“Solo con una red híbrida que combine diversas tecnologías será posible ofrecer un servicio de conectividad completo”

“Solo con una red híbrida que combine diversas tecnologías será posible ofrecer un servicio de conectividad completo”
Ignacio Sanchis, director de Negocio de Hispasat/Imagen: Hispasat

El negocio satelital mantiene el foco en dos espacios en los que siempre ha logrado ser exitoso: proveer servicios a empresas, ser una alternativa de backhaul para las redes móviles y conectar a los desconectados. Pero las nuevas tecnologías permiten mejorar los servicios existentes y atraer nuevas oportunidades de negocio relacionadas con IoT y 5G.

TeleSemana.com conversó con Ignacio Sanchis, director de Negocio de Hispasat, quien apunta que la clave es encontrar la combinación de redes que se adapte a cada necesidad. En un escenario ideal, advierte, “el tráfico de la red debería poder dirigirse dinámicamente a las mejores opciones de transporte disponibles según el ancho de banda, la latencia, las condiciones de la red y otras necesidades de las aplicaciones de forma transparente para el usuario”.

En esta extensa entrevista, Sanchis repasa las perspectivas del negocio para América Latina y explica cómo la compañía se está adaptando a las nuevas necesidades del mercado. Como demostró la pandemia del coronavirus, la conectividad es cada vez más vital y todas las tecnologías buscan ser las protagonistas en el camino al cierre de la brecha digital.

En información divulgada por Hispasat hace algunas semanas señalan que la demanda de capacidad de satélites geoestacionarios para servicios de backhaul en la región se incrementará un 21 por ciento en el periodo 2018-2028, ¿qué es lo que está traccionando la demanda?

El principal elemento tractor de este tipo de servicios es el auge de las comunicaciones celulares debida a la transición al 4G, que requiere de un ancho de banda mucho mayor. A este crecimiento natural de la demanda, se añade la estrategia de muchos gobiernos de la región que, preocupados por reducir la brecha digital entre los ciudadanos de las grandes ciudades y los de las zonas rurales, están desplegando proyectos orientados a extender las redes celulares a las zonas más alejadas y menos pobladas.

Es complicado que las redes de fibra óptica lleguen de forma óptima en costes a zonas aisladas, remotas o con dificultades orográficas. Algo similar ocurre con las comunicaciones por microondas: una geografía adversa puede provocar un despliegue largo y complejo. En esos casos, el satélite es el complemento perfecto, ya que es capaz de conectar las estaciones base con independencia de su situación geográfica.

América Latina, con sus regiones montañosas y de espesa vegetación, es un ejemplo perfecto de este tipo de situación. Por otro lado, tanto los satélites como la tecnología de comunicaciones por satélite han evolucionado mucho en los últimos años, incrementando significativamente el ancho de banda que pueden proporcionar y reduciendo de manera drástica los precios de la conectividad; esta mejora sustancial en la oferta apuntala también el incremento de la demanda.

Hispasat anunció haber logrado conectividad en 2.400 estaciones bases en Estados Unidos, México, Brasil, Perú, Ecuador, Chile y Colombia, ¿cuántas más se sumarán por el proyecto con Claro Argentina para dotar de conectividad a comunidades rurales?

Como comentas, Hispasat ha cerrado recientemente un acuerdo con Claro Argentina para dar acceso a 250 comunidades rurales usando nuestros satélites. De momento, el despliegue de esta red ya ha comenzado y se espera que 100 comunidades pronto disfruten de este servicio. En siguientes etapas se alcanzará el resto de las comunidades previstas, distribuidas entre las regiones de la Patagonia, Cuyo, Centro y Noroeste

En buena parte de los países de América Latina se han desarrollado redes troncales de fibra óptica con el objetivo de mejorar la conectividad mayorista en zonas aisladas, volviéndose en algunos casos competencia de la oferta satelital, ¿cómo esperan posicionarse en relación a esta infraestructura?

Desde Hispasat no vemos la fibra óptica como un elemento competidor del satélite, sino que el satélite ha de ser un complemento que garantice que las comunicaciones y la conectividad lleguen a todos los puntos de esta región y de cada país, bien de forma directa ofreciendo servicios vía satélite, bien en colaboración con las telcos, conectando las estaciones base de sus redes celulares.

Es verdad que la fibra está extendiendo su alcance, pero también es cierto que las operadoras de telefonía móvil están desplegando nuevas estaciones, muchas de ellas en zonas rurales, donde la ayuda del satélite es clave.

Los servicios móviles avanzados 5G requieren redes de backhaul de alta capacidad y baja latencia, ¿pueden los satélites alcanzar los requerimientos de las empresas móviles?

