América Móvil dice que no planea desembolsos extraordinarios para 5G

Los ojos de algún lector podrían abrirse más de la cuenta al leer que Daniel Hajj, presidente de América Móvil, ha dicho que la compañía no aumentará inversiones en el bienio 2020 – 2021 para la llegada de 5G en Latinoamérica. Sin embargo, el hecho parece menos dramático cuando se le agrega contexto y se observa, por ejemplo, que la empresa ha señalado previamente que la nueva tecnología se llevará buena parte de sus desembolsos en el corto plazo. No es que no va a invertir, no va a invertir más por eso. Eso es igual de grave, argumentarán algunos, pero la compañía ha incluido en el anuncio una respuesta a eventuales detractores de sus planes.

Hajj consideró, en el marco de la presentación de resultados para el tercer trimestre de este año, que el nivel actual de inversiones que desarrolla la compañía es suficiente para mejorar gradualmente las redes, implementar más fibra y preparar al grupo para la llegada de la nueva generación. “Lo que estamos haciendo es virtualizando la red y agregando más fibra”, señaló en declaraciones tomadas por el portal local TeleSintese. El primer país en donde lanzará será Austria, en febrero, “pero en otros países todavía estamos haciendo pruebas”, añadió en conferencia.

No es que América Móvil se despida por estas declaraciones de la batalla que se viene. Recientemente el propia Hajj puso el inicio de pruebas para 5G y una mayor cobertura 4G como dos de los ejes de las inversiones previstas por 500 millones de dólares del operador en Ecuador para el próximo trienio. En igual sentido se ha pronunciado antes respecto de sus intenciones en Brasil, aunque en ese caso mencionó a la fibra óptica como una de las patas claves de sus desembolsos en el corto plazo, tal como hicieron todos sus competidores en el plano local.

El anuncio se produce a menos de un año, por ejemplo, de la licitación de espectro compatible con 5G que se hará en Brasil y eso es, quizás, lo que llama un poco más la atención. Sin embargo, la empresa ya se había mostrado cauta con ese proceso e indicado que esperarían conocer los pormenores para referirse al caso. Es que la licitación ya cambió de fecha prevista cinco veces y todavía no se conoce cómo las autoridades piensan aplicar la idea de que el dinero no sea la única consigna a considerar en la elección de los adjudicatarios, sino que entre en juego también el concepto de cobertura.

Antes de hacer foco en las expectativas en Brasil y la realidad en México, los dos mercados más importantes del operador en términos de facturación, América Móvil descartó la venta de alguna de sus operaciones o el desprendimiento de activos de algún tipo. “No pensamos en eso ni con las torres, ni con los data centers ni con la fibra. Estamos en una buena posición financiera”, señaló el ejecutivo en clara referencia a la situación económica que llevó a su competidor, Telefónica, a ejecutar una estrategia para alivianar su deuda neta ubicada por encima de los 40.000 millones de euros a junio pasado.

Sobre el mercado brasileño, Hajj solo se limitó a celebrar la adquisición de Nextel y agregó que la compañía que representa está atenta a los rumores de consolidación y que está dispuesta a negociar con sus rivales. “Hay muchos rumores sobre la venta completa de Oi. Tenemos interés en hacer algo con ellos, estamos abierto a las discusiones”, dijo, haciendo caso omiso al comunicado en el que el propio Oi desmintió las versiones de que todos sus activos se dividirían entre América Móvil, Telefónica y TIM. Brasil representó más del 17 por ciento de la facturación total de América Móvil en el período julio – septiembre.

El que se ocupó de hablar de México fue el propio Carlos Slim, quien dividió su tiempo entre buenas propias y malas ajenas o más precisamente buenas propias y argumentos en contra del desempeño de AT&T en México. “AT&T gastó un dineral. Está perdiendo a doble dígito con DirecTV, compró Time Warner. Es la empresa más grande de telecomunicaciones, debe 190.000 millones de dólares y quieren subsidios. Cree que con eso va a competir, con asimetría en interconexión, no saben ni por dónde andan. Lleva tres directores en cinco años y le echan la culpa a Telcel”, se despachó en declaraciones tomadas por El Economista.

América Móvil invierte unos 40.000 millones de pesos (2.078 millones de dólares) al año en México, agregó como defensa a quienes indicaban que la compañía había reducido el nivel de desembolsos en el plano local para atender otros frentes, por ejemplo la compra de activos en Centroamérica y la mencionada adquisición de Nextel en Brasil. El ejecutivo volvió a enfatizar, además, que está dispuesto a aumentar las inversiones en México si recibe luz verde para dar servicios de televisión paga. Sus dichos se dan en el marco de revisión de medidas asimétricas que le corren como preponderante en telecomunicaciones y que sus competidores piden que sean más severas.

América Móvil presentó en sus resultados del tercer trimestre ganancias por 676,3 millones de dólares, 31 por ciento más que un año antes. El Ebidta subió 9,5 por ciento interanual hasta 4.091 millones de dólares. Los ingresos, en tanto, se incrementaron un 0,2 por ciento como consecuencia de una mejor performance en los segmentos servicios y equipos. La compañía cerró septiembre con un total de 287,7 millones de líneas móviles, prácticamente sin cambios respecto a igual período anterior, y 84,3 millones de unidades generadoras de ingresos, que corresponden a líneas de telefonía fija, banda ancha y televisión paga.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.