México cambiará el contrato de la Red Compartida para llegar primero a zonas aisladas

Varios meses de análisis sirvieron de argumento para la decisión que acaba de confirmar la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT): se cambiaron las condiciones del contrato de la Red Compartida para llegar primero a zonas alejadas sin acceso a las telecomunicaciones. Las modificaciones suponen cambios en el plan de despliegue pero no en la cobertura final, pues cuando el tendido este completo llegará a los mismos sitios previstos inicialmente.

“Se modificó el contrato para que en lugar de ir en el desarrollo de la cobertura como estaba previsto, que primero atacará las zonas de mayor necesidad. O sea, el 7,5 por ciento que iba a tener al final de su despliegue lo pasamos ahora para que empiece a atacarse”, dijo el titular del organismo Javier Jiménez Espriú en declaraciones tomadas por el portal local El Universal. Al mismo tiempo, se pidió al resto de los concesionarios ampliar la cobertura en este tipo de sitios.

El ejecutivo también destacó que Altán Redes generó recientemente un convenio con CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, la compañía estatal creada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, para que el consorcio que es producto de una asociación entre privados y el Estado despliegue su red en una zona mientras que la empresa estatal llegará a otra que a la fecha no cuenta con cobertura. “Lo que nos interesa no es tanto mejorar la situación de los conectados sino conectar a los que hoy no cuentan con el servicio”, sintetizó.

Por último, se mostró optimista en que todos los mexicanos tendrán acceso a Internet cuando termine la presente administración. Este objetivo se conoce en paralelo a la promesa del presidente, que hace unos meses señaló que para 2024 habrá un 95 por ciento de cobertura de Internet en el país. Para lograrlo, deberá incrementar el alcance en ocho puntos frente al 87 por ciento de cobertura informado en diciembre de 2018.

La Red Compartida sobre la banda de 700 MHz fue creada con tres metas fundamentales: aumentar la cobertura, mejorar la calidad de servicios y promover precios más competitivos. Altán Redes, el brazo ejecutor del proyecto, señala a cada rato que ha logrado un nuevo hito en perfecto ajuste con el cronograma planteado. En los últimos días, por ejemplo, indicó la ampliación de su cobertura en el sureste, con la llegada a dos nuevos puntos de la Riviera Maya, Cancún y Playa del Carmen.

El compromiso entre la parte pública y la privada delimitaba seis objetivos en cuanto a población local alcanzada: 32 por ciento para marzo de 2018, 50 por ciento para inicios de 2020, 70 por ciento un año después, 75 por ciento para 2022 y 88 por ciento 12 meses más tarde. La meta final es de un 92,2 por ciento de la población alcanzada para 2024. A la fecha, según cifras del consorcio, alcanza a 52 millones de personas, más del 46 por ciento de la población mexicana.

En cuanto a la población rural, en tanto, el primer hito a cumplir era alcanzar a 4,7 millones de personas que vivan en sitios no urbanos y la empresa lo superó alcanzando a 5,8 millones. En enero de 2020 deberán ser 7,9 millones, dos años después 13,4 millones y para 2024 14,5 millones. Además, deberá cubrirse a los 111 pueblos mágicos para 2022, como consecuencia de un avance progresivo a contar desde la puesta en marcha oficial de la red, que inició operaciones en marzo de 2018.

A mitad de este año, a pesar del buen cumplimiento de Altán Redes, la SCT ya había advertido que se analizaba la posibilidad de “cambiar el despliegue para dar mayor celeridad y llegar antes a los puntos que queremos conectar”. Como distintos analistas indicaron que esto podría generar un impacto financiero al privado, el organismo se ocupó de indicar que el cambio a revisión era a solicitud de Altán Redes. El consorcio todavía no se pronunció sobre estas modificaciones.

La empresa con más clientes y más facturación de las telecomunicaciones de México, América Móvil, se queja desde hace meses de que el Estado haya otorgado 90 MHz de espectro en la banda de 700 MHz y beneficios impositivos y regulatorios a una compañía que, a su consideración, no ha logrado expandir su cobertura más allá de lo que ya han conseguido los minoristas. Un poco antes en el tiempo, sin embargo, la compañía había prometido usar la Red Compartida si recibía luz verde para comenzar a ofrecer el servicio de TV paga en México.

Así las cosas, el punto de debate era el artículo 39 del contrato firmado entre México y Altán Redes para el despliegue de la Red Compartida, que para las autoridades es el proyecto de telecomunicaciones más importante de la historia del país. Allí se indica que cualquier cambio en el acuerdo debe contar con aprobación de las dos partes implicadas, algo que al parecer se ha logrado para que el proyecto finalmente modifique su plan de despliegue y llegue primero a los desconectados. Queda ver, desde ahora, como se logra ver en los hechos lo que ya consta en los papeles.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.