TIM Brasil agota instancias para cambiar condiciones en la compra de Nextel por parte de Claro

La operación por la que América Móvil pretende quedarse con Nextel Brasil y sus subsidiarias transitaba un camino de luces verdes que parecía difícil de torcer. TIM, sin embargo, mantuvo su postura en contra de la transacción y elevó su queja ante el Comité Administrativo de Defensa Económica (CADE), que aceptó revisar su análisis. Ahora el operador sumó un estudio como argumento de que, tal como está, la fusión será un problema para el mercado brasileño.

Los operadores móviles brasileños fueron aceptados como terceros  interesados en el análisis de la operación, valuada en 950 millones de dólares. Oi la consideró un movimiento natural del mercado al tiempo que Telefónica y TIM se pronunciaron en contra. Sus opiniones se tomaron pero no fueron suficientes para que tanto la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) como CADE dieran su visto bueno.

El argumento de TIM es que la fusión dañará la competencia y que, por eso, como mínimo deben tomarse algunas medidas para evitar un mal mayor. Propone que, por ejemplo, se ponga a la resultante la obligación de compartirle temporalmente el espectro que hoy está en manos de Nextel. Eso reclamó antes y esto refuerza ahora con un estudio elaborado por el Centro de Investigación y Desarrollo en Telecomunicaciones (CPqD), que fue replicado por el medio local Teletime.

La empresa basó sus quejas en tres ejes: espectro, infraestructura y concentración y el informe que acaba de sumar hace foco central en el primero de ellos. Advierte que las condiciones que se impuso a las empresas para convertirse en una, como adecuar en un máximo de dos meses el límite de espectro en la banda de 850 MHz para cumplir con los topes vigentes, son insuficientes para mantener la salud del mercado en el corto, mediano y largo plazo.

TIM agrega como detalle a considerar que América Móvil es una de las empresas que se mostró abierta a la posibilidad de que la subasta de espectro compatible con 5G se realice más tarde de lo previsto. Y esa postura, dice, es la que habilita que el proceso se demore más de lo previsto, lo que significaría más tiempo necesario para poder adquirir espectro que será clave para que el resto pueda competirle a la resultante.

Esta nueva intervención podría generar problemas a las partes interesadas si se tiene en cuenta que tanto Claro como Nextel pretenden culminar la operación antes de marzo del año próximo. Las autoridades de NII Holdings, además, señalaron que no estaban listos para más demoras en el proceso y que cualquier cambio de planes generará serios riesgos para mantener su operación activa en Brasil.

Así las cosas, TIM suma argumentos en su pedido expreso por cancelar la operación o, algo tal vez más realista a esta altura, modificar las condiciones en la que se celebrará. Mientras tanto, Claro trabaja en apurar las cosas para quedarse con espectro en distintas bandas —1900/2100 MHz, 1800 MHz y 800 MHz— y 3,4 millones de clientes que le servirán para mejorar sus prestaciones y engrosar su base móvil principalmente en San Pablo y Rio de Janeiro. ¿Quién ganará la batalla?

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.