual con Netflix. “El inicio de una bonita amistad”, anunciaron, como si fuera el primer capítulo de una serie que promete varias temporadas.

El acuerdo se firmó en mayo y algunas semanas después se puso como fecha tentativa de implementación diciembre de este año. El acuerdo surge de un plan más robusto, que incluye un Movistar+ renovado con nueva interfaz de usuario, más contenido propio, nuevo decodificador y un mando con control por voz a distancia. Aunque recién inicia octubre, ya se conoció el primer “tráiler” de la iniciativa con Movistar Chile señalando que sus clientes ya pueden contratar y pagar Netflix a través de su factura.

En el marco de un evento desarrollado en Londres la empresa dio un poco más de detalles de su apuesta al contenido, que se suma a otras acciones como la mayor presencia en la industria de los deportes electrónicos. Habló de una plataforma “incomparable” y un enfoque “flexible” que le permitirá aumentar su tamaño y lograr un crecimiento rentable, indicó el portal iProfesional.

La integración total de los servicios de Netflix dentro de la plataforma Movistar+ le permitirá a la empresa impulsar sus ofertas comerciales y aumentar el ARPU con una oferta mayor de servicios sin salir de su expertise. A esto se suma que, en paralelo, la empresa tramita acuerdos con otros productores de contenido para robustecer su plataforma, además de las series y programas de producción propia y derechos exclusivos para la transmisión de eventos deportivos.

Con las oportunidades en la palma de la mano, la empresa también debe superar algunas barreras y el tiempo de implementación puede convertirse en el antihéroe de esta prometedora estrategia. Los siete meses que pasarán entre el anuncio de acuerdo entre Telefónica y Netflix y su ejecución parecen demasiado tiempo para la inmediatez que demanda el mercado. La empresa tendrá que trabajar en agilizar la integración de terceros para llegar al usuario con mejor contenido en el tiempo y forma que exige su consumidor, para darle “una oferta que no podrá rechazar”.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.