Perú busca en el Banco Mundial la respuesta a qué hacer con su Red Dorsal

La Red Dorsal ha sido hasta ahora de esos remedios que traen más problemas que la enfermedad en Perú. Malos pronósticos y falta de acuerdo entre el brazo público y el privado hizo que este proyecto haya sido considerado un elefante blanco por los más críticos. Las autoridades buscan soluciones rápidas y concretas para poder dar vuelta la situación. No las encontró puertas adentro y ahora suma al Banco Mundial como su doctor Watson para resolver el complejo caso.

El proyecto inició hace cuatro años tras un acuerdo entre el Estado y Azteca para desplegar 13.500 kilómetros de fibra óptica. Cuando se adjudicó la iniciativa no se contempló el avance de la competencia ni nuevos tecnologías, lo que llevó a que hoy la red esté subutilizada. Perú propuso al privado una adenda al contrato por la que se incluiría el concepto de flexibilidad tarifaria pero Azteca dijo que no y volvió a encender el debate.

En el medio el Organismo Supervisor de la Inversión Privada (Osiptel) intentó explicar en el Congreso los motivos que llevaron a que el proyecto no se desarrolle como se esperaba. Le respondieron con dureza. ¿Vale la pena seguir invirtiendo en eso o es desperdiciar fondos públicos? ¿Acaso no es suficiente argumento el hecho de que la red este hoy captando el 16 por ciento del tráfico esperado?, se preguntaron algunos funcionarios. Otro punto de discusión son los 21 proyectos regionales que dependen de la Red Dorsal y que ya han comenzado a ser desplegados pero también con retrasos y problemas.

En este contexto es que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) firmó un acuerdo con el Banco Mundial, que formalmente servirá para “mejorar la gestión de banda ancha, en particular de la Red Dorsal y las redes regionales”. Para ello, expertos de la entidad internacional se reunieron en las últimas horas con actores vinculados a las iniciativas regionales y otras entidades del sector.

A partir de eso, se elaborará un diagnóstico de la situación y el Banco Mundial propondrá “medidas que hagan a estos proyectos más eficientes, sostenibles, con mayor valor para los ciudadanos y de forma tal que reduzcan la brecha digital”. El análisis incluirá cuestiones técnicas, legales, regulatorias y económicas. Habrá un primer informe final en la primera quincena de enero.

¿Tendrá el Banco Mundial la respuesta que espera Perú para poner a rodar nuevas estrategias que le permitan hablar con orgullo de su cuestionada Red Dorsal? ¿Podrá un organismo internacional romper las barreras que convirtieron al proyecto en una especie de elefante blanco? Se abren más preguntas pero al menos son distintas a las que hoy ponen a las autoridades peruanas en el ojo de la tormenta y con pronóstico reservado.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.