Los contenidos de los OTT se vuelven piezas clave en la lucha entre operadores

El cambio en el consumo obligó a los proveedores de servicios a modificar sus estrategias para llegar con mejores herramientas a la pelea con sus pares. La lucha se observa en cualquier mercado pero ha ganado fuerza en el caso de la televisión paga por dos cuestiones centrales: la tendencia a la baja en el número de suscriptores al servicio y la llegada de más opciones para los usuarios, que pasaron a estar convencidos de que deben consumir lo que quieran, cuando quieran y en el dispositivo que quieran.

La llegada de cada vez más OTT llevó a que los operadores pasen de verlos como enemigos a afianzar una amistad por conveniencia que ahora se consolida en Latinoamérica. La situación cambió tanto desde el principio que las firmas de telecomunicaciones empezaron a ver en los OTT piezas fundamentales para fortalecer sus servicios.

El contexto ayudó para que se produzca un cambio de paradigma y ahora los OTT funcionan como aliados clave para las empresas que buscan diferenciarse de sus competidores directos. El tiempo generó que la lucha de los operadores se concentre de nuevo en ganarle a los proveedores de sus mismos servicios. Por citar un ejemplo, Movistar TV está ampliando el alcance de su servicio en distintas ciudades de Argentina y pone a Netflix como uno de los puntos centrales de su oferta para competir no con los OTTs sino con la fusionada Telecom, entre otras.

La filial local de Telefónica decidió iniciar el servicio de televisión paga utilizando fibra óptica mientras aguarda el aval para ofrecer DTH. Inició en distintos puntos de Buenos Aires y ahora llegó a Mendoza, San Juan, Neuquén, Mar del Plata y Bariloche, indicó iProUP. Según el sitio competirá con una oferta que incluye televisión tradicional, señales bajo demanda, Netflix y contenidos propios de Movistar Series, una apuesta que llegó a Latinoamérica el año pasado.

El cambio de carácter de los operadores con respecto a los OTT tiene nombre y apellido: presupuesto. Cuando en febrero pasado Telefónica anunció el lanzamiento de Movistar Series Latinoamérica dijo que su idea era invertir unos 86 millones de dólares en contenido propio durante 2018. Netflix había dicho un mes antes que su presupuesto en el mismo concepto sería de 8.000 millones de dólares..

El refrán “el que mucho abarca poco aprieta” podría explicar los problemas de los operadores para satisfacer las demandas de sus clientes en todos los segmentos. Las fuertes apuestas de dinero de los OTT llegaron como tacos perfectos para equilibrar sus ofertas de la mano de contenido robusto, renovado y bien valorado los usuarios. Buena parte de los operadores de la región ha firmado alianzas con plataformas de este tipo, cambiando peón por reina para atacar de forma más eficiente a sus competidores directos.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.