AT&T sale de Hulu en marco de un mercado que atrae nuevos jugadores de peso

Desde su nacimiento como servicio de streaming, Netflix ha reconfigurado el negocio de la televisión. A esa compañía se le puede otorgar el título de disruptor de un mercado que venía funcionando bajo ciertas normas y que, tras su llegada, tuvo que adaptarse. Hoy, el mundo de la televisión por suscripción ha cambiado y los OTTs son quienes se llevan la mayor parte del consumo audiovisual de la audiencia.

Luego de Netflix, otros jugadores aparecieron en la escena: Hulu, Amazon Prime Video, HBO Now, Blim y las versiones “play” de los tradicionales canales de televisión inundaron Internet con sus propuestas de contenidos. Este año se sumará Apple con su servicio TV+ y Disney. A este ecosistema, hay que añadirle las opciones de TV everywhere que ofrecen los operadores de televisión paga en versión OTTs como Claro Video (América Móvil), Movistar Play (Telefónica), DirecTV Now (AT&T), entre tantos otros.

Los operadores de TV paga intentan con estas propuestas ofrecer en un solo lugar toda la parrilla de programación de contenidos en vivo, películas, programas de televisión y, por supuesto, la oferta de OTTs con las que se hagan alianzas. El modelo ha ido cambiando y los OTTs ya yo son meros agregadores de contenido sino que buscan diferenciarse a partir de contenido original y empujan a los operadores a seguir el mismo camino. Por eso, no es de extrañar que cada tanto Netflix suba los precios para financiar la producción de contenido, al igual que recientemente anunció lo mismo YouTube.

En este contexto, existen varias preguntas que aún quedan por responder: ¿cuánto más se podrá expandir el video OTT? ¿Cuántos servicios más podrá sostener el mercado? ¿Habrá alguien con capacidad de desterrar la supremacía de Netflix? Y, principalmente, ¿qué rol tendrán los operadores en este mercado OTT que aún está reconfigurándose?

En algún momento de la historia la pregunta era cuál sería el operador que finalmente terminara comprando Netflix pero hay quienes hablan que la integración, de darse, podría ser al revés. Por ahora, sólo hemos nuevos OTTs saliendo a escena y pocos movimientos accionarios. Sin embargo , eso parece estar cambiando ya que esta semana se conoció que AT&T se desprendió de acciones en Hulu, dejando el OTT en manos de dos expertos en video: Comcast y Disney —aunque AT&T también podría considerarse experto tras la adquisición de Time Warner y DirecTV—. La compañía vendió su participación minoritaria del 9,5 por ciento por 1.430 millones de dólares, valuando al servicio de streaming en un total de 15.000 millones de dólares.

Disney, con su nuevo servicio de video OTTs que llegará en noviembre a los Estados Unidos, pretende revolucionar el mundo de streaming de video. La compañía tiene dónde apoyarse: no sólo es dueña de Disney Pictures, sino también de Pixar, Lucas Film y Marvel. Además, recientemente adquirió Fox, lo que lo ubica como un gigante del mundo audiovisual. En todos estas marcas se apoyará para ofrecer un servicio que podría ser capaz de competirle a la fortaleza de Netflix en contenido original.

Además, Disney parece llegar con una oferta suficientemente competitiva en precio ya que ofrecerá el servicio a 6,99 dólares por mes y una suscripción anual con descuento a 69,99 dólares. Esto lo ubica por debajo de Netflix que ofrece la suscripción básica a 12,99 dólares y premium a 15,99 dólares, aunque por encima de Amazon Prime Video que tiene un precio mensual de 5,99 dólares —con una oferta por los primeros meses de 2,99 dólares—. Hulu, en tanto, ofrece su servicio sin publicidad por 11,99 dólares mientras que el servicio con publicidad vale 5,99 dólares. HBO Now tiene un precio que se asemeja al de Netflix, de 14,99 dólares.

Teniendo en cuenta estos paquetes, un hogar promedio podría contratar entre dos y tres OTTs y pagaría el mismo valor de suscripción de TV Paga. Quienes serán las empresas que se queden con el podio es todavía una incógnita.

Si bien las barreras de entradas para lanzar OTTs son mucho menores que las que tenían los tradicionales estudios, canales y hasta operadores de televisión, el privilegio del contenido original está subiendo la vara y aquellos que quieran entrar en el mercado en dónde juegan los grandes deberán revisar muy bien su estrategia. Los costos de producir contenido original de calidad son altos y difícilmente un jugador pequeño pueda hacerle frente a los 15.000 millones de dólares que tiene previsto invertir Netflix en 2019.

Los jugadores de nicho, enfocados a contenidos locales, películas de terror, contenido infantil o hasta teatro aparecen como opciones a un mercado que parece concentrarse hoy en Netflix. Para los operadores, el juego parece estar en ser una plataforma capaz de generar alianzas y ser la puerta de entrada para administrar las suscripciones, aunque este camino también lo quiere seguir Apple.

El mercado de video OTT se está recién configurando y las diferentes estrategias parecen ir asomando, ¿cómo terminará de acomodarse?

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

¡Suscríbete a nuestro newsletter semanal!

Únete a una comunidad de más de 16.000 profesionales del sector de las telecomunicaciones y recibe cada jueves las noticias más importantes del sector en tu buzón de correo electrónico

Tus datos están seguros con nosotros