Oi solicita prórroga en el proceso de recuperación judicial tras resultados trimestrales negativos

Oi avisó a sus accionistas que pedirá que el proceso de supervisión judicial de las empresas que la componen no termine el cuatro de febrero próximo como está pautado, sino que sea prorrogado. La solicitud responde a que, aunque se cumplieron la mayoría de las etapas establecidas, la complejidad de la recuperación y las reformas en el entorno legal y regulatorio requiere que nuevas medidas sean parte del proceso, indicó la compañía que hace una semana presentó resultados trimestrales negativos.

El pedido no cambiará la situación actual de la compañía ni traerá consecuencias en el cumplimiento del plan de recuperación aprobado hace dos años. Permitirá, según la firma, ejecutar su plan con “estabilidad y transparencia” y la habilitará a “que sus acciones estén focalizadas en mejoras para el cliente”. Hay dos conceptos que destacan en los planes del operador en el corto plazo: fibra óptica, tanto en despliegue como en migración de clientes a esa tecnología, y fortalecimiento de su red móvil.

“Los movimientos ya comenzaron a dar sus frutos tanto en términos de operación como en aspectos financieros”. Esa realidad será acelerada en 2020 y alcanzará su consolidación un año más tarde, agregó en un comunicado enviado a la Comisión de Valores Mobiliarios (CMV). La compañía no hizo público cuál es el cambio de cronograma al que apunta con esta solicitud que ahora deberá ser revisada por las autoridades  de la séptima vara empresarial de Río de Janeiro.

En el tercer trimestre de 2019 Oi presentó pérdidas por 5.747 millones de reales (1.355 millones de dólares), cifra 330 por ciento peor que la registrada un año atrás. Su deuda líquida aumentó 34 por ciento y sus ingresos cayeron 8,8 por ciento como consecuencia de una caída en todos los segmentos. Su caja se desplomó un 37 por ciento interanual, lo que la firma atribuyó a la necesidad de mantener activas las inversiones. Su Capex creció 35 por ciento hasta 1.526 millones de reales (360 millones de dólares).

En cuento a usuarios, Oi tiene 34,7 millones de líneas móviles, casi cinco por ciento menos en la comparación contra el tercer trimestre del año pasado. Cuenta, en tanto, con 7,4 millones de líneas fijas, 4,5 millones de abonados de banda ancha y 1,5 millones de suscriptores de televisión paga. La firma alcanza con 4G a 936 municipios al tiempo que se mantiene la premisa de pasar 400.000 hogares nuevos cada mes hasta llegar a 4,6 millones cuando termine el año y 16 millones una vez que finalice 2021.

En este contexto, han crecido en el último tiempo los rumores de que Oi será vendida a sus competidores. En algún momento sonó TIM, en otro Claro y también Telefónica como posibles compradores de una operación que nunca estuvo oficialmente a la venta. Hace unas semanas incluso se dijo que los activos de la compañía podrían ser divididas entre los tres mencionados. También se deslizó que solo sería vendida la parte móvil, pero hasta el momento si hubo negociaciones se hicieron en privado.

Entre rumores de venta y malos resultados financieros y operativos, Oi pide cambios en el cronograma de recuperación judicial para poder concentrarse, dice, en los usuarios. Mientras tanto, destaca cada tanto algún movimiento para mostrarse activo en un mercado que ya prepara la llegada de 5G. Todavía no definió —no es la única— si será parte o no de la puja por espectro compatible con la nueva generación; sus últimos anuncios se destinaron a fibra y a mejores prestaciones B2B. ¿Podrá sobrevivir a los desafíos que vienen?

 

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.