Viasat se propone entrar a la lucha residencial en Brasil antes de fin de año

Una vez resueltos los conflictos judiciales que retrasaron sus planes en Brasil, Viasat se propone ahora entrar en el mercado residencial local antes de que termine el año. Así lo anunció su CEO, Mark Dankberg, en el marco del Congreso Latinoamericano de Satélites que se desarrolló en Río de Janeiro. Competirá en un segmento repleto de actores, con foco en alcanzar con el satélite los sitios no cubiertos por otras tecnologías.

Viasat firmó un contrato con Telebras para el uso de la capacidad civil del Satélite Geoestacionario de Defensa y Comunicaciones (SGDC) a fines de febrero de 2018. La alianza implicaba  la utilización del artefacto para planes del operador estatal y, en paralelo, para proyectos de la compañía estadounidense, en un modelo de ingresos compartidos, recordó el portal local Teletime.

Sin embargo, las cosas no resultaron sencillas. Hubo quejas por la elección de Viasat como socio de Telebras bajo el argumento de que se trataba de una firma extranjera sin presencia previa en el país. También de que el acuerdo no resultaba del todo conveniente para Telebras. Por eso, el caso se llevó a la justicia y las partes debieron generar otro documento con cláusulas distintas. Esto puso en riesgo la continuidad del convenio, pero al final se llegó a un acuerdo.

El lanzamiento en el plano residencial es uno de los proyectos centrales de la compañía, entre aquellos que se darán por su cuenta. En la alianza que lo vincula con Telebras, en tanto, Dankberg celebró que se alcanzaron 10.000 puntos de conectividad dentro del programa gubernamental Gobierno Electrónico – Servicio de Atención al Ciudadano (Gesac), que en un momento también había sido frenada provisoriamente por la justicia por supuestas irregularidades que implicaban un “riesgo inminente para el interés público”.

En junio, Viasat separó sus intenciones en Brasil en tres etapas. La primera es maximizar el acuerdo con RuralWeb por el que distribuirá los servicios de Internet satelital para el sector agrícola y la segunda es un servicio de Wi-Fi comunitario, similar al que ofrece en México. Por último, ofertas residenciales bajo la marca Viasat, en la que trabaja en este momento. El ejecutivo agregó ahora un cuarto objetivo en el corto plazo, que es conectividad para aeronaves.

Sobre el mercado de banda ancha, Dankberg indicó que “vemos una rápida baja del costo por Mbps y un crecimiento exponencial de la capacidad de las satélites. El secreto para mantener la cuenta equilibrada es el control de toda la cadena”. Según datos recientes de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), hay a agosto 248.320 accesos satelitales a banda ancha móvil, que representan el 0,8 por ciento del total. La cifra es 218 por ciento mayor que lo informado a igual mes de 2017 y 45 por ciento superior en la comparación interanual.

Brasil cuenta con unas 10.000 empresas prestando servicios de banda ancha entre los operadores regionales y los de pisada nacional. En el plano estrictamente satelital, Viasat deberá competir con algunas alternativas: Hughes, que se presentó en el país a mediados de 2016, GilatYahsat, que brinda servicios con su propio satélite hace poco más de un año. Todas las alternativas satelitales presentan como ventaja la llegada a sitios aislados, ¿habrá lugar para todos? Viasat parece tener pruebas de que sí y se apresta a hacerlo antes de que cambie la década.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.