Vivo y TIM se unen en el pedido de una licitación de espectro que proteja a los que más invierten en Brasil

Se desarrolla Futurecom en San Pablo y, tal como se esperaba, en los primeros paneles ya se escucharon con fuerza los pedidos de los operadores en torno a la licitación de espectro compatible con 5G. Aunque cuando se acerque el día la experiencia cada uno se ocupará de llevar agua para su molino, Vivo y TIM mostraron cierto consenso en solicitar reglas claras y que se proteja a los que más invierten en Brasil.

Todavía no está nada confirmado sobre la licitación de espectro que ejecutará el país el año próximo y que pondría a disposición 200 MHz en 3,5 GHz, 100 MHz en 2,3 GHz y el remanente de la banda de 700 MHz. La fecha ya se corrió cinco veces y hay quienes especulan que tampoco se cumplirá con la última pautada, el primer semestre del año próximo.

Mientras que Claro ya había señalado que no se pronunciará sobre el tema hasta tanto se conozcan los pormenores, desde Vivo y TIM prefirieron un camino diferente. Esto en un contexto en que algunas autoridades locales hablaron de la importancia de los pequeños prestadores de servicio en el mercado local, como una suerte de adelanto de que se evaluarán alternativas que promuevan el acceso a espectro a este tipo de actores.

Desde Vivo el que habló fue su CEO, Christian Gebara, quien resaltó que la digitalización de los servicios demandarán un enorme volumen de inversión por parte de los operadores y que la empresa que dirige está comprometida con esa transición. “Nosotros, las empresas líderes, somos las que realmente vamos a construir una cobertura nacional. La licitación no puede desfavorecer a las empresas con capacidad”, señaló en declaraciones tomadas por TeleSintese.

“En la banda de 700 MHz, donde Vivo ya tiene 10 MHz, si la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) vende 5 MHz puede ser interesante. En la banda de 2,3 GHz, que también es para 4G, si pensamos en el futuro, lo ideal sería 40 a 50 MHz por empresa. En la banda de 3,5 GHz el mínimo necesario serán 80 MHz”, agregó. Solo este año, añadió, Vivo pretende invertir en el país 9.000 millones de reales (2.252 millones de dólares) este año.

En el mismo sentido el CEO de TIM, Pedro Labriola. El ejecutivo indicó que “el espectro es un activo fundamental y es importante reconocer la participación de los actores que usarán las frecuencias para fines industriales y no financieros. La licitación debe permitir la participación de quienes desean invertir”, indicó en dichos replicados por El Economista. Luego mostró preocupación porque operadores recién llegados o fondos de inversión puedan adjudicarse frecuencias para después traspasarla a terceros bajo el argumento de insolvencia, por ejemplo.

Las dos empresas también coincidieron en la necesidad de conocer lo antes posible los detalles de la licitación para poder revisar con antelación la estrategia que tomará cada uno en el proceso. Debe saberse, apuntaron, en cuántos bloques se dividirá cada banda, cuáles serán las condiciones para adjudicarse cada porción y qué significa exactamente que el proceso no perseguirá fines recaudatorios, como confirmaron antes las autoridades locales.

En paralelo, desde la filial de Telefónica pidieron que se trabaje en otros aspectos tales como destrabar la instalación de antenas, promover una simplificación tributaria y reducir las multas que se aplican a los operadores. Esto dejando de manifiesto que los operadores también son conscientes en que el espectro es un paso clave en el camino a 5G pero también deben resolverse otras cuestiones para lograr el efecto deseado.

TIM, por su parte, aprovechó su tiempo para volver a poner foco en la adquisición de Nextel por parte de Claro. La operación, valuada en unos 950 millones de dólares, ya obtuvo luz verde del regulador y del Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade) pero TIM pide que se reconsideren esos permisos agregando, por ejemplo, la obligación de que la resultante comparta con TIM el espectro que a la fecha está en manos de Nextel.

Al mismo tiempo, las dos firmas dijeron que evaluarían una eventual propuesta a Oi en caso de que ese operador finalmente decida vender toda o parte de su negocio en Brasil. En igual sentido se pronunció antes Claro, en el marco de rumores que aseguran que Oi podría desprenderse de activos en medio de su proceso de recuperación judicial. La firma dijo, sin embargo, que todavía no hay nada que anunciar.

Así las cosas, con el calendario corriéndose a cada rato, los operadores aprovechan su tiempo para exigir reglas que lo favorezcan más que al resto en la próxima licitación. Así como los operadores pequeños, como Brisanet, defendieron antes que se reserven bandas regionales para entrantes, Vivo y TIM pretenden que se proteja a los que invierten en el país. Todos coinciden en algo: transparencia y reglas claras ayudaran a un proceso más ordenado hacia lo que viene.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.