Sí.  Los requerimientos dependen mucho de los casos de uso y de sus aplicaciones, y la industria satelital está trabajando con las operadoras de telecomunicaciones para identificar dichos casos de uso y sus necesidades tecnológicas.

No todas las aplicaciones del 5G van a requerir una muy baja latencia. De hecho, hemos podido observar que la gran mayoría de las aplicaciones son compatibles con las prestaciones de los satélites geoestacionarios, que, como he comentado antes, están evolucionando también rápidamente y multiplicando la capacidad que son capaces de proporcionar. Por otro lado, la posible materialización a medio plazo de las constelaciones en órbitas más bajas, e incluso las plataformas atmosféricas o HAPS (High Altitude Pseudo-Satellites), permitirá añadir infraestructuras satelitales que cumplan también con los más exigentes requisitos de latencia.

Por ello, la industria satelital debe formar parte del entorno 5G y está trabajando para integrarse en él, conformando las redes híbridas que proveerán los servicios de conectividad mediante la combinación de tecnologías terrestres y espaciales más eficientes en cada caso. Solo con una red híbrida que combine diversas tecnologías será posible ofrecer un servicio de conectividad completo, especialmente en áreas rurales o remotas o en escenarios de movilidad, cuando se atraviesan zonas donde la cobertura móvil terrestre está menos extendida. En un escenario ideal, el tráfico de la red debería poder dirigirse dinámicamente a las mejores opciones de transporte disponibles según el ancho de banda, la latencia, las condiciones de la red y otras necesidades de las aplicaciones de forma transparente para el usuario.

¿Cómo esperan complementar la oferta satelital con la red móvil de próxima generación?

Creemos que la próxima generación móvil se debe consolidar bajo el 5G como una red de redes. Es decir, todas las redes estarán conectadas bajo una capa lógica de gestión y control, lo que permitirá una mejor interacción entre ellas. Esas redes compartirán sistemas de gestión y operación para hacer más simple su coexistencia.  Muchas de las tecnologías relacionadas con el 5G, como el network slicing o el SDN, están relacionadas con este concepto. La industria satelital formará parte de esa red de redes y tendremos una integración más simple, por lo que lo vemos todo este proceso como una gran oportunidad.

¿Qué papel creen que tendrán los satélites en el mercado IoT?

De nuevo, creemos que el satélite cumplirá una función fundamental en aquellas áreas donde no alcance la cobertura terrestre. En ese segmento de mercado creemos que los satélites geoestacionarios, como los de Hispasat, pueden tener un papel importante en combinación con terminales de fácil instalación y bajo coste y consumo. Hay ya muchas compañías trabajando en esta línea, e Hispasat se ha aliado con algunas, como HiSky, una compañía israelí con una avanzada tecnología de terminales compactos, ligeros y de fácil instalación que permite transmitir señales de bajo bitrate para este tipo de aplicaciones. Fuera de este mundo GEO, vemos que las constelaciones de nanosatélites, por su bajo coste, movilidad y consumo de energía del terminal, pueden tener un potencial enorme para ciertas aplicaciones de banda estrecha donde una latencia de entre minutos y horas (el tiempo que pasa hasta que un nanosatélite de la constelación vuelve a cubrir la zona en la que se ubica el terminal) no sea un problema.

El número de verticales y casos de uso es enorme y está todavía por explorar. Hispasat ha centrado su actividad de momento en el sector agro. La digitalización del campo está en un momento de efervescencia y la conectividad vía satélite despierta gran interés debido a los problemas de cobertura con los que se pueden encontrar, por ejemplo, los grandes latifundios de América Latina. Hasta el momento hemos llevado a cabo diversos casos de éxito para conectar vía satélite los sensores instalados en el campo o el ganado, así como para conectar los dispositivos con los que trabajan los operarios de las explotaciones agrícolas mediante una red WiFi vía satélite.

Hay algunos proyectos interesantes de satélites de menor tamaño y a una órbita más baja (LEO), ¿cuál es la visión de Hispasat sobre proyectos de microsatélites? ¿Qué expectativas tienen para América Latina?

Es verdad que el mercado de las telecomunicaciones satelitales está cambiando de forma acelerada y nos dirigimos hacia un futuro de integración de tecnologías en el que las constelaciones LEO y los satélites pequeños proporcionarán a los operadores nuevas oportunidades de crecimiento. Las previsiones de demanda de capacidad para los próximos años y las mayores exigencias de conectividad abren la puerta a otro tipo de soluciones satelitales complementarias a las de los geoestacionarios. Pero las novedades no se van a centrar sólo en estos sistemas, que desde Hispasat observamos con interés. También estamos innovando en tecnología para los satélites GEO, como la que vamos a embarcar en el Amazonas Nexus, y en otras alternativas como las plataformas atmosféricas o HAPS o en nuevos modelos de negocio que utilizarán todas las posibilidades que nos ofrezcan los avances tecnológicos con el fin de dar siempre la mejor respuesta a las demandas de nuestros clientes y de la nueva Sociedad de la Información.

Hispasat está comercializando capacidad en banda Ka en América Latina, ¿qué expectativas tienen para este servicio?

La banda Ka nos permite ofrecer servicios de conectividad con unas prestaciones mejores y a un mejor coste para nuestros clientes comparado con tecnologías anteriores. La vemos como una gran oportunidad para desarrollar proyectos de acceso a Internet residencial y corporativo, así como de backhaul. Ya hemos desplegado varias redes de backhaul LTE en varios países con banda Ka. En algunos de ellos estamos combinando esta oferta con la de nuestra banda Ku. Tenemos buenas perspectivas sobre este servicio y esperamos que ayude a nuestros clientes corporativos, a operadoras de telecomunicaciones y a la Administración a desarrollar sus proyectos de conectividad en la región.

En algunos mercados de la región han empezado a complementar la oferta satelital con Wi-Fi para atender a comunidades remotas, ¿tienen previsto replicar este modelo en otros países de la región? ¿En cuáles?

En efecto, estamos ya desplegando hotspots WiFi para conectar comunidades rurales en varios países, y con distintos socios. En Brasil, por ejemplo, hemos suscrito un acuerdo de colaboración con Facebook para desplegar miles de hotspots WiFi rurales usado su plataforma Express WiFi. De momento ya hemos instalado los primeros sitios junto con EasyTV, y esperamos seguir desarrollando esta red con este y otros socios locales. En Colombia, desde marzo de 2019 Hispasat opera, en colaboración con Bansat, puntos WiFi en las regiones colombianas de Montes de María y Antioquia, por medio de los cuales los habitantes de estas aldeas remotas pueden disfrutar de servicios de conectividad vía satélite en sus dispositivos móviles mediante la simple adquisición de unos bonos prepago Estamos desplegando también los primeros pilotos en México con distintos operadores locales, y esperamos seguir desarrollando nuevos proyectos de conectividad WiFi en otros países de la región que iremos anunciando próximamente.

¿Cuál es el plan de cobertura satelital de Hispasat para la región? ¿Qué cantidad de satélites hoy están cubriendo América y cuáles son los próximos lanzamientos previstos?

Hispasat ha realizado en los últimos años una gran apuesta por el mercado americano, hasta el punto de que en la actualidad más del 65 por ciento de nuestros ingresos provienen de dicho continente y nuestros nueve satélites en órbita cuentan con cobertura sobre la región, en bandas C, Ku y Ka. De hecho, fuimos el primer operador en desplegar capacidad en banda Ka en Latinoamérica a bordo del satélite Amazonas 3. Recientemente hemos anunciado la construcción de nuestro próximo y más avanzado satélite, el Amazonas Nexus, que contará con una cobertura flexible y de alto rendimiento en toda América, además de Groenlandia y el corredor del Atlántico Norte, para ofrecer servicios de conectividad de alta calidad.

¿En qué servicios esperan focalizarse en los próximos años en América Latina y el Caribe? ¿Dónde encuentran mayor potencial de desarrollo?

Vemos muy buenas perspectivas en los mercados de movilidad (aéreo y marítimo), backhaul y proyectos de conectividad rural para las administraciones públicas. También esperamos que se produzca un crecimiento en la demanda de servicios de banda ancha para empresas y entornos residenciales. Estos son, de hecho, los segmentos de mercado en los que estará enfocado el nuevo Amazonas Nexus.

Si bien esos servicios concentrarán gran parte de nuestro crecimiento, en Hispasat seguiremos apostando en la región por los servicios de TV por satélite. Este es un mercado maduro, pero en nuestra opinión con mucho recorrido todavía en América Latina. Las nuevas ofertas OTT o las soluciones IPTV de los operadores de telecomunicaciones requieren redes de nueva generación, principalmente de fibra. La penetración de estas redes es baja y, aunque va a crecer mucho en los próximos años, una gran parte de la población latinoamericana no va a tener acceso a ellas. Para todos estos hogares el DTH seguirá siendo la mejor opción para recibir entretenimiento de calidad. Hispasat ha desarrollado un negocio DTH muy relevante en la región: la posición 61ºO, en la que se ubica nuestra flota de satélites Amazonas, es una posición líder tanto en número de canales transmitidos como en número de antenas apuntadas a la misma. Algunas de las principales plataformas DTH de la región operan sobre nuestros satélites y, desde luego, vamos a seguir apostando por este negocio.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.