Los beneficios de 5G para el consumidor final no parecen redundar inmediatamente en nuevos ingresos

El reporte tiene un nombre curioso: “¿Qué esperan realmente los consumidores de la 5G?”. Se trata de una encuesta realizada por Amdocs a más de 2.000 consumidores de los Estados Unidos y el Reino Unido sobre qué es lo que ellos esperan de la nueva tecnología móvil.

Quizás por cómo estaba estructurada la encuesta o porque los consumidores así lo sienten, lo que primero sorprende —y Amdocs destaca— es que la mayor velocidad —lo que siempre se menciona como la principal preocupación del consumidor final— no es lo único que lo que los usuarios buscan en 5G. Más bien, lo que los usuarios parecen estar diciendo en esta encuesta es que la 5G será la base para una gran cantidad de mejoras en los servicios actuales y otros nuevos como realidad virtual.

Es importante destacar que las cifras que publica Amdocs son de Estados Unidos, un país que tiene redes 5G desplegadas hace un tiempo pero que no ha sabido —todavía— aprovechar todo su potencial. Por ahora, las redes 5G se venden de la misma forma que la 4G y las velocidades, de acuerdo a algunas cifras que han salido en las últimas semanas, no difieren mucho de lo que las redes 4G podrían ofrecer —incluso hay quienes señalan que las redes 4G son más rápidas que las 5G—.

De acuerdo con el reporte de Amdocs, el 31 por ciento de los usuarios están interesados en utilizar la tecnología para mejorar su experiencia con los dispositivos móviles conectados mientras que el 26 por ciento habló de mejorar la experiencia de juegos online como prioridad. Un 64 por ciento, en tanto, se mostró interesado en utilizar 5G para experiencias de realidad virtual y aumentada (AR/VR) en espectáculos y eventos específicos como los Oscars o la Super Bowl.

Amdocs señala que estas respuestas demuestran la oportunidad para los operadores móviles de ofrecer servicios de suscripción junto con el hardware. La realidad es que la oportunidad está —y lo estuvo también en la 4G—, lo que todavía no parece estar claro es cómo los operadores se podrán posicionar para que los OTTs no sean los que se lleven la mayor parte de la torta. BT, por ejemplo, acaba de lanzar un acuerdo con Google Stadia para ofrecer el servicio de juegos pero en una jugada que se asemeja más a una necesidad de fidelizar clientes —o sumar nuevos de mayor valor— que a generar nuevas fuentes de ingresos.

Por otro lado, al hablar del hogar conectado, si bien la 5G tiene gran oportunidad de desarrollo, lo cierto es que las previsiones no parecen demostrar que será muy desarrollada como tecnología fija. De hecho, muchos de estos casos de uso se pueden resolver actualmente con una conexión fija de fibra óptica y Wi-Fi 6. Y en caso de juegos online, ya existen opciones de redes especiales para jugadores, también basados en fibra óptica, edge computing y servicios que ofrecen baja latencia.

Luego de un tiempo con 5G activo, los usuarios entienden los beneficios de la 5G. El 35 por ciento indica que permitirá mejoras en las opciones de videoconferencia, entrenamiento en video e interacciones en tiempo real. El 61 por ciento, además, estima que creará más oportunidades para el trabajo remoto. Es verdad: para los consumidores que utilizan dispositivos móviles para trabajar, 5G efectivamente podría ser una revolución. Eso sí, no queda claro si estos beneficios son inmediatamente trasladables a la billetera del operador.

Más bien, lo que queda claro que en el reporte de Amdocs es que los clientes están interesados en adquirir 5G —e incluso pagar un adicional por la tecnología— como parte de un paquete que incluye telefonía, televisión paga e Internet —lo mismo que hoy con 4G—. Para Amdocs, esto significa una oportunidad de crear ingresos aunque alerta “queda ver todavía cuanto más los consumidores pagarán de extra por tener los beneficios de 5G”. Ericsson señalaba hace algunos meses que este extra sería de 20 dólares. La realidad es que, al ritmo que vemos caer los precios de conectividad, posiblemente ese gasto extra no sea demasiado diferente al que hoy se consigue con 4G.

Lo que está ocurriendo con la 5G es que todavía los operadores están vendiendo, fundamentalmente, tráfico. En Corea del Sur, uno de los países más avanzados para 5G, más del 20 por ciento del tráfico corre ya por las redes 5G. Sin embargo, parece haber mermado el interés de los usuarios por la tecnología. Mientras que en los primeros meses la 5G capturó 500.000 usuarios por mes, alcanzando un total de más de cuatro millones de líneas, rápidamente se vio una desaceleración en la compra de planes 5G. ¿Las razones? Korea Times aduce falta de dispositivos y cobertura pero, especialmente, una caída en los gastos de marketing por parte de los operadores. Es decir, una vez que los operadores dejan de invertir en captar usuarios con ofertas, los usuarios no encuentran en la 5G el suficiente atractivo para migrar.

Este hecho parece haber puesto en alerta a los operadores coreanos que ya afirman que en vez de gastar dinero en una guerra de precios —como hicieron al inicio—, lo harán en mejorar su cobertura 5G para que más clientes decidan pasarse a la tecnología que, según parecen indicar las cifras de tráfico, provoca un incremento exponencial en el consumo por usuario. Eso sí, la quita en los gastos de marketing parece ir directamente relacionada con la baja en la cantidad de usuarios que quieren pasarse a la nueva tecnología móvil. Un círculo algo complicado de romper.

“Para los proveedores de servicios de comunicaciones hay una suite entera de funcionalidades —baja latencia, seguridad, IoT y network slicing— que pueden ser monetizadas individualmente y permitirán a la industria impulsar la innovación”, apunta el reporte de Amdocs. Las oportunidades existen y son claras pero la forma de monetizar éstas siguen siendo una incógnita —y el interés de los consumidores finales, todavía más—. Por ahora, ninguna encuesta explica cómo vender una partición de la red (network slice) o cómo monetizar IoT en el hogar, cuando los usuarios hoy encuentran en Wi-Fi casi una posibilidad de conectarse ilimitadamente.

Tal como están las cosas en el mundo de las telecomunicaciones, el informe de Amdocs —y el que hace unos meses publicó Ericsson— solo demuestra que los usuarios conocen cómo se van a beneficiar con 5G pero no su interés por pagar de más por la tecnología —la experiencia de Corea del Sur es una muestra ello—. Las oportunidades están sobre la mesa, sólo queda resolver qué lugar va a ocupar el operador.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.