Chile evaluará nuevas propuestas para reducir tarifas en portabilidad

La portabilidad numérica funciona hace más de una década en algunos países de la región y ha tenido un éxito relativo, es decir, los usuarios la utilizan pero no ha generado —al menos no como factor común— beneficios extraordinarios por fuera de la posibilidad del usuario de cambiar de compañía y mantener su número. Pero del otro lado del mostrador están los operadores, que lo encuentran como una herramienta a la hora de captar usuarios en mercados mayormente saturados y buscan precio y calidad en quien administra el servicio.

El escenario de un nuevo debate sobre el tema es Chile, país en el que la portabilidad funciona desde hace ocho años. Solo una empresa se ocupó de llevar a cabo el proceso, la estadounidense IConectiv. Ahora, con el contrato por vencer, el directorio del Comité Representativo de la industria telefónica deberá entregar en los próximos días a la Subsecretaria de Telecomunicaciones (Subtel) las bases para la próxima licitación. El concurso es el que valdrá para el que se ocupe del sistema por los próximos cinco años, señaló el portal local Diario Financiero.

Para este tercer proceso se buscará ampliar el listado de posibles interesados. El motivo es simple, una puja generaría competencia y eso podría traducirse en una propuesta mejor para los interesados. “Buscar mejores precios y abrirse a la innovación”, sintentizó el asesor consultor Roberto Gurovich. Según los implicados, ya se ha alcanzado una madurez suficiente como para poder encontrar oferentes de menos experiencia. Las empresas especializadas son muy pocas, de hecho solo dos o tres concentran casi todos los casos de la región. Además de iConectiv aparece, por ejemplo, El Corte Inglés.

La propuesta de las empresas en Chile no dista mucho de las intenciones manifestadas por operadores de otras latitudes. La renovación de contratos o cambio de administrador, según el caso, de portabilidad numérica trajo siempre consigo beneficios en Latinoamérica. Perú, por ejemplo, logró bajar el costo en su última elección mientras que en Argentina, México o Ecuador significó reducir el tiempo de trámite, que ahora en buena parte de la región es de 24 horas, incluso aplicable los fines de semana en algunos mercados.

Sin ir más lejos, Chile logró en la renovación con su proveedor aplicar lo que autodenominó portabilidad total, que permite el traspaso de compañía y servicio manteniendo el número. El caso lo convirtió en el primero en ejecutarlo en la región, y por ahora el único. El reto no era tan complejo igualmente si se tiene en cuenta que en varios países solo funciona la portabilidad móvil y no la fija y en otros sitios, como Uruguay, se discute si vale la pena aplicar un sistema teniendo en cuenta los austeros beneficios de los que se hablaron antes. Un análisis interesante, de hecho.

No existen, según se ha visto en distintos casos de la región, barreras directas para sugerir que se evite un cambio en el administrador de la portabilidad numérica. Aunque es cierto que la mayoría de los países optó por la continuidad, una eventual modificación solo tendría como aspecto negativo una suspensión temporal del servicio por algunas horas o días, como ha ocurrido con Perú o México en los últimos meses. No parece esto un problema y, si lo fuera, Estados Unidos demostró que es posible un cambio sin apagón.

En Chile la portabilidad móvil se aplicó 18,2 millones de veces, un número alto se tiene en cuenta que el mercado cuenta a la fecha con 25,7 millones de usuarios. Hubo siete casos cada 10 líneas en funcionamiento. Se habla de casos y no de usuarios porque una misma línea puede haber migrado en múltiples oportunidades. Volviendo a los números: Wom fue el operador más beneficiado, con un saldo positivo de 2,2 millones de líneas mientras que Entel fue el más perjudicado, con una base reducida en 2,6 millones de líneas según el conteo acumulado del regulador  junio.

Hubo, en tanto, poco más de un millón de portaciones fijas desde implementado el sistema. El más beneficiado fue Entel (+209.345) y del otro lado aparece Movistar, con un negativo de 364.879 líneas. Se aplicaron, además, 41.621 cambio de servicios, de los cuales 17.511 fueron de migraciones de móvil a fijo, 12.491 de fijo a móvil, 10.159 de fijo a VoIP, 847 de móvil a VoIP, 696 de VoIP a fijo y siete casos de VoIP a móvil. La posibilidad de cambiar de servicio funciona desde septiembre de 2016.

En este contexto, y con la experiencia como fundamento central, los operadores chilenos buscarán administrador de la portabilidad numérica. Una vez que envíen sus bases, el regulador tendrá 60 días para pronunciarse sobre el tema. La subsecretaria Pamela Gidi tendrá la última palabra. Se busca entonces una mejor tarifa e innovación, aunque para ir por un poco más lejos se necesitará algunas modificaciones en la ley que rige el sistema. ¿Quién será el mejor postor?

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.