El mercado de video OTT en Latinoamérica valdrá US$ 783 millones para 2018

El mercado latinoamericano de servicios de streaming de video over-the-top (OTT) obtendrá ingresos de 783 millones de dólares para 2018, año en el que conquistará 12,7 millones de suscripciones, auguró un estudio de Frost y Sullivan citado por el portal Telesíntese.

La predicción dista bastante de los datos relevados durante 2013, cuando estas prestaciones apenas alcanzaban 96 millones de dólares en ingresos y 3,2 millones de abonados a escala regional.

“La disponibilidad de contenido ilimitado de películas y programas de televisión, incluyendo producciones exclusivas, por un precio inferior a los servicios de televisión paga atraerá a los consumidores rápidamente al nuevo formato”, afirmó Maiara Munhoz, analista de la consultora.

También dijo que algunos proveedores han comenzado a integrar la programación en vivo y canales de pago en línea a sus cajas y aplicaciones, como sucedió con TIM Fiber en Brasil y Tigo-UNE en Colombia. En Estados Unidos, firmas como AT&T y Dish anunciaron sus propios coqueteos con el modelo OTT.

Al cierre de septiembre del año pasado, la consultora británica Digital Tv Research reveló que Netflix registró 4,85 millones de suscriptores en Latinoamérica, cifra que constituye el 30,6 por ciento de su base total de clientes.

A pesar de esto, menos del uno por ciento de los ingresos totales del mercado de televisión restringida se vería afectado por estas nuevas tecnologías en los próximos tres años.

Andrés Krom
Andrés Krom se graduó en la Tecnicatura de Periodismo de TEA (Buenos Aires). Durante su carrera trabajó en varios medios de comunicación online en el sector de tecnología y telecomunicaciones. Sus artículos han sido replicados por importantes medios gráficos en países como Argentina, Bolivia, Nicaragua, Panamá, Venezuela y publicaciones regionales.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.