La estatal ecuatoriana CNT podrá ser concesionada en 2020

La Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), operador estatal que brinda servicios en Ecuador, podrá ser concesionada en 2020. La opción se venía barajando hace tiempo pero ahora ya se abrió la primera de las tres etapas en la que se dividirá el proceso para definir el futuro de la compañía.  La decisión final estará a cargo del gobierno, indicó su gerente General, Martha Moncayo, en diálogo con el medio local La Hora.

Dos semanas atrás, el operador convocó oficialmente a concurso para la contratación de una banca de inversión que “preste servicio de asesoramiento en la determinación e implementación de un esquema de negocio empresarial y selección de un operador privado temporal para la empresa pública”. Se hizo invitación a diez empresas internacionales y la mitad de ellas emitió comentarios que serán respondidos por la empresa antes de que termine octubre.

La firma que resulte adjudicataria, con lo que se terminará la fase uno, “tendrá el deber de identificar una estructura jurídica y financiera que priorice la gestión temporal de los activos de la CNT, por medio de un operador privado”. En la fase dos se encargará del análisis y valoración de la empresa y de recomendar un modelo de negocio que permite su sostenibilidad. Para esto tendrá 180 días desde la firma del contrato. En la tercera etapa, en tanto, se estructurará el proceso competitivo para ejecutar el plan seleccionado.

La propia CNT explica en un comunicado que “la decisión de avanzar en la definición de un nuevo esquema de negocio es indispensable para garantizar la viabilidad de la empresa, mejorando sus indicadores de gestión y asegurando su operación en el medio y largo plazo”. En otras palabras, se puede indicar que la firma ecuatoriana no pudo escapar a las dificultades que tienen las estatales de Latinoamérica para mantener su salud en un marco de fuerte competencia con privados y problemas financieros por la necesidad del Estado de atender otros frentes.

De hecho, el gobierno tiene previsto ahorrar 14,6 millones de dólares de presupuesto asignado al operador de telecomunicaciones para 2020 como consecuencia de un plan de austeridad que incluyó una reestructuración con eliminación de cargos, desvinculación de empleados y hasta retiro de planes comerciales, detalló el mismo medio. Este plan resulta similar al que se aplicó para Hondutel en Honduras, que funcionó por un tiempo pero trajo más problemas que antes cuando la competencia aumentó y los empleados despedidos empezaron a ganar juicios contra la estatal.

La respuesta a por qué el gobierno no optó directamente por la venta del operador estatal es meramente técnica. El marco legal local establece que las telecomunicaciones son un sector estratégico y el Estado debe crear empresas públicas para la prestación de servicios. Por eso nació la Corporación Nacional de Telecomunicaciones y esa misma premisa es la que parece volver imposible, o al menos más que compleja, la opción de venderla a privados.

Según datos oficiales de la Agencia de Regulación y Control de las Teleomunicaciones (Arcotel), CNT participa de los cuatro servicios tradicionales de Ecuador y es líder en telefonía fija, con una participación de 84 por ciento, y de Internet fijo, con el 46 por ciento de cuota de mercado. También participa de televisión paga, segmento en el que se ubica segundo con 353.543 suscriptores y cierra el podio el servicio móvil, con un 19 por ciento.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.