Un nuevo caso demuestra que ser MVNO no es sencillo: Vivo y Assembleia de Deus rompieron su contrato

Hay cosas que la cuarentena no cambia y una de ellas es que ser operador móvil virtual en Latinoamérica es complejo. Lo demuestran muchos casos que pueden analizarse desde distinto foco pero tienen algunos patrones comunes: fallos en la estrategia, imposibilidad de competir con los operadores con red  y dificultades para el retorno de los ingresos. En este contexto, Vivo y el virtual Assembleia de Deus dieron por terminado el contrato que los unía en Brasil.

El operador con más usuarios móviles del país anunció que no es más socio de Assembleia de Deus en su oferta de servicios telefónicos móviles. Dio las explicaciones del caso y advirtió que los clientes que correspondían a esa entidad y  que no pidieron portabilidad al cinco de abril fueron desconectados automáticamente. De acuerdo al medio local TeleSintese, toda la base correspondía a la modalidad prepago.

Este MVNO se creó en 2015 bajo la marca Mais AD con la idea de ser “el mayor operador virtual del mundo” considerando que Assembleia de Deus tiene más de 23 millones de fieles. Inicialmente lanzó en 45 templos locales con ayuda publicitaria de los pastores y la idea de llegar a nuevas parroquias.  Sin embargo, según Vivo cerró su contrato cuando su ahora ex socio tenía 1.600 usuarios activos, aunque Mais AD dice que eran 9.000.

Assembleia de Deus llegó a un acuerdo antes de que termine el año pasado con Dry Company, que podría asumir la gestión de clientes en el corto plazo. Este tiene alianza con Surf Telecom para la prestación de servicios móviles y podría facilitar una nueva entrada en operación del MVNO. Vivo hasta ahora era responsable de la infraestructura, cobranza y atención de cliente y el virtual se ocupaba del segmento de marketing y ventas.

La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) fue el intermediario en el cese de la alianza pero todavía quedan algunas cosas por resolver. Vivo reclama falta de cumplimiento desde el inicio de la relación contractual al tiempo que Mais AD pide ser retribuido por los chips activados. La filial de Telefónica solicita dos millones de reales (355.000) y Assembleia de Deus pide 17 millones de reales (tres millones de dólares). La disputa se resolverá en la justicia.

Con el debate y final abierto, si finalmente se despide del mercado local, Mais AD habrá corrido la misma suerte que otros como Porto Seguro en Brasil, Uff Móvil en Colombia o el propio Virgin Mobile en Perú. Si logra, en tanto, superar el desafío y consigue un nuevo socio deberá encontrar respuestas a algunas preguntas que lo llevaron a su situación actual. Un nicho claro y un plan concreto para crecer no resultaron al momento para hablar de este caso como un éxito en medio de tanto fracaso.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

1 Comentario

  1. Avatar

    La clave para que sea un éxito en latam: resolver las dificultades para el retorno de los ingresos.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.