Argentina congela precios de telecomunicaciones por tres meses, en sintonía con las decisiones de la región

Cuestiones propias del país y compartidas con el resto de la región han llevado al Ente Nacional de Telecomunicaciones (Enacom) a congelar las tarifas de telefonía fija, móvil, Internet y televisión paga en Argentina. Será hasta el 31 de agosto de 2020 que las compañías deberán respetar los precios de la factura emitida en mayo. La medida acompaña a otras del plano local y en Latinoamérica para asegurar que la población siga recibiendo estos servicios esenciales en tiempos de emergencia sanitaria.

Comunicarse, informarse y entretenerse son las palabras que forman parte del triángulo de argumentos por el que los servicios de telecomunicaciones han sido catalogados como fundamentales para las personas en prácticamente todas las latitudes. En la región las decisiones al respecto se tomaron rápidamente, en la mayoría de los casos, y se perfeccionaron a medida que se ampliaron los plazos de aislamiento preventivo. Latinoamérica tiene a la fecha más de 500.000 casos confirmados, con más de 30.000 fallecidos.

Es en este contexto que la reunión entre el presidente argentino Alberto Fernández y el presidente de Enacom, Claudio Ambrosini, fue la antesala de la resolución firmada “en acuerdo con las partes”, según señaló la entidad en un comunicado. El objetivo de congelar los precios es, claro, alivianar la situación de los usuarios afectados por la cuarentena. Ya se tomaron medidas similares para otros servicios en el país, así como con determinados alimentos.

En Argentina ya regía la prohibición para el corte de servicios de telecomunicaciones ante falta de pago. Es que al contexto se le agrega una situación económica que ya venía golpeando el bolsillo de los consumidores. A esto se hace referencia cuando se habla de las cuestiones propias: la inflación local de 2019, cuando el covid-19 todavía no aparecía en las primeras planas de los diarios de la región, fue de 54 por ciento.  De esto ya se quejaron los operadores, que culparon al contexto de que sus inversiones no puedan desarrollarse según lo planeado.

Fuera de fronteras, la decisión local se encuadra fácilmente dentro de otras que se han tomado en Latinoamérica. En Perú, por ejemplo, las empresas fraccionaron hasta en 12 cuotas los pagos de las facturas que se generen mientras permanezca la situación de emergencia. Cada prestador puso sus condiciones pero el objetivo común era el mismo que hoy expone el regulador argentino. De acuerdo al Organismo Supervisor de la Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel), esas cuotas no debían generar ningún tipo de interés a los usuarios peruanos.

Enacom también dispuso la prestación de servicios mínimos para quienes no puedan seguir pagando.  La opción sirve tanto para planes móviles, prepagos y pospagos, como para Internet al hogar. Serán susceptibles de recibirlos monotributistas de baja escala y beneficiarios de programas sociales, además de cualquier usuario que demuestre que su capacidad de pago se vio comprometida por la situación de contingencia. Esto se mantendrá así hasta el 31 de octubre, indicaron las autoridades en un comunicado.

En este punto también hay otros casos en la región. En México los prestadores fijos y móviles acordaron con el regulador el lanzamiento de planes de contingencia con el que se garantiza acceso a Internet fijo de 2 Mbps o datos, llamadas y mensajes en el caso de los planes móviles. En tanto, Chile presentó el Plan Solidario, que también incluye servicios mínimos sin costo para personas en situación de vulnerabilidad. En pocos días, pidieron acceso a este principalmente usuarios de telefonía móvil, pero también de Internet fijo y TV paga.

Los operadores de la región han puesto manos a la obra para hacer frente a la situación de contingencia y los reguladores acompañaron con decisiones las propuestas nacionales de considerarlos servicios esenciales. El covid-19 trae complicaciones en temas sanitarios pero también económicos y sociales. En todos entran el juego los prestadores de telecomunicaciones, con acciones como dotar de conexión a hospitales, en el primer ítem, pago diferido de servicios, en el segundo, y asegurar opciones de comunicación y entretenimiento, en el tercero.

Este contenido es parte de

COVID-19

Y SU IMPACTO EN EL SECTOR DE LAS TELECOMUNICACIONES
DE LATINOAMÉRICA

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.