Los operadores deben mantener inversiones en redes 4G pero contemplando su convivencia con 5G

BCN2020 LATAM SUMMIT Son más de 60 los operadores del mundo que ya lanzaron 5G. Estados Unidos y algunos mercados de Europa llevaron la delantera en presentar una tecnología que desde hace algunos meses tiene sus primeros casos en Latinoamérica. La región cuenta con ejemplos para reducir el margen de error en sus próximos pasos y, mientras tanto, sigue invirtiendo en 4G. En este contexto, el desafío es que el dinero desembolsado hoy sirva para el ecosistema que viene.

Juan Luis Balbas, director de Ventas del segmento de Ventas de Soluciones estratégicas para América de Ciena, participó de una nueva edición de BCN LATAM SUMMIT y habló de los puntos que deben considerar las empresas del sector para que los procesos de inversión en la red resulten complementarios, es decir, la importancia de que generar la migración a plataformas que permitan la convivencia con 5G.

“4G va a seguir siendo muy importante y seguirá evolucionando. Entonces cuando pensamos en 5G y en cómo diseñar la red del futuro tenemos que saber que vamos a tener las dos en simultaneo y que la red tiene que tener baja latencia y ser muy fiable”, señaló el ejecutivo y agregó que los operadores deben hacerse al menos tres preguntas básicas: qué casos de uso quiero ofrecer, con qué espectro cuento y qué modelo de despliegue es más eficiente para cada objetivo.

En este contexto, se aconseja a los operadores tener argumentos sólidos en el análisis de cómo preparar las redes actuales para la llegada de 5G contemplando que la 4G  soportará distintos casos de uso de la nueva tecnología y además por la explosión de banda ancha que va a suponer.

Advirtió que, hasta el momento se habló siempre de backhaul, pero con nuevos conceptos como C-RAN, se divide en dos y aparecen dos nuevas interfaces (fronthaul y midhaul), cada una con requisitos propios tanto en cuanto a ancho de banda como latencia, entre otros.

La flexibilidad es clave para tener variaciones para las distintas posibilidades en torno a 5G, una tecnología que requiere mucho ancho de banda, menos latencia y que los operadores necesitan monetizar. En este contexto, consideró el ejecutivo, es necesario que la industria se ponga de acuerdo para lograr que 5G sea abierto y que, a partir de ello, cada operador pueda elegir lo que necesita para desarrollar su negocio.

5G va a tener al menos tres casos de negocio: eMBB primero y, en una segunda etapa, deberá soportar las comunicaciones masivas de M2M y comunicaciones de muy baja latencia. “Esto va a pasar en fases. Si seguimos construyendo las redes como hasta, la red de backhaul no va a poder soportar  este tipo de aplicaciones y, por lo tanto, el operador móvil no va a poder competir con otro que sí diseñe la red para estar preparada para 5G”, concluyó Balbas.

Esta nota es parte de los contenidos de

BCN2020

LATAM SUMMIT

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.