En Europa ya están pensando en el fin del cobre

Esta semana se conoció que British Telecom (BT) está evaluando un apagón de su red de cobre para 2027. Otro incumbente, Telefónica en España, en tanto, anunciaba a mediados de 2018 que apagaría una central de cobre por día con el objetivo de eliminar por completo esa tecnología para 2020 y convertirse en el primer operador en ser “libre de cobre”. Sin entrar en detalles, también Francia se sumaba a esta tarea con el apagón de la telefonía fija en ese país.

En el pasado nos hemos ocupado del apagón de 2G pero, ¿qué tan cerca estamos en América Latina de un apagón de las redes de cobre?

Para poder empezar a aventurar una respuesta para nuestra región, primero hace falta entender estos dos casos europeos. En España, por ejemplo, el caso es el de un operador incumbente que ha invertido fuertemente en extender la capilaridad de su fibra y en un regulador que puso las condiciones para que el país sea uno de los pioneros en el desarrollo de fibra óptica al hogar (FTTH). Tal es así que, al cierre de junio de 2019, España contaba con 9,4 millones de líneas de fibra al hogar, con una participación del 44,2 por ciento de Movistar. Las líneas DSL, en tanto, siguen en descenso y hoy apenas rozan los tres millones. En la comparación interanual, la fibra óptica al hogar aumentó en 1,8 millones de líneas, frente a la pérdida de 1,3 millones de la tecnología DSL. Telefónica anunciaba que comenzaría el “apagón” de cobre cuando casi la mitad del mercado de ese entonces ya había adoptado la tecnología.

En el caso del Reino Unido la situación es algo distinta porque el cobre ha tenido relevancia porque allí se aprovecharon tecnologías como G.fast para poder mejorar el servicio que se ofrece a los clientes sin necesidad de reconvertir toda la red en fibra. Mientras que en España la fibra es, en su mayor parte FTTH, en el Reino Unido parece haber más fibra hasta el gabinete (FTTC). A finales de 2018, este tipo de conexiones habían superado por primera vez al ADLS tradicional, con el 59 por ciento del mercado de líneas de banda ancha fija. Sin embargo, en términos de fibra al hogar, el país está algo desfasado, con únicamente ocho por ciento de las casas con capacidad de recibir servicios FTTH, según publicó Total Telecom. Y a pesar de que parezca ser una mala noticia, lo cierto es que muestra un despegue de este tipo de tecnologías con respecto al siete por ciento registrado tan solo un par de meses atrás, en mayo 2019. Se espera que la fibra óptica alcance una penetración del 10 por ciento para finalizar el año.

En este contexto es que se publica que BT podría tomarse casi ocho años en apagar su red de cobre mientras que Telefónica en España, con una penetración mucho mayor de la tecnología, parece estar más cerca de hacerlo en el próximo año.

El país más avanzado en América Latina es, sin duda, Uruguay que, gracias a la inversión realizada por Antel, que puede ostentar casi un 100 por ciento de cobertura de fibra óptica al hogar. Pero en el resto de los países, la situación es bien dispar. Argentina, por ejemplo, cuenta con una muy buena penetración de redes rápidas (71 por ciento, según Fiber Broadband Association) pero esto tiene que ver más con la penetración de HFC que con el despliegue de fibra al hogar —que igualmente se está realizando—.

De acuerdo con la última información de Fiber Broadband Association, a 2017, la mayoría de los países de América Latina tienen al menos el 10 por ciento de sus casas pasadas con algún tipo de fibra, lo que indica que se encuentra en cifras más similares al Reino Unido que a España. Sin embargo, existen algunos países que lideran como México (cerca del 40 por ciento), Uruguay (84 por ciento) y el Caribe, que tiene buena parte de los países superando esa cifra.

Sin embargo, aquí todavía no hay indicios de que el cobre se fuera a apagar pronto y, en algún punto, puede tener que ver con el hecho de que despliegue no es lo mismo que adopción. En algunos lugares, todavía hay algunas dificultades para que los clientes se pasen a fibra. Quizás en esta parte del mundo no haya anuncios y el apagón ocurra en silencio. Mirando los números, podamos concluir que Latinoamérica acelera sus tiempos, intenta ponerse a jugar en las grandes ligas pero, todavía, no estamos para pensar en el fin del cobre. Los números de suscripciones indican que ADLS tradicional se lleva todavía buena parte del mercado, con cifras cercanas al 30 por ciento en países como Argentina, Brasil o México. La fibra y el HFC crecen, pero todavía no tanto como para desplazar al cobre. Es posible que el vandalismo y los robos, una problemática frecuente en la región, lo desplacen antes que la adopción de fibra óptica.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.