Cuba terminó primera etapa de pruebas 4G y enfrentará los problemas propios de su retraso

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) prefirió no poner adjetivos a la primera etapa de pruebas 4G que se llevó a cabo en las últimas semanas en sitios de La Habana y Varadero. Tal como se esperaba, se monitoreó el desempeño de la red con una congestión de 10.000 usuarios que probaron la tecnología desde el siete de marzo pasado, señaló Cuba Debate.

Las ventajas del retraso de las que habitualmente se habla al analizar la posición de Latinoamérica frente a bloques más desarrollados no parecen haber servido demasiado a Cuba en lo referente a su plan de Internet móvil. La compañía estatal demoró un año desde que anunció hasta que se hizo realidad 3G en la isla y quizás sea ese mismo tiempo que le lleve cambiar de generación.

Las desventajas, en tanto, entran en un listado un poco más extenso: desconocimiento de los usuarios de las ventajas que representa la conectividad, precios elevados para acceder y conflictos en la provisión de servicios básicos durante los trabajos de instalación de infraestructura para móviles fueron algunos de los inconvenientes experimentados en el último tiempo en la isla. Eso fue para 3G y la migración a LTE seguramente proponga desafíos similares.

En enero la compañía estatal dijo que utilizaron el servicio de Internet a través de sus móviles un total de 1,8 millones de cubanos, lo equivalente a uno de cada seis. La cifra no está mal fuera de contexto pero pierde color si se tiene en cuenta que Cuba permanece en los puestos más bajos de conectividad en la región y el salto a 3G en 2018 no se logró desde el trampolín de los éxitos justamente.

A la fecha, acceder a 4GB por 30 días le cuesta a los usuarios 30 dólares, que es prácticamente lo mismo que el salario medio local. Todavía no se conocen detalles de las propuestas previstas para 4G pero si la idea de los precios se mantiene en ese nivel, el lanzamiento de esa tecnología difícilmente traiga consigo mejoras significativas en una Cuba con serias necesidades. Si con la puesta en marcha de 3G hubo quejas de usuarios 2G, ¿qué quedará para lo que viene?

Sin siquiera involucrarse en el conflicto por la cantidad de dispositivos compatibles con la nueva generación que recién ahora está poniendo a punto la compañía, las pruebas 4G desentonan con las expectativas de una región que se prepara para 5G. Al menos cinco países ya presentaron su hoja de ruta o pusieron fecha para procesos de licitación de espectro. Uruguay, incluso, anunció la primera red comercial en esta parte del mundo.

Una mezcla de información oficial y revisión de planes por país hacen suponer que la migración a 5G llevará menos tiempo que otras tecnologías. Con esa premisa, acompañada con una alta penetración de smartphones, se espera que el ocho por ciento de las conexiones móviles en Latinoamérica sean 5G para 2025. México y Brasil aparecen como posibles líderes de la región y de Cuba se espera, a contramano, uno de los peores índices de adopción de teléfonos inteligentes.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

¡Suscríbete a nuestro newsletter semanal!

Únete a una comunidad de más de 16.000 profesionales del sector de las telecomunicaciones y recibe cada jueves las noticias más importantes del sector en tu buzón de correo electrónico

Tus datos están seguros con nosotros