Las torreras ganan espacio en el mercado de telecomunicaciones

No es novedad decir que la próxima generación móvil, la 5G, demandará muchos más sitios, lo que apalancará el crecimiento de las torres de telecomunicaciones. De acuerdo con un estudio de Coherent Market Insights publicado la semana pasada, el mercado de torres, valuado en cerca de 41.760 millones de dólares al cierre de 2018, tendrá un crecimiento compuesto anual (CAGR) del 7,2 por ciento hasta 2027 impulsado por el crecimiento en el número de usuarios de Internet y servicios de telecomunicaciones y la necesidad de contar con facilidades en zonas rurales y urbanas. Otra consultora, Mordor Intelligence, es algo más conservadora en el crecimiento del sector: la compañía había predicho una expansión del 4,53 por ciento durante el período 2019-2024.

A esta tendencia, se suma una más, que no es nueva, pero que parece estar acrecentándose con los últimos años. Es difícil situar el puntapié inicial, aunque podemos concluir que las noticias de la escisión de TeleSites (América Móvil) y Telxius (Telefónica) fueron los eventos que demostraron que los operadores estaban convencidos que la gestión de los sitios y la red de telecomunicaciones son dos cuestiones separadas.

La experiencia demuestra que las torres pueden ser gestionadas por cualquier compañía ya que se trata de un negocio “inmobiliario” mientras que la red es estratégica y debe ser administrada exclusivamente por el operador. Por eso, ante la mínima señal de problemas económicos y financieros —y la industria ha pasado por mucho de ellos en los últimos años— una de las primeras medidas que se toman es revisar la relación que tienen los operadores con esta infraestructura.

La venta de torres aparece como uno de los primeros pasos para poder hacerse de dinero fresco, eliminar dolores de cabeza por gestión de activos no estratégicos y, por que no, habilitar la compartición de una infraestructura que es preferible no duplicar. Eso sí, no siempre se trata de un negocio “redondo”, la creación de Telxius y Telesites no estuvieron exentas de complicaciones. La deuda de Telefónica obligó a desprenderse de un porcentaje en Telxius, luego de que no pudiera despertar interés en la bolsa. En el caso de Telesites, en tanto, América Móvil conserva las acciones de la compañía pero debe lidiar con pérdidas trimestrales. 

Las torres pertenecen a ese conjunto de activos “no estratégicos” de los que los operadores buscan deshacerse al entregarlos a una compañía del mismo grupo —el caso de Telefónica o América Móvil— o a una independiente, como lo son American Tower o Phoenix Tower International, dos de las compañías que más cantidad de acuerdos han captado en los últimos dos años en América Latina. Se trata de activos de los que los operadores pueden prescindir (y compartir) para concentrarse en lo que realmente importa: la red.

El informe de Coherent Market Insight señalaba que las preocupaciones entorno a los efectos de las antenas en la salud podrían poner un freno al crecimiento del sector de torres. Compartir es, entonces, la forma de poder seguir desplegando red en lugares dónde la regulación no permite sumar nuevos sitios. La existencia de “torreras” solo facilita la compartición.

En los albores de la red 5G, vemos que la separación de las torres de la estructura del operador no solo se mantiene, sino que parece acrecentarse. Incluso, es una tendencia que no sólo se observa en América Latina sino también entre los operadores de países desarrollados.

Vodafone, por ejemplo, acaba de anunciar la escisión de sus torres en una compañía independiente que tendrá un valor de aproximadamente 18.000 millones de euros y gestionará cerca de 61.000 torres en los mercados europeos. La medida, que fue leída como una forma de que el operador recorte deuda tras la adquisición de Liberty Global, fue celebrada por el mercado con un incremento de la valoración de sus acciones en un 10 por ciento, señaló Light Reading.

La separación de torres es también el primer paso de anuncios más avanzados en términos de compartición de infraestructura 5G que ya empezamos a ver, especialmente, en Europa. La misma semana que Vodafone comunicó la escisión de sus torres en una compañía independiente también anunció haber llegado a un acuerdo con Telecom Italia para fusionar su infraestructura de torres en Italia y poder desplegar en conjunto la nueva red 5G. Se trata de la concreción de un anuncio que ambas compañías habían adelantado a principios de este 2019.

Con la evolución de estos acuerdos y la implementación de nuevos compromisos para desplegar en conjunto 5G, el negocio de las torreras puede cobrar cada vez mayor relevancia. No hay que olvidar que American Tower ya está pensando en entrar en nuevos negocios con el desarrollo de una red mayorista IoT con LoRaWAN en Brasil. Es posible que la tendencia no cese y que sean cada vez más —y más complejas— las empresas intermedias que gestionen activos para telecomunicaciones.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